Bajo el inclemente sol y enormes filas obligan a esperar a viajeros en el Toncontín

Tegucigalpa, Honduras. Cientos de personas que diariamente llegan al aeropuerto Toncontín se ven obligadas a soportar las inclemencias del sol, la lluvia y el frío, debido a las restricciones sanitarias aplicadas al momento de ingresar a dichas instalaciones. La concesionaria Palmerola International Airport (PIA) asumió la administración del Toncontín el año pasado, desde su operatividad comenzó a aplicar drásticas medidas de bioseguridad y prohibió el ingreso de personas que llegan a despedir y recibir a sus parientes. Esa situación ha orillado a decenas de personas, entre ellas ancianos y embarazadas que llegan al aeropuerto, a hacer enormes filas o esperar a sus parientes bajo el inclemente sol, ya sea arrimados al inmueble o a las plantas ornamentales que están frente al edificio. Puede leer: United Airlines inaugura ruta entre Los Ángeles y San Pedro Sula Algunas personas que asisten al Toncontón se ven obligadas a protegerse bajo algunas palmeras y otras a quedarse dentro de sus vehículos. DatoPalmerola International Airport (PIA) del Grupo Emco, es la misma empresa que administrará el aeropuerto de Palmerola en el valle de Comayagua. A pesar de la incomodidad que esto genera, la concesionaria ha ignorado los reclamos de la gente que exige que se habiliten carpas con sillas o permitan el ingreso al aeropuerto, pero siempre bajo distanciamiento y guardando todas las medidas de bioseguridad ante los masivos contagios de covid-19 que registra el país. También: ¿Para qué sirve el RTN en Honduras? Estos son los requisitos y beneficios Un capitalino que esperaba a un pariente en el aeropuerto dijo que muchas personas se exponen a una insolación o desidratación en vista de que en esta época del año se elevan las temperaturas y el calor es insoportable. Ante la irritante experiencia que les toca pasar en las afueras del Toncontín, pidió a la concesionaria Palmerola International Airport que por lo menos habiliten un toldo con sillas y agua para los ciudadanos que llegan a esperar a sus familiares. Tratando de protegerse de los rayos del sol debajo de unas palmeras que hay en el aeropuerto Toncontín.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

Cientos de personas que diariamente llegan al aeropuerto Toncontín se ven obligadas a soportar las inclemencias del sol, la lluvia y el frío, debido a las restricciones sanitarias aplicadas al momento de ingresar a dichas instalaciones.

La concesionaria Palmerola International Airport (PIA) asumió la administración del Toncontín el año pasado, desde su operatividad comenzó a aplicar drásticas medidas de bioseguridad y prohibió el ingreso de personas que llegan a despedir y recibir a sus parientes.

Esa situación ha orillado a decenas de personas, entre ellas ancianos y embarazadas que llegan al aeropuerto, a hacer enormes filas o esperar a sus parientes bajo el inclemente sol, ya sea arrimados al inmueble o a las plantas ornamentales que están frente al edificio.

Puede leer: United Airlines inaugura ruta entre Los Ángeles y San Pedro Sula Algunas personas que asisten al Toncontón se ven obligadas a protegerse bajo algunas palmeras y otras a quedarse dentro de sus vehículos.

DatoPalmerola International Airport (PIA) del Grupo Emco, es la misma empresa que administrará el aeropuerto de Palmerola en el valle de Comayagua.

A pesar de la incomodidad que esto genera, la concesionaria ha ignorado los reclamos de la gente que exige que se habiliten carpas con sillas o permitan el ingreso al aeropuerto, pero siempre bajo distanciamiento y guardando todas las medidas de bioseguridad ante los masivos contagios de covid-19 que registra el país.

También: ¿Para qué sirve el RTN en Honduras? Estos son los requisitos y beneficios Un capitalino que esperaba a un pariente en el aeropuerto dijo que muchas personas se exponen a una insolación o desidratación en vista de que en esta época del año se elevan las temperaturas y el calor es insoportable.

Ante la irritante experiencia que les toca pasar en las afueras del Toncontín, pidió a la concesionaria Palmerola International Airport que por lo menos habiliten un toldo con sillas y agua para los ciudadanos que llegan a esperar a sus familiares.

Tratando de protegerse de los rayos del sol debajo de unas palmeras que hay en el aeropuerto Toncontín.

,