Cuatro defensoras de DDHH han sido asesinadas este año en Honduras

Tegucigalpa, HondurasCuatro defensoras dederechos humanos fueron asesinadas en Honduras entre enero y julio de 2020, periodo en el que se contabilizan además 529 agresiones a activistas por defender los derechos de sus comunidades y los recursos naturales, según un informe difundido este jueves por una ONG. El informe sobre registro de agresiones a defensoras de derechos humanos fue difundido virtualmente y elaborado por la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras, en el marco de su décimo aniversario de fundación. Según el documento, la última activista asesinada en Honduras fue Scarleth Cáceres, quien fue atacada a tiros por hombres desconocidos el pasado 10 de julio en un populoso barrio de Tegucigalpa. Cáceres era defensora de los derechos humanos de la comunidad transexual de Honduras y pertenecía a la Asociación Arcoíris. Luz Clarita Zúñiga, otra defensora de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero e intersexual (LGBTI), fue asesinada el 3 de mayo de 2020 en la ciudad de La Ceiba, en el Caribe hondureño, por hombres armados. Melissa Cardoza, representante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos, dijo en la presentación que Cáceres y Zúñiga fueron asesinadas “a mansalva y de manera brutal”. “Estamos hablando de un nivel de brutalidad y crueldad impresionante (. . . ), solo porque representan creencias, características que las hace diferentes al resto de la comunidad”, subrayó. La defensora del territorio Iris Argentina Álvarez fue asesinada “por agentes de seguridad” durante un “violento e ilegal desalojo” en el municipio de Marcovia, departamento de Choluteca, fronterizo con Nicaragua. La cuarta defensora asesinada es Karla Ignacia Piota, integrante de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), quien falleció el 12 de enero pasado a consecuencia de las heridas que sufrió durante un atentado, señala el informe.,

La Prensa

Tegucigalpa, HondurasCuatro defensoras dederechos humanos fueron asesinadas en Honduras entre enero y julio de 2020, periodo en el que se contabilizan además 529 agresiones a activistas por defender los derechos de sus comunidades y los recursos naturales, según un informe difundido este jueves por una ONG.

El informe sobre registro de agresiones a defensoras de derechos humanos fue difundido virtualmente y elaborado por la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras, en el marco de su décimo aniversario de fundación.

Según el documento, la última activista asesinada en Honduras fue Scarleth Cáceres, quien fue atacada a tiros por hombres desconocidos el pasado 10 de julio en un populoso barrio de Tegucigalpa.

Cáceres era defensora de los derechos humanos de la comunidad transexual de Honduras y pertenecía a la Asociación Arcoíris.

Luz Clarita Zúñiga, otra defensora de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero e intersexual (LGBTI), fue asesinada el 3 de mayo de 2020 en la ciudad de La Ceiba, en el Caribe hondureño, por hombres armados.

Melissa Cardoza, representante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos, dijo en la presentación que Cáceres y Zúñiga fueron asesinadas “a mansalva y de manera brutal”.

“Estamos hablando de un nivel de brutalidad y crueldad impresionante (.

.

.

), solo porque representan creencias, características que las hace diferentes al resto de la comunidad”, subrayó.

La defensora del territorio Iris Argentina Álvarez fue asesinada “por agentes de seguridad” durante un “violento e ilegal desalojo” en el municipio de Marcovia, departamento de Choluteca, fronterizo con Nicaragua.

La cuarta defensora asesinada es Karla Ignacia Piota, integrante de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), quien falleció el 12 de enero pasado a consecuencia de las heridas que sufrió durante un atentado, señala el informe.

,