Acuerdo de “tercer país seguro” entre Honduras y EEUU no se implementó y es incierto

Tegucigalpa, Honduras. El Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) o de “tercer país seguro” suscrito entre Honduras y Estados Unidos en septiembre de 2019 nunca se implementó y hay pocas posibilidades que pueda ser aplicado en los próximos meses, según se desprende de declaraciones formuladas por autoridades diplomáticas de ambos países. El ACA fue impuesto a los países del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) por el expresidente Donald Trump para frenar el masivo éxodo de personas a la frontera sur de EE UU; pero formalmente nunca entró en vigor por la inviabilidad de llevarlo a cabo a raíz de la pandemia del covid-19. El fin de semana, Roberta Jacobson, asistente especial del presidente Joe Biden y coordinadora de la frontera sudoccidental, indicó que el acuerdo migratorio suscrito con Guatemala está en suspenso desde marzo anterior, y en el caso de los refrendados con Honduras y El Salvador no han sido implementados y la administración no tiene planes de ponerlos en marcha a corto plazo. LEA: Triángulo Norte y México piden respetar controles migratorios y sanitarios ante anuncio de caravana“Esos acuerdos que se llaman por las siglas en inglés ACA, la verdad es que transferencias bajo los acuerdos, y bueno, voy a empezar con Guatemala porque es el único acuerdo que fue actualizado; pero transferencias bajo el acuerdo con Guatemala han sido suspendidos desde marzo del año pasado por razones de covid o de salud. Los otros dos acuerdos con El Salvador y Honduras no han sido implementados. Actualmente no hay planes para transferir personas bajo ninguno de los tres acuerdos”, dijo Jacobson. Iniciativas viablesConsultado por diario LA PRENSA, el canciller Lisandro Rosales confirmó que el ACA no fue implementado, pues se debe definir el respaldo y tomar en consideración la situación financiera de Honduras debido a la pandemia y el desastre con la pérdida de vidas y graves daños a la economía, causados por el impacto de los huracanes Eta y Iota. “Lo primero es actuar de forma diligente y prudente frente a lo que ocurre en el mundo. La pandemia por el covid nos obliga a replantear muchas acciones, es vital continuar cuidando la salud, tenemos mucho dolor en miles de familias hondureñas, el mundo se ha llenado de dolor y la economía tardará en volver al ritmo que estaba antes, nosotros debemos recuperar el camino que llevábamos para avanzar con el desarrollo y la estabilidad fiscal que habíamos logrado, esos factores son esenciales para lograr la implementación de acuerdos viables”, afirmó. El jefe de la diplomacia hondureña, además, agregó que su Gobierno está buscando alternativas viables para frenar el flujo de indocumentados a EE UU, entre ellas, retomar el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte. De hecho, reveló que la Cancillería ya ha iniciado acercamientos con funcionarios estadounidenses y se espera concretizar algunas reuniones, ya se mediante un diálogo presencial o por medio de la tecnología debido a las restricciones de la pandemia. “Como Gobierno estamos buscando las iniciativas viables, debemos actuar sobre lo posible, generar esperanza y certidumbre; pero esto depende de acciones concretas o sea oportunidades que perduren. No podemos frenar el flujo migratorio con acciones temporales, esto significa que tenemos la obligación de construir desarrollo sostenible, sobre eso debemos sustentar nuestras decisiones, y estoy convencido de que eso lo entiende muy bien Estados Unidos”, indicó. El presidente Biden anunció una inyección de 4,000 millones para el Plan Alianza para la Prosperidad.,

archivo. EE UU replanteará su estrategia para evitar que más caravanas sigan saliendo hacia su frontera sur.

Tegucigalpa, Honduras.

El Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) o de “tercer país seguro” suscrito entre Honduras y Estados Unidos en septiembre de 2019 nunca se implementó y hay pocas posibilidades que pueda ser aplicado en los próximos meses, según se desprende de declaraciones formuladas por autoridades diplomáticas de ambos países.

El ACA fue impuesto a los países del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) por el expresidente Donald Trump para frenar el masivo éxodo de personas a la frontera sur de EE UU; pero formalmente nunca entró en vigor por la inviabilidad de llevarlo a cabo a raíz de la pandemia del covid-19.

El fin de semana, Roberta Jacobson, asistente especial del presidente Joe Biden y coordinadora de la frontera sudoccidental, indicó que el acuerdo migratorio suscrito con Guatemala está en suspenso desde marzo anterior, y en el caso de los refrendados con Honduras y El Salvador no han sido implementados y la administración no tiene planes de ponerlos en marcha a corto plazo.

LEA: Triángulo Norte y México piden respetar controles migratorios y sanitarios ante anuncio de caravana“Esos acuerdos que se llaman por las siglas en inglés ACA, la verdad es que transferencias bajo los acuerdos, y bueno, voy a empezar con Guatemala porque es el único acuerdo que fue actualizado; pero transferencias bajo el acuerdo con Guatemala han sido suspendidos desde marzo del año pasado por razones de covid o de salud.

Los otros dos acuerdos con El Salvador y Honduras no han sido implementados.

Actualmente no hay planes para transferir personas bajo ninguno de los tres acuerdos”, dijo Jacobson.

Iniciativas viablesConsultado por diario LA PRENSA, el canciller Lisandro Rosales confirmó que el ACA no fue implementado, pues se debe definir el respaldo y tomar en consideración la situación financiera de Honduras debido a la pandemia y el desastre con la pérdida de vidas y graves daños a la economía, causados por el impacto de los huracanes Eta y Iota.

“Lo primero es actuar de forma diligente y prudente frente a lo que ocurre en el mundo.

La pandemia por el covid nos obliga a replantear muchas acciones, es vital continuar cuidando la salud, tenemos mucho dolor en miles de familias hondureñas, el mundo se ha llenado de dolor y la economía tardará en volver al ritmo que estaba antes, nosotros debemos recuperar el camino que llevábamos para avanzar con el desarrollo y la estabilidad fiscal que habíamos logrado, esos factores son esenciales para lograr la implementación de acuerdos viables”, afirmó.

El jefe de la diplomacia hondureña, además, agregó que su Gobierno está buscando alternativas viables para frenar el flujo de indocumentados a EE UU, entre ellas, retomar el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

De hecho, reveló que la Cancillería ya ha iniciado acercamientos con funcionarios estadounidenses y se espera concretizar algunas reuniones, ya se mediante un diálogo presencial o por medio de la tecnología debido a las restricciones de la pandemia.

“Como Gobierno estamos buscando las iniciativas viables, debemos actuar sobre lo posible, generar esperanza y certidumbre; pero esto depende de acciones concretas o sea oportunidades que perduren.

No podemos frenar el flujo migratorio con acciones temporales, esto significa que tenemos la obligación de construir desarrollo sostenible, sobre eso debemos sustentar nuestras decisiones, y estoy convencido de que eso lo entiende muy bien Estados Unidos”, indicó.

El presidente Biden anunció una inyección de 4,000 millones para el Plan Alianza para la Prosperidad.

,