Comunicador hondureño denuncia agresiones físicas por parte de policías

La Ceiba, Honduras. El comunicador ceibeño Wilmer Montoya denunció haber sido agredido la mañana de este domingo por agentes policiales cuando intentaba cubrir una información en el interior de las instalaciones de la Policía Nacional en La Ceiba. Montoya, aseguró que junto a su colega Fernando Lanza, ingresó al edificio y una vez en el interior fue abordado por un policía quien le preguntó que hacía adentro. “Le dije que solo veníamos a realizar una entrevista, que andábamos trabajando. De pronto me dijo que tenía que salir, como les dije que solo hacia mi trabajo me agarraron por la fuerza para sacarme. Me metieron a una oficina y me golpearon. Me quitaron el teléfono y me lo quebraron”, dijo el comunicador. Además lea: Hondureños celebran el Día Nacional de la Biblia en medio de la pandemiaLuego que llegaron otros comunicadores sociales, Montoya fue dejado en libertad. Acto seguido se trasladó al Ministerio Publico a denunciar los abusos. Por su parte, Fernando Lanza, quien grabó con su teléfono lo que pasaba, narró lo sucedido: “Ingresamos juntos y estábamos esperando ser atendidos por el jefe policial para que nos brindará información sobre un hecho registrado en la cuenca del Cangrejal, cuando de repente se nos acercó un oficial molesto nos preguntó que estábamos haciendo, el compañero Wilmer estaba con una llamada y lo sacaron como si se tratará de un delincuente y lo estaban golpeando, yo comencé a grabar y me quitaron el teléfono, me dijeron que por que estaba grabando y les dije que era porque estaban golpeando al compañero”. Wilmer Montoya aseguró que terminó con golpes en su cuerpo y el equipo de los periodistas quebrado por los policías. Autoridades afirman que Montoya incumplió las medidas de bioseguridadAnte lo sucedido la Policía emitió un comunicado y detalla que el comunicador incumplió las medidas de bioseguridad establecidas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager). “Por irrespetar las medidas de bioseguridad establecidas en los protocolos reglamentados por Sinager para el ingreso de ciudadanos, que por una razón u otra ingresan a las instalaciones de la Policía Nacional, un periodista de un medio de comunicación nacional fue invitado a que abandonara las oficinas de una estación policial y cumpliera con las normas establecidas en el lugar”, explica el documento. <amp-twitter width=”375″ height=”472″ layout=”responsive” data-tweetid=”1310302659610632194″></amp-twitter>Agregaron que “unas horas después del incidente, se ha hecho circular un video en el qué, de manera mal intencionada, se tergiversa el mismo haciendo creer que el ciudadano periodista esta siendo detenido y conducido a una celda policial”. Según la Policía, una vez cumplidos los procesos de bioseguridad de inmediato fue conducido hasta una autoridad de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) donde realizó una entrevista a un funcionario policial que tenía programada. Por otra parte, mencionaron que como testigo de los hechos en el inmueble se encontraba un fiscal de turno quién observó todo el percance y determinó que en ningún momento los policías habían irrespetado la integridad física del comunicador ni sus derechos humanos.,

La Prensa

La Ceiba, Honduras.

El comunicador ceibeño Wilmer Montoya denunció haber sido agredido la mañana de este domingo por agentes policiales cuando intentaba cubrir una información en el interior de las instalaciones de la Policía Nacional en La Ceiba.

Montoya, aseguró que junto a su colega Fernando Lanza, ingresó al edificio y una vez en el interior fue abordado por un policía quien le preguntó que hacía adentro.

“Le dije que solo veníamos a realizar una entrevista, que andábamos trabajando.

De pronto me dijo que tenía que salir, como les dije que solo hacia mi trabajo me agarraron por la fuerza para sacarme.

Me metieron a una oficina y me golpearon.

Me quitaron el teléfono y me lo quebraron”, dijo el comunicador.

Además lea: Hondureños celebran el Día Nacional de la Biblia en medio de la pandemiaLuego que llegaron otros comunicadores sociales, Montoya fue dejado en libertad.

Acto seguido se trasladó al Ministerio Publico a denunciar los abusos.

Por su parte, Fernando Lanza, quien grabó con su teléfono lo que pasaba, narró lo sucedido: “Ingresamos juntos y estábamos esperando ser atendidos por el jefe policial para que nos brindará información sobre un hecho registrado en la cuenca del Cangrejal, cuando de repente se nos acercó un oficial molesto nos preguntó que estábamos haciendo, el compañero Wilmer estaba con una llamada y lo sacaron como si se tratará de un delincuente y lo estaban golpeando, yo comencé a grabar y me quitaron el teléfono, me dijeron que por que estaba grabando y les dije que era porque estaban golpeando al compañero”.

Wilmer Montoya aseguró que terminó con golpes en su cuerpo y el equipo de los periodistas quebrado por los policías.

Autoridades afirman que Montoya incumplió las medidas de bioseguridadAnte lo sucedido la Policía emitió un comunicado y detalla que el comunicador incumplió las medidas de bioseguridad establecidas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

“Por irrespetar las medidas de bioseguridad establecidas en los protocolos reglamentados por Sinager para el ingreso de ciudadanos, que por una razón u otra ingresan a las instalaciones de la Policía Nacional, un periodista de un medio de comunicación nacional fue invitado a que abandonara las oficinas de una estación policial y cumpliera con las normas establecidas en el lugar”, explica el documento.

<amp-twitter width=”375″ height=”472″ layout=”responsive” data-tweetid=”1310302659610632194″></amp-twitter>Agregaron que “unas horas después del incidente, se ha hecho circular un video en el qué, de manera mal intencionada, se tergiversa el mismo haciendo creer que el ciudadano periodista esta siendo detenido y conducido a una celda policial”.

Según la Policía, una vez cumplidos los procesos de bioseguridad de inmediato fue conducido hasta una autoridad de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) donde realizó una entrevista a un funcionario policial que tenía programada.

Por otra parte, mencionaron que como testigo de los hechos en el inmueble se encontraba un fiscal de turno quién observó todo el percance y determinó que en ningún momento los policías habían irrespetado la integridad física del comunicador ni sus derechos humanos.

,