Dejan presos a Marco Bográn y Alex Moraes

Tegucigalpa, Honduras. Detención judicial decretó ayer el juez número 14, del Juzgado de lo Penal del barrio La Granja, para el exdirector de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) Marco Bográn y el administrador de esa institución, Alex Moraes. La audiencia de declaración de imputado se desarrolló durante casi dos horas, y tras las valoraciones que hizo el juez a los argumentos de la Fiscalía determinó que ambos acusados quedaran en prisión para presentarse nuevamente el jueves 8 de octubre a las 9:00 am, a la audiencia inicial. “Concluyó la audiencia de declaración de imputado, ambos acusados quedaron con detención judicial. La defensa solicitó que fueran enviados al Primer Batallón, de no aceptarlos en el Primer Batallón serán enviados a la cárcel de Siria”, explicó Bárbara Castillo, vocera de los tribunales. Con casco, chaleco y esposados fueron llevados Marco Bográn y Alex Moraes a los juzgados de lo penal, adonde un juez les decretó detención judicial. No obstante, al final el juez determinó enviarlos al regimiento militar en la aldea de Mateo, Francisco Morazán. El requerimiento fiscal fue presentado el lunes por la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) por suponerlos responsables a título de autor de la comisión del delito de malversación de caudales públicos en perjuicio de la administración pública. El requerimientoEn el expediente número 2096-2020 se registró el proceso que se sigue tanto a Bográn como a Moraes. La Fiscalía establece que en marzo de este año, cinco funcionarios de Invest-H iniciaron una gira de trabajo a diferentes ciudades adonde estarían instalados los hospitales móviles comprados a Turquía. Según el informe, al terminar sus labores y regresar a la capital se les informó que serían alojados por 15 días, con todos los gastos pagados en un hotel de Tegucigalpa, como parte de los protocolos de bioseguridad que se establecieron por la pandemia. Los fondos que se utilizaron para el pago del hotel eran parte del presupuesto de la Unidad de Infraestructura Vial, que desembolsó la cantidad de 101,199 lempiras. Con casco, chaleco y esposados fueron llevados Marco Bográn y Alex Moraes a los juzgados de lo penal, adonde un juez les decretó detención judicial. Según la Fetccop, tanto Marco Bográn como Moraes Girón, con pleno conocimiento y voluntad, efectuaron un mal manejo de los recursos. “Los fondos no fueron usados para la pandemia, sino para hospedar y alimentar a cuatro funcionarios de Invest en un hotel de lujo, a pesar de que ya existía un centro de aislamiento en la Villa Olímpica de Tegucigalpa”, dice el boletín que emitió el Ministerio Público. La capturaMarco Bográn fue capturado por agentes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) en su casa de habitación en El Hatillo, adonde fue esposado, se le colocó un chaleco antibalas, un casco y fue trasladado hasta la Atic en Comayagüela. “La captura era innecesaria porque nuestra intención era presentarlo de manera voluntaria en los tribunales en el momento que fuera requerido”, dijo Marco Tulio Castro, defensor de Bográn. Un cordón de seguridad para resguardar a los acusados se montó en los tribunales. Tras permanecer por más de tres horas, bajo fuertes medidas de seguridad, fueron llevados hasta los juzgados de lo penal. En las afueras de los tribunales se formó un cordón policial para evitar incidentes como el ocurrido el jueves anterior cuando hondureños indignados le lanzaron huevos a Bográn y le gritaron corrupto y ladrón. Sin embargo, un pequeño grupo que portaba camisetas con la leyenda ¿Dónde está el dinero? se apostó en las cercanías, pero no concretó ninguna acción en contra de Bográn porque los juzgados estaban prácticamente blindados. InvestigacionesEsta es apenas una de las de 22 líneas de investigación que el Ministerio Público sigue por las compras de emergencia que se han efectuado en el país por el covid-19. “Este primer requerimiento fiscal era el que ya estaba listo con toda la carga probatoria. Se pide la detención preventiva en vista de que el señor Marco Bográn está siendo investigado en otros casos”, explicó Yuri Mora, vocero del Ministerio Público. Un grupo de hondureños llegó para gritar consignas y lanzar huevos a los acusados, pero no lograron su cometidoSolo en Invest-H son cinco líneas de investigación las que realiza la Fetccop. Las otras indagaciones se orientan a determinar posibles ilícitos en las compras realizadas por la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Secretaría de Salud, alcaldías y hospitales públicos. Causó cuestionamientos que los imputados no fueron trasladados a los Juzgados Anticorrupción, pero Yuri Mora explicó que hay un procedimiento de la Corte Suprema de Justicia que determina que cuando son menos de tres personas los casos se ventilan en los juzgados de lo penal.,

acción. Marco Bográn dijo que teme por su vida, razón por la cual fue enviado a una instalación militar.

