En la calle quedaron más de 2,000 habitantes de la colonia Guadalupe

San Manuel. Regresaron a sus casas y las hallaron destruidas. Para más de 2,000 habitantes de la colonia Guadalupe es el momento más desgarrador que les ha tocado vivir. La furia del río Ulúa los dejó sin hogar. Desde el bulevar que conduce de La Lima a El Progreso se observa la destrucción, pero ingresar a la colonia es impactante porque viviendas enteras fueron destruidas, algunas con suerte solo perdieron el techo o los muros, pero la mayoría están inhabitables. En la colonia Guadalupe habitaban más de 400 familias, algunas ya han sido desalojadas de los albergues, por lo que han tenido que retornar a su comunidad, pero como sus casas están destruidas se han ubicado a orillas o en la mediana del bulevar. La escuela también está a punto de colapsar, pero ante la necesidad algunos pobladores han hecho trabajos de limpieza para instalarse en algunas aulas. José Álvarez, presidente del patronato, manifestó que la colonia está totalmente destruida. “Después de tantos logros y desarrollo que teníamos ahora estamos en una zona inhabitable, no tenemos sistema eléctrico, ni agua para limpiar las casas, algunas por lo menos se les puede cambiar el techo, otras tienen las paredes destruidas, en mi vivienda cayó un árbol y la destruyó, quedamos en la calle”, relató con angustia el líder comunal. En la zona había al menos 30 casas de madera, las cuales según los vecinos fueron arrancadas por la fuerza del agua desde el piso, por lo que las familias urgen de proyectos de viviendas, porque no les quedaron ni las paredes. “Estamos en el olvido por parte de las autoridades, la única ayuda que recibimos es la de personas que pasan por el bulevar, pero urgimos de maquinaria pesada y un generador eléctrico porque el sistema de agua es por medio de bombeo y necesitamos agua limpia para lo básico”, agregó Álvarez. En la colonia ya se reportan muchas personas enfermas, con problemas respiratorios, alergias en la piel y gastrointestinales, por lo que hacen un llamado para que les llegue con urgencia una brigada médica, principalmente para los niños que tienen que vivir en el lodo contaminado. Baltazar Guevara es habitante de la Guadalupe, y manifestó que tiene más de 40 años de vivir en la zona. “Nunca había vivido algo similar, para el huracán Mitch se inundaron las casas, pero ahora quedaron destruidas, yo tenía un negocio y perdí todos mis productos, quedamos en la calle”. En los alrededores hay otras colonias como la Liberación, Omonita y El Banano, en donde miles de personas solicitan donaciones de agua en cisternas, colchonetas, alimentos, leche para niños, pañales y medicamentos para cientos de ancianos que ya tienen más de un mes sin tratamientos médicos.,

La Prensa

San Manuel.

Regresaron a sus casas y las hallaron destruidas.

Para más de 2,000 habitantes de la colonia Guadalupe es el momento más desgarrador que les ha tocado vivir.

La furia del río Ulúa los dejó sin hogar.

Desde el bulevar que conduce de La Lima a El Progreso se observa la destrucción, pero ingresar a la colonia es impactante porque viviendas enteras fueron destruidas, algunas con suerte solo perdieron el techo o los muros, pero la mayoría están inhabitables.

En la colonia Guadalupe habitaban más de 400 familias, algunas ya han sido desalojadas de los albergues, por lo que han tenido que retornar a su comunidad, pero como sus casas están destruidas se han ubicado a orillas o en la mediana del bulevar.

La escuela también está a punto de colapsar, pero ante la necesidad algunos pobladores han hecho trabajos de limpieza para instalarse en algunas aulas.

José Álvarez, presidente del patronato, manifestó que la colonia está totalmente destruida.

“Después de tantos logros y desarrollo que teníamos ahora estamos en una zona inhabitable, no tenemos sistema eléctrico, ni agua para limpiar las casas, algunas por lo menos se les puede cambiar el techo, otras tienen las paredes destruidas, en mi vivienda cayó un árbol y la destruyó, quedamos en la calle”, relató con angustia el líder comunal.

En la zona había al menos 30 casas de madera, las cuales según los vecinos fueron arrancadas por la fuerza del agua desde el piso, por lo que las familias urgen de proyectos de viviendas, porque no les quedaron ni las paredes.

“Estamos en el olvido por parte de las autoridades, la única ayuda que recibimos es la de personas que pasan por el bulevar, pero urgimos de maquinaria pesada y un generador eléctrico porque el sistema de agua es por medio de bombeo y necesitamos agua limpia para lo básico”, agregó Álvarez.

En la colonia ya se reportan muchas personas enfermas, con problemas respiratorios, alergias en la piel y gastrointestinales, por lo que hacen un llamado para que les llegue con urgencia una brigada médica, principalmente para los niños que tienen que vivir en el lodo contaminado.

Baltazar Guevara es habitante de la Guadalupe, y manifestó que tiene más de 40 años de vivir en la zona.

“Nunca había vivido algo similar, para el huracán Mitch se inundaron las casas, pero ahora quedaron destruidas, yo tenía un negocio y perdí todos mis productos, quedamos en la calle”.

En los alrededores hay otras colonias como la Liberación, Omonita y El Banano, en donde miles de personas solicitan donaciones de agua en cisternas, colchonetas, alimentos, leche para niños, pañales y medicamentos para cientos de ancianos que ya tienen más de un mes sin tratamientos médicos.

,