A más de 21,000 niños no les han iniciado o completado su esquema de vacunación

Tegucigalpa, Honduras. El covid-19 no solo está causando daño por sí mismo, también está creando un portal para que otras enfermedades puedan resurgir en el país. Esto sucede debido a que la población lo está permitiendo al no acudir a los centros de salud a aplicarles las vacunas a sus hijos y a los grupos vulnerables. Esto incrementa un alto riesgo de que enfermedades como el sarampión o la poliomielitis puedan reactivarse, después de más de dos décadas de estar controladas. Datos del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), actualizados hasta julio, señalan que las metas de cobertura están muy por debajo del 95% óptimo. Para la población infantil menor de cinco años se registra una cobertura del 80% en la mayoría de vacunas para enfermedades como sarampión, poliomielitis, rubéola, tos ferina, entre otrasLEA: Primeras damas de la región expondrán sobre migración en tiempo de pandemia. En cuanto a las regiones que presentan mayor riesgo para la población menor de dos años de edad son Cortés, Atlántida, Francisco Morazán; a su vez, las regiones metropolitanas del Distrito Central y de San Pedro Sula. A las autoridades del PAI les preocupa que 21,785 niños no han iniciado o completado su esquema de vacunación, de los cuales 11,929 (55%) están en Cortés y 3,791 (17%) en el Distrito Central, el 28% restante en las demás regiones. En cuanto a la cobertura de niñas de 11 años para inmunizarlas contra el virus del papiloma humano (VPH), solo se ha alcanzado el 40%, los padres no están llevando a las menores pese a que no están yendo a las escuelas. En años anteriores a este período ya se habían alcanzado las metas establecidas. En cuanto a la vacunación contra el virus de la influenza estacional se alcanza una cobertura del 66%. Eso significa que 935,187 ya demandaron su dosis.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

El covid-19 no solo está causando daño por sí mismo, también está creando un portal para que otras enfermedades puedan resurgir en el país.

Esto sucede debido a que la población lo está permitiendo al no acudir a los centros de salud a aplicarles las vacunas a sus hijos y a los grupos vulnerables.

Esto incrementa un alto riesgo de que enfermedades como el sarampión o la poliomielitis puedan reactivarse, después de más de dos décadas de estar controladas.

Datos del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), actualizados hasta julio, señalan que las metas de cobertura están muy por debajo del 95% óptimo.

Para la población infantil menor de cinco años se registra una cobertura del 80% en la mayoría de vacunas para enfermedades como sarampión, poliomielitis, rubéola, tos ferina, entre otrasLEA: Primeras damas de la región expondrán sobre migración en tiempo de pandemia.

En cuanto a las regiones que presentan mayor riesgo para la población menor de dos años de edad son Cortés, Atlántida, Francisco Morazán; a su vez, las regiones metropolitanas del Distrito Central y de San Pedro Sula.

A las autoridades del PAI les preocupa que 21,785 niños no han iniciado o completado su esquema de vacunación, de los cuales 11,929 (55%) están en Cortés y 3,791 (17%) en el Distrito Central, el 28% restante en las demás regiones.

En cuanto a la cobertura de niñas de 11 años para inmunizarlas contra el virus del papiloma humano (VPH), solo se ha alcanzado el 40%, los padres no están llevando a las menores pese a que no están yendo a las escuelas.

En años anteriores a este período ya se habían alcanzado las metas establecidas.

En cuanto a la vacunación contra el virus de la influenza estacional se alcanza una cobertura del 66%.

Eso significa que 935,187 ya demandaron su dosis.

,