Deuda política e integración de mesas entrampa la Ley Electoral

TEGUCIGALPA. La falta de acuerdos partidarios en la integración de las mesas electorales y el cálculo y pago de la deuda política siguen entrampando la aprobación de los últimos artículos de la nueva Ley Electoral. Honduras tiene previsto celebrar elecciones primarias el próximo 14 de marzo, pero bajo la tutela de la vieja Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas. Las fuerzas partidarias representadas en el Congreso Nacional no pudieron ponerse de acuerdo en estos y otros puntos de la nueva normativa y han acordado retomar su discusión en la semana del 20 de marzo, seis días después de las primarias. La nueva Ley Electoral consta de 333 artículos, de los cuales se han aprobado 230 y algunos en los que todavía no hay consenso han quedado en suspenso, entre ellos los que tienen que ver con la deuda política, la conformación de las mesas y las atribuciones de los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE). Cuello de botella. Tomás Zambrano, secretario del Poder Legislativo, comentó a LA PRENSA que el cuello de botella se encuentra en la propuesta de que las mesas sean integradas por cinco miembros, tres de los partidos mayoritarios y dos de los partidos pequeños, escogidos de forma aleatoria. Zambrano es del criterio que se deben aprobar los capítulos y artículos en los que haya consenso y dejar los conflictivos hasta el final, pero “los partidos de oposición han pedido que se apruebe la totalidad de la ley hasta que se tenga consenso en este punto, es por esa razón que no se ha sometido a la cámara legislativa”. Dijo que esperan retomar en las próximas semanas nuevamente la discusión y aprobación de la nueva ley como compromiso, obligación y responsabilidad de este Congreso Nacional. “Tenemos que buscar la aprobación de esta nueva norma de fortalecimiento de la democracia en el país para darle mayor transparencia, más respaldo, más credibilidad y más confianza al próximo proceso electoral y que esta nueva ley se encuentre vigente para regir el proceso electoral general, eso es lo que esperamos”, acotó. El jefe de la bancada liberal, Mario Segura, dijo a LA PRENSA que Libre y el Partido Liberal apoyan el dictamen de la ley en el sentido que el pago de la deuda sea de acuerdo con los votos que saque cada partido en las elecciones y no con base en cuotas fijas como el pasado. En cuanto a la conformación de las mesas hay un acuerdo que esté integrada por cinco miembros; pero ahora una facción del Partido Nacional está pidiendo que los cargos de las mesas sean repartidos entre cinco y no entre tres como era el acuerdo. Inicialmente los cargos de presidente, secretario y escrutador de las mesas iban a ser rifados entre los partidos Nacional, Liberal y Libertad y Refundación (Libre); pero ahora los nacionalistas sugieren que esos tres puestos sean distribuidos entre los cinco integrantes de cada junta receptora de votos. “Eso ha empantanado el proceso y se ha llegado a un acuerdo de que se iba a terminar de aprobar la Ley Electoral una vez pasadas las elecciones primarias, puesto que ya estarán definidos los liderazgos de cada partido”, indicó. Segura dijo que se ha definido el 20 de marzo para retomar las conversaciones.,

campaña. Las bancadas retomarán la ley hasta después de las primarias y que se elijan a los candidatos.

TEGUCIGALPA.

La falta de acuerdos partidarios en la integración de las mesas electorales y el cálculo y pago de la deuda política siguen entrampando la aprobación de los últimos artículos de la nueva Ley Electoral.

Honduras tiene previsto celebrar elecciones primarias el próximo 14 de marzo, pero bajo la tutela de la vieja Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas.

Las fuerzas partidarias representadas en el Congreso Nacional no pudieron ponerse de acuerdo en estos y otros puntos de la nueva normativa y han acordado retomar su discusión en la semana del 20 de marzo, seis días después de las primarias.

La nueva Ley Electoral consta de 333 artículos, de los cuales se han aprobado 230 y algunos en los que todavía no hay consenso han quedado en suspenso, entre ellos los que tienen que ver con la deuda política, la conformación de las mesas y las atribuciones de los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Cuello de botella.

Tomás Zambrano, secretario del Poder Legislativo, comentó a LA PRENSA que el cuello de botella se encuentra en la propuesta de que las mesas sean integradas por cinco miembros, tres de los partidos mayoritarios y dos de los partidos pequeños, escogidos de forma aleatoria.

Zambrano es del criterio que se deben aprobar los capítulos y artículos en los que haya consenso y dejar los conflictivos hasta el final, pero “los partidos de oposición han pedido que se apruebe la totalidad de la ley hasta que se tenga consenso en este punto, es por esa razón que no se ha sometido a la cámara legislativa”.

Dijo que esperan retomar en las próximas semanas nuevamente la discusión y aprobación de la nueva ley como compromiso, obligación y responsabilidad de este Congreso Nacional.

“Tenemos que buscar la aprobación de esta nueva norma de fortalecimiento de la democracia en el país para darle mayor transparencia, más respaldo, más credibilidad y más confianza al próximo proceso electoral y que esta nueva ley se encuentre vigente para regir el proceso electoral general, eso es lo que esperamos”, acotó.

El jefe de la bancada liberal, Mario Segura, dijo a LA PRENSA que Libre y el Partido Liberal apoyan el dictamen de la ley en el sentido que el pago de la deuda sea de acuerdo con los votos que saque cada partido en las elecciones y no con base en cuotas fijas como el pasado.

En cuanto a la conformación de las mesas hay un acuerdo que esté integrada por cinco miembros; pero ahora una facción del Partido Nacional está pidiendo que los cargos de las mesas sean repartidos entre cinco y no entre tres como era el acuerdo.

Inicialmente los cargos de presidente, secretario y escrutador de las mesas iban a ser rifados entre los partidos Nacional, Liberal y Libertad y Refundación (Libre); pero ahora los nacionalistas sugieren que esos tres puestos sean distribuidos entre los cinco integrantes de cada junta receptora de votos.

“Eso ha empantanado el proceso y se ha llegado a un acuerdo de que se iba a terminar de aprobar la Ley Electoral una vez pasadas las elecciones primarias, puesto que ya estarán definidos los liderazgos de cada partido”, indicó.

Segura dijo que se ha definido el 20 de marzo para retomar las conversaciones.

,