Caso Keyla Martínez: llegan otros siete policías por pruebas físicas y psicológicas

Tegucigalpa, Honduras. A las 8:30 am de este viernes llegaron siete miembros de la Policía Nacional a las instalaciones de Medicina Forense para someterse al proceso de pruebas en el caso de la joven enfermera Keyla Patricia Martínez (26), quien murió mientras era detenida en una posta policial el pasado domingo en Intibucá. Ayer jueves movilizaron a los primeros seis oficiales, todos en calidad de investigados por esta muerte que ha provocado conmoción e indignación a nivel nacional e internacional. Los 13 agentes llegaron en un microbús y tapando sus rostros para no ser identificados por los medios de comunicación. No se conoce hasta ahora la identidad de los 13 policías invesitgador por este sonado caso en el país. Todos deberán pasar por exámenes físicos y psicológicos de manera individualizada para esclarecer la muerte de Keyla Martínez. Los 13 sospechosos han permanecido en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad. Relacionada: Analizan cabellos que tenía la ropa de Keyla Martínez Estas evaluaciones podrían arrojar si algunos de los sujetos a investigar tienen estas señales de defensa, como escoraciones, mordeduras o aruñones. En el caso de que algunos de ellos tengan ese tipo de lesiones cutáneas o a flor de piel, serán elegibles para practicarles exámenes de ADN y comparar con los los residuos hallados en las uñas de las manos de la universitaria Keyla Martínez. Así comenzó todoEl sábado pasado por la noche Keyla fue detenida por la Policía, en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá. El domingo, unas horas después de su detención, murió en prisión en circunstancias aún desconocidas. El hecho provocó una gran conmoción en el país, dando lugar a masivas manifestaciones y fuertes campañas en redes sociales pidiendo “justica” por Keyla. Pese a las versiones policiales que hablan de un suicidio, el Ministerio Público confirmó que la víctima fue asesinada. Mensajes escritos de indignación en la jefatura policial de La Esperanza, Intibucá. Todo comenzó el sábado pasadas las 9 de la noche, hora local. La joven viajaba en auto con su amigo y colega Edgar José Velásquez Orellana, médico ginecoobstetra. Como ocurre desde marzo del año pasado, esa noche imperaba en el país el toque de queda que fue impuesto por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus. Además: Sale a la luz video del momento en que policías detienen a Keyla Martínez y doctor Pasadas las 11:30 pm los jóvenes fueron abordados por la Policía. Al constatar que ambos no regresaban de un turno médico y que no se estaban trasladando en horario prohibido por cuestiones laborales, los efectivos se los llevaron detenidos. Fueron trasladados a la estación policial de la zona, y colocados en celdas diferentes. Según la versión policial, Keyla y Edgar fueron arrestados “por escándalo en la vía pública en estado de ebriedad e incumplimiento al toque de queda”. Casi tres horas después de la aprehensión, más específicamente a las 2;55 de la madrugada del domingo, la joven hondureña fue declarada muerta mediante un dictamen médico de la sala de emergencias del Hospital Dr. Enrique Aguilar Cerrato.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

A las 8:30 am de este viernes llegaron siete miembros de la Policía Nacional a las instalaciones de Medicina Forense para someterse al proceso de pruebas en el caso de la joven enfermera Keyla Patricia Martínez (26), quien murió mientras era detenida en una posta policial el pasado domingo en Intibucá.

Ayer jueves movilizaron a los primeros seis oficiales, todos en calidad de investigados por esta muerte que ha provocado conmoción e indignación a nivel nacional e internacional.

Los 13 agentes llegaron en un microbús y tapando sus rostros para no ser identificados por los medios de comunicación.

No se conoce hasta ahora la identidad de los 13 policías invesitgador por este sonado caso en el país.

Todos deberán pasar por exámenes físicos y psicológicos de manera individualizada para esclarecer la muerte de Keyla Martínez.

Los 13 sospechosos han permanecido en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad.

Relacionada: Analizan cabellos que tenía la ropa de Keyla Martínez Estas evaluaciones podrían arrojar si algunos de los sujetos a investigar tienen estas señales de defensa, como escoraciones, mordeduras o aruñones.

En el caso de que algunos de ellos tengan ese tipo de lesiones cutáneas o a flor de piel, serán elegibles para practicarles exámenes de ADN y comparar con los los residuos hallados en las uñas de las manos de la universitaria Keyla Martínez.

Así comenzó todoEl sábado pasado por la noche Keyla fue detenida por la Policía, en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá.

El domingo, unas horas después de su detención, murió en prisión en circunstancias aún desconocidas.

El hecho provocó una gran conmoción en el país, dando lugar a masivas manifestaciones y fuertes campañas en redes sociales pidiendo “justica” por Keyla.

Pese a las versiones policiales que hablan de un suicidio, el Ministerio Público confirmó que la víctima fue asesinada.

Mensajes escritos de indignación en la jefatura policial de La Esperanza, Intibucá.

Todo comenzó el sábado pasadas las 9 de la noche, hora local.

La joven viajaba en auto con su amigo y colega Edgar José Velásquez Orellana, médico ginecoobstetra.

Como ocurre desde marzo del año pasado, esa noche imperaba en el país el toque de queda que fue impuesto por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus.

Además: Sale a la luz video del momento en que policías detienen a Keyla Martínez y doctor Pasadas las 11:30 pm los jóvenes fueron abordados por la Policía.

Al constatar que ambos no regresaban de un turno médico y que no se estaban trasladando en horario prohibido por cuestiones laborales, los efectivos se los llevaron detenidos.

Fueron trasladados a la estación policial de la zona, y colocados en celdas diferentes.

Según la versión policial, Keyla y Edgar fueron arrestados “por escándalo en la vía pública en estado de ebriedad e incumplimiento al toque de queda”.

Casi tres horas después de la aprehensión, más específicamente a las 2;55 de la madrugada del domingo, la joven hondureña fue declarada muerta mediante un dictamen médico de la sala de emergencias del Hospital Dr.

Enrique Aguilar Cerrato.

,