Cardenal pide usar bien lo que se tiene para reconstruir Honduras

Tegucigalpa. El cardenal Óscar Andrés Rodríguez exaltó las enormes manifestaciones de solidaridad que han tenido los hondureños para con sus hermanos que lo han perdido todo. En su mensaje durante la homilía dominical, el arzobispo expuso que lo que se vive “es un momento difícil y desolado de nuestra pobre Honduras”. No obstante, enfatizó en que la reconstrucción del país no “será ni de magos ni con dinero de otros países”. “Esto va a ser de utilizar bien lo que se tiene y no seguir cediendo a la tentación de explotar al que menos tiene, de alterar precios”, reflexionó. El cardenal dijo que muchas veces la cultura está basada en lo material. “Nos ha impresionado que tanta gente pobre dice lo perdí todo, pero no he perdido a Dios, gente que ha quedado sin nada en el valle de Sula o en Santa Bárbara”, afirmó. Dijo que las labores de limpieza en la zona norte luego de la devastación dejada por Eta y Iota es también simbólicamente una forma de preparar el camino del Señor. “Si Dios ha permitido que unos no sufran el dolor de los hermanos damnificados, entonces podemos aliviar el dolor de los demás”. Pidió a los hondureños a seguir siendo solidarios y abrir el corazón al Señor.,

La Prensa

Tegucigalpa.

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez exaltó las enormes manifestaciones de solidaridad que han tenido los hondureños para con sus hermanos que lo han perdido todo.

En su mensaje durante la homilía dominical, el arzobispo expuso que lo que se vive “es un momento difícil y desolado de nuestra pobre Honduras”.

No obstante, enfatizó en que la reconstrucción del país no “será ni de magos ni con dinero de otros países”.

“Esto va a ser de utilizar bien lo que se tiene y no seguir cediendo a la tentación de explotar al que menos tiene, de alterar precios”, reflexionó.

El cardenal dijo que muchas veces la cultura está basada en lo material.

“Nos ha impresionado que tanta gente pobre dice lo perdí todo, pero no he perdido a Dios, gente que ha quedado sin nada en el valle de Sula o en Santa Bárbara”, afirmó.

Dijo que las labores de limpieza en la zona norte luego de la devastación dejada por Eta y Iota es también simbólicamente una forma de preparar el camino del Señor.

“Si Dios ha permitido que unos no sufran el dolor de los hermanos damnificados, entonces podemos aliviar el dolor de los demás”.

Pidió a los hondureños a seguir siendo solidarios y abrir el corazón al Señor.

,