El Progreso urge de L750 millones para levantarse

SAN PEDRO SULA. Este pujante municipio es uno de los más afectados del valle de Sula por las tormentas Eta y Iota, lo que dejó pérdidas millonarias en diferentes actividades, y, según las primeras evaluaciones, requieren de al menos 750 millones de lempiras para emprender la reconstrucción de la infraestructura vial y productiva dañada. Roberto Zelaya Flores, gerente general de la alcaldía de El Progreso, manifestó que el municipio ha sido afectado en todos los aspectos; desde el punto de vista geográfico, está dañado todo el sector norte, los antes campos bananeros, sector sur, aldeas y caseríos, en algunos de los cuales aún hay comunidades que se mantienen inundadas. “En la ciudad se perjudicaron los cuadrantes noroeste, suroeste y noreste, en resumen tenemos daños en 75 comunidades, lo que afectan a unas 255,000 personas. En el municipio hay funcionando 92 albergues, adonde están refugiadas alrededor de nueve mil ciudadanos de todas las edades”, informó el funcionario. “Hemos tenido el doble de afectación de lo que se produjo con el huracán Mitch”: Roberto Zelaya,gerente Municipalidad . En la red vial de la zona rural, todos los caminos y carreteras secundarias y terciarias están muy dañados; colapsaron alrededor de 12 puentes, varias cajas puente y los cortes de comunicación vial entre El Progreso y Santa Rita, en la carretera RN-21, en la que hay destrucción en el pavimento. “De inmediato con recursos municipales se ha trabajado en las zonas dañadas para habilitar los pasos, hay muchos barrios y colonias que aún están incomunicados por los daños en las calles y avenidas, ya hemos hecho el análisis de todos lo ocasionado”, expresó el funcionario. En El Progreso apelan a la asistencia del Gobierno y de la ayuda internacional, para restablecer toda la infraestructura, para lo que se requiere de millones de lempiras. En el sector agrícola y pecuario hay incontables daños en plantaciones de caña, banano, palma africana, arroz, maíz, frijoles y hatos de ganado. ReconstrucciónAyer en El Progreso comenzaron la operación Juntos reconstruyendo El Progreso, que consiste en operativos masivos de alrededor de 200 empleados municipales, auxiliados de volquetas, retroexcavadoras, cargadoras y patroles. La positiva acción estará durante nueve días consecutivos y consiste en la limpieza y retiro de desechos y escombros, con equipo y maquinaria pesada en todos los barrios y colonias afectadas por el paso de las tormentas, así como también la reparación de vías en el área urbana y accesos a las diferentes comunidades de la zona rural. “Perdimos todo, pero ya tenemos tres semanas y queremos regresar a nuestra aldea”:Blanca Cáceres,Habitante de los campos. AfectadosMiles de damnificados se mantienen en los albergues, pero algunos pobladores ya están desesperados y están regresando a sus comunidades en los campos bananeros. A diferencia de otras familias que ya pueden volver a sus comunidades, aún hay muchas familias que tendrán que permanecer en los albergues porque han perdido sus viviendas o sus aldeas aún están inundadas. Yenni Raquel Paz, pobladora de la colonia Palermo, manifestó que la vivienda que alquilaba fue destruida y quedó en la calle con su madre y dos hijos, entre ellos uno con discapacidad.,

La Prensa

SAN PEDRO SULA.

Este pujante municipio es uno de los más afectados del valle de Sula por las tormentas Eta y Iota, lo que dejó pérdidas millonarias en diferentes actividades, y, según las primeras evaluaciones, requieren de al menos 750 millones de lempiras para emprender la reconstrucción de la infraestructura vial y productiva dañada.

Roberto Zelaya Flores, gerente general de la alcaldía de El Progreso, manifestó que el municipio ha sido afectado en todos los aspectos; desde el punto de vista geográfico, está dañado todo el sector norte, los antes campos bananeros, sector sur, aldeas y caseríos, en algunos de los cuales aún hay comunidades que se mantienen inundadas.

“En la ciudad se perjudicaron los cuadrantes noroeste, suroeste y noreste, en resumen tenemos daños en 75 comunidades, lo que afectan a unas 255,000 personas.

En el municipio hay funcionando 92 albergues, adonde están refugiadas alrededor de nueve mil ciudadanos de todas las edades”, informó el funcionario.

“Hemos tenido el doble de afectación de lo que se produjo con el huracán Mitch”: Roberto Zelaya,gerente Municipalidad .

En la red vial de la zona rural, todos los caminos y carreteras secundarias y terciarias están muy dañados; colapsaron alrededor de 12 puentes, varias cajas puente y los cortes de comunicación vial entre El Progreso y Santa Rita, en la carretera RN-21, en la que hay destrucción en el pavimento.

“De inmediato con recursos municipales se ha trabajado en las zonas dañadas para habilitar los pasos, hay muchos barrios y colonias que aún están incomunicados por los daños en las calles y avenidas, ya hemos hecho el análisis de todos lo ocasionado”, expresó el funcionario.

En El Progreso apelan a la asistencia del Gobierno y de la ayuda internacional, para restablecer toda la infraestructura, para lo que se requiere de millones de lempiras.

En el sector agrícola y pecuario hay incontables daños en plantaciones de caña, banano, palma africana, arroz, maíz, frijoles y hatos de ganado.

ReconstrucciónAyer en El Progreso comenzaron la operación Juntos reconstruyendo El Progreso, que consiste en operativos masivos de alrededor de 200 empleados municipales, auxiliados de volquetas, retroexcavadoras, cargadoras y patroles.

La positiva acción estará durante nueve días consecutivos y consiste en la limpieza y retiro de desechos y escombros, con equipo y maquinaria pesada en todos los barrios y colonias afectadas por el paso de las tormentas, así como también la reparación de vías en el área urbana y accesos a las diferentes comunidades de la zona rural.

“Perdimos todo, pero ya tenemos tres semanas y queremos regresar a nuestra aldea”:Blanca Cáceres,Habitante de los campos.

AfectadosMiles de damnificados se mantienen en los albergues, pero algunos pobladores ya están desesperados y están regresando a sus comunidades en los campos bananeros.

A diferencia de otras familias que ya pueden volver a sus comunidades, aún hay muchas familias que tendrán que permanecer en los albergues porque han perdido sus viviendas o sus aldeas aún están inundadas.

Yenni Raquel Paz, pobladora de la colonia Palermo, manifestó que la vivienda que alquilaba fue destruida y quedó en la calle con su madre y dos hijos, entre ellos uno con discapacidad.

,