Derrumbes destruyen aldeas en Peña Blanca

SANTA CRUZ DE YOJOA. Los derrumbes provocados por la saturación de agua en las montañas de Peña Blanca han generado destrucción en once aldeas. Más de 2,000 personas están en peligro de perecer, pues hay dificultad para evacuarlas porque las crecidas en las quebradas y la destrucción de las carreteras impiden el paso a las comunidades. Efectivos de la Fuerza Aérea Hondureña y colombiana rescataron ayer en helicópteros a 35 personas de las comunidades de Río Seco y Los Planes, la mayoría de la tercera edad y niños. Ayer efectivos de la Fuerza Aérea Hondureña rescataron a unas 35 personas en las aldeas Río Seco y Los Planes. Un deslave cortó el paso a Las Vegas al destruir un tramo de la principal carretera de esa zona y tres casas en la aldea Flores del Bijao. Carlos David Díaz, quien es el dueño de una de las viviendas que destruyó el derrumbe, dijo que el incidente se dio el miércoles a las 3:30 de la madrugada. “El problema es que debajo de la tierra hay un nacimiento de agua y el suelo colapsó por la saturación y sucedió el derrumbe”, expresó. Díaz manifestó que fue algo inesperado porque nunca se imaginaron que existía el nacimiento subterráneo, ya que en el lugar no había ni una quebrada y tampoco fluía agua. Indicó que las casas de dos hermanas suyas también fueron destruidas por el deslave. “Primero cedió la carretera por partes y miramos lo que estaba sucediendo y después la casa se fue como en un pantano, se hundió y fue a dar abajo”, relató don Carlos David. “Yo me salí antes de que se derrumbara la casa porque sentí que temblaba. Yo quedé en la calle porque perdí todo y esperamos que nos ayude el Gobierno porque el esfuerzo de toda una vida se nos fue”, expresó Díaz. El ingeniero civil Antonio Lagos, quien labora para la empresa minera Ampac y quien está dirigiendo los trabajos de reconstrucción de la carretera, dijo que el “efecto del fenómeno que hemos tenido ha saturado totalmente el suelo y la zona tenía nacimientos subterráneos que se saturaron y el agua no tuvo por dónde salir y rompió todo el paso”. El ingeniero indicó que en una semana esperan que se restablezca el paso en la carretera porque el terreno está bien saturado y es difícil meter maquinaria porque se hunde y explicó que “lo que estamos haciendo es colocando un filtro subterráneo con geotextiles para que el agua siga fluyendo por debajo y que no cause presión al relleno que vamos a instalar”. 1,200 damnificados han dejado en el municipio de Santa Cruz de Yojoa Los fenómenos naturales Iota y Eta que azotaron el país. Destrucción de aldeasEl regidor municipal de Santa Cruz de Yojoa y coordinador del Distrito Turístico Joya de los Lagos, Stephen Youngberg, dijo que en el casco urbano de Peña Blanca cuatro barrios fueron afectados por las lluvias. Youngberg indicó que en el casco urbano de Santa Cruz de Yojoa fueron mínimos los daños, “pero en los campos bananeros se dio un desastre y se necesita mucha ayuda para las personas que se encuentran albergadas ya que tienen muchas necesidades”. “La situación en el sector montañoso es terrible. Hoy (ayer) se están evacuando en helicópteros 35 personas, la mayoría de la tercera edad y niños en Planes y Río Seco porque por tierra no hay cómo hacerlo en vista de que las carreteras están destruidas y las quebradas se encuentran crecidas ya que en la zona sigue lloviendo”, indicó. Según el funcionario municipal, hay once comunidades en el sector montañoso que están en alto riesgo y en muchas de ellas los derrumbes ya han destruido gran parte de las comunidades. Dijo que en esas comunidades hay más de 2,000 personas que están en peligro inminente de perecer. “Jamás se había visto una saturación en los suelos de esta naturaleza y las once comunidades que se encuentran en alto riesgo están agrietadas y activamente deslizándose y ese es el peligro”, señaló Youngberg, quien indicó que debido a la alta saturación en varios lugares como la comunidad de Los Naranjos el agua está fluyendo de la tierra. De acuerdo a Youngberg, los deslizamientos son la mayor amenaza que tienen y es un peligro inminente para las estructuras y las personas que viven en las zonas de riesgo. El regidor indicó que los fenómenos naturales Eta y Iota han dejado más de 1,200 damnificados e indicó que hay habilitados nueve albergues. “Iota hizo más daño que eta. El suelo ya estaba saturado por eta y el terreno no tenía capacidad de retención”. Informó que la empresa privada, los productores agrícolas, avícolas, iglesias y la población en general les están ayudando con la alimentación y otros productos para los damnificados. Adalberto López, poblador de la aldea La Fe que es una de las once comunidades devastadas por Iota y Eta, dijo que hay diez casas destruidas. “Estamos en críticas condiciones porque hay destrucción, estamos incomunicados y sin energía eléctrica”, expresó López. El morador de la aldea La Fe dijo que la destrucción se suscitó el martes “cuando se empezó a abrir la tierra en horas de la mañana”. Adalberto López aseguró que afortunadamente no se reportaron muertos ya que en las casas que resultaron destruidas no habían personas porque se salieron a tiempo al percatarse de las fisuras en las viviendas y la tierra.,

La Prensa

SANTA CRUZ DE YOJOA.