Tegucigalpa, Honduras.

Detención judicial decretó ayer el juez número 14, del Juzgado de lo Penal del barrio La Granja, para el exdirector de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) Marco Bográn y el administrador de esa institución, Alex Moraes.

La audiencia de declaración de imputado se desarrolló durante casi dos horas, y tras las valoraciones que hizo el juez a los argumentos de la Fiscalía determinó que ambos acusados quedaran en prisión para presentarse nuevamente el jueves 8 de octubre a las 9:00 am, a la audiencia inicial.

“Concluyó la audiencia de declaración de imputado, ambos acusados quedaron con detención judicial.

La defensa solicitó que fueran enviados al Primer Batallón, de no aceptarlos en el Primer Batallón serán enviados a la cárcel de Siria”, explicó Bárbara Castillo, vocera de los tribunales.

Con casco, chaleco y esposados fueron llevados Marco Bográn y Alex Moraes a los juzgados de lo penal, adonde un juez les decretó detención judicial.

No obstante, al final el juez determinó enviarlos al regimiento militar en la aldea de Mateo, Francisco Morazán.

El requerimiento fiscal fue presentado el lunes por la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) por suponerlos responsables a título de autor de la comisión del delito de malversación de caudales públicos en perjuicio de la administración pública.

El requerimientoEn el expediente número 2096-2020 se registró el proceso que se sigue tanto a Bográn como a Moraes.

La Fiscalía establece que en marzo de este año, cinco funcionarios de Invest-H iniciaron una gira de trabajo a diferentes ciudades adonde estarían instalados los hospitales móviles comprados a Turquía.

Según el informe, al terminar sus labores y regresar a la capital se les informó que serían alojados por 15 días, con todos los gastos pagados en un hotel de Tegucigalpa, como parte de los protocolos de bioseguridad que se establecieron por la pandemia.

Los fondos que se utilizaron para el pago del hotel eran parte del presupuesto de la Unidad de Infraestructura Vial, que desembolsó la cantidad de 101,199 lempiras.

Con casco, chaleco y esposados fueron llevados Marco Bográn y Alex Moraes a los juzgados de lo penal, adonde un juez les decretó detención judicial.

Según la Fetccop, tanto Marco Bográn como Moraes Girón, con pleno conocimiento y voluntad, efectuaron un mal manejo de los recursos.

“Los fondos no fueron usados para la pandemia, sino para hospedar y alimentar a cuatro funcionarios de Invest en un hotel de lujo, a pesar de que ya existía un centro de aislamiento en la Villa Olímpica de Tegucigalpa”, dice el boletín que emitió el Ministerio Público.

La capturaMarco Bográn fue capturado por agentes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) en su casa de habitación en El Hatillo, adonde fue esposado, se le colocó un chaleco antibalas, un casco y fue trasladado hasta la Atic en Comayagüela.

“La captura era innecesaria porque nuestra intención era presentarlo de manera voluntaria en los tribunales en el momento que fuera requerido”, dijo Marco Tulio Castro, defensor de Bográn.

Un cordón de seguridad para resguardar a los acusados se montó en los tribunales.

Tras permanecer por más de tres horas, bajo fuertes medidas de seguridad, fueron llevados hasta los juzgados de lo penal.

En las afueras de los tribunales se formó un cordón policial para evitar incidentes como el ocurrido el jueves anterior cuando hondureños indignados le lanzaron huevos a Bográn y le gritaron corrupto y ladrón.

Sin embargo, un pequeño grupo que portaba camisetas con la leyenda ¿Dónde está el dinero? se apostó en las cercanías, pero no concretó ninguna acción en contra de Bográn porque los juzgados estaban prácticamente blindados.

InvestigacionesEsta es apenas una de las de 22 líneas de investigación que el Ministerio Público sigue por las compras de emergencia que se han efectuado en el país por el covid-19.

“Este primer requerimiento fiscal era el que ya estaba listo con toda la carga probatoria.

Se pide la detención preventiva en vista de que el señor Marco Bográn está siendo investigado en otros casos”, explicó Yuri Mora, vocero del Ministerio Público.

Un grupo de hondureños llegó para gritar consignas y lanzar huevos a los acusados, pero no lograron su cometidoSolo en Invest-H son cinco líneas de investigación las que realiza la Fetccop.

Las otras indagaciones se orientan a determinar posibles ilícitos en las compras realizadas por la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Secretaría de Salud, alcaldías y hospitales públicos.

Causó cuestionamientos que los imputados no fueron trasladados a los Juzgados Anticorrupción, pero Yuri Mora explicó que hay un procedimiento de la Corte Suprema de Justicia que determina que cuando son menos de tres personas los casos se ventilan en los juzgados de lo penal.

,