Los derrumbes provocados por la saturación de agua en las montañas de Peña Blanca han generado destrucción en once aldeas.

Más de 2,000 personas están en peligro de perecer, pues hay dificultad para evacuarlas porque las crecidas en las quebradas y la destrucción de las carreteras impiden el paso a las comunidades.

Efectivos de la Fuerza Aérea Hondureña y colombiana rescataron ayer en helicópteros a 35 personas de las comunidades de Río Seco y Los Planes, la mayoría de la tercera edad y niños.

Ayer efectivos de la Fuerza Aérea Hondureña rescataron a unas 35 personas en las aldeas Río Seco y Los Planes.

Un deslave cortó el paso a Las Vegas al destruir un tramo de la principal carretera de esa zona y tres casas en la aldea Flores del Bijao.

Carlos David Díaz, quien es el dueño de una de las viviendas que destruyó el derrumbe, dijo que el incidente se dio el miércoles a las 3:30 de la madrugada.

“El problema es que debajo de la tierra hay un nacimiento de agua y el suelo colapsó por la saturación y sucedió el derrumbe”, expresó.

Díaz manifestó que fue algo inesperado porque nunca se imaginaron que existía el nacimiento subterráneo, ya que en el lugar no había ni una quebrada y tampoco fluía agua.

Indicó que las casas de dos hermanas suyas también fueron destruidas por el deslave.

“Primero cedió la carretera por partes y miramos lo que estaba sucediendo y después la casa se fue como en un pantano, se hundió y fue a dar abajo”, relató don Carlos David.

“Yo me salí antes de que se derrumbara la casa porque sentí que temblaba.

Yo quedé en la calle porque perdí todo y esperamos que nos ayude el Gobierno porque el esfuerzo de toda una vida se nos fue”, expresó Díaz.

El ingeniero civil Antonio Lagos, quien labora para la empresa minera Ampac y quien está dirigiendo los trabajos de reconstrucción de la carretera, dijo que el “efecto del fenómeno que hemos tenido ha saturado totalmente el suelo y la zona tenía nacimientos subterráneos que se saturaron y el agua no tuvo por dónde salir y rompió todo el paso”.

El ingeniero indicó que en una semana esperan que se restablezca el paso en la carretera porque el terreno está bien saturado y es difícil meter maquinaria porque se hunde y explicó que “lo que estamos haciendo es colocando un filtro subterráneo con geotextiles para que el agua siga fluyendo por debajo y que no cause presión al relleno que vamos a instalar”.

1,200 damnificados han dejado en el municipio de Santa Cruz de Yojoa Los fenómenos naturales Iota y Eta que azotaron el país.

Destrucción de aldeasEl regidor municipal de Santa Cruz de Yojoa y coordinador del Distrito Turístico Joya de los Lagos, Stephen Youngberg, dijo que en el casco urbano de Peña Blanca cuatro barrios fueron afectados por las lluvias.

Youngberg indicó que en el casco urbano de Santa Cruz de Yojoa fueron mínimos los daños, “pero en los campos bananeros se dio un desastre y se necesita mucha ayuda para las personas que se encuentran albergadas ya que tienen muchas necesidades”.

“La situación en el sector montañoso es terrible.

Hoy (ayer) se están evacuando en helicópteros 35 personas, la mayoría de la tercera edad y niños en Planes y Río Seco porque por tierra no hay cómo hacerlo en vista de que las carreteras están destruidas y las quebradas se encuentran crecidas ya que en la zona sigue lloviendo”, indicó.

Según el funcionario municipal, hay once comunidades en el sector montañoso que están en alto riesgo y en muchas de ellas los derrumbes ya han destruido gran parte de las comunidades.

Dijo que en esas comunidades hay más de 2,000 personas que están en peligro inminente de perecer.

“Jamás se había visto una saturación en los suelos de esta naturaleza y las once comunidades que se encuentran en alto riesgo están agrietadas y activamente deslizándose y ese es el peligro”, señaló Youngberg, quien indicó que debido a la alta saturación en varios lugares como la comunidad de Los Naranjos el agua está fluyendo de la tierra.

De acuerdo a Youngberg, los deslizamientos son la mayor amenaza que tienen y es un peligro inminente para las estructuras y las personas que viven en las zonas de riesgo.

El regidor indicó que los fenómenos naturales Eta y Iota han dejado más de 1,200 damnificados e indicó que hay habilitados nueve albergues.

“Iota hizo más daño que eta.

El suelo ya estaba saturado por eta y el terreno no tenía capacidad de retención”.

Informó que la empresa privada, los productores agrícolas, avícolas, iglesias y la población en general les están ayudando con la alimentación y otros productos para los damnificados.

Adalberto López, poblador de la aldea La Fe que es una de las once comunidades devastadas por Iota y Eta, dijo que hay diez casas destruidas.

“Estamos en críticas condiciones porque hay destrucción, estamos incomunicados y sin energía eléctrica”, expresó López.

El morador de la aldea La Fe dijo que la destrucción se suscitó el martes “cuando se empezó a abrir la tierra en horas de la mañana”.

Adalberto López aseguró que afortunadamente no se reportaron muertos ya que en las casas que resultaron destruidas no habían personas porque se salieron a tiempo al percatarse de las fisuras en las viviendas y la tierra.

,