Escombros, lodo y arena agobian en Chamelecón

SAN PEDRO SULA. Un panorama desolador viven los habitantes de las colonias San Jorge, Playita, San José y Sabillón Cruz luego que sus casas quedaran bajo la arena y lodo por el desbordamiento del río Chamelecón durante las tormentas Eta y Iota. Ayer algunos habitantes de estas comunidades comenzaron a limpiar escombros; sin embargo, la esperanza es nula para muchos con sus viviendas destruidas y sus pertenencias perdidas por las corrientes. Santos Rufino López, vecino de la zona, dijo que están agobiados por la limpieza extrema que deben hacer. “Le damos gracia a Dios en medio de todo porque tenemos vida”, agregó. Leonardo Bardales dijo que el sector está abandonado y no han recibido ayuda de ningún político, por lo que “solo nos toca pedirle a Dios y seguir adelante, estas son cosas de la naturaleza”. Ramón Ernesto Torres refirió que les tocó salir huyendo de sus casas con el agua a “la cintura” y que la situación es decepcionante, pues perdieron muchas cosas y no quisieran volver. “Pedimos que nos manden camiones para sacar el lodo. El pueblo está destruido, en la San Jorge y la Playita la gente lo perdió todo. Ojalá que nos manden ayuda para remover el lodo de las casas y las calles de las colonias”, finalizó,

La Prensa

SAN PEDRO SULA.

Un panorama desolador viven los habitantes de las colonias San Jorge, Playita, San José y Sabillón Cruz luego que sus casas quedaran bajo la arena y lodo por el desbordamiento del río Chamelecón durante las tormentas Eta y Iota.

Ayer algunos habitantes de estas comunidades comenzaron a limpiar escombros; sin embargo, la esperanza es nula para muchos con sus viviendas destruidas y sus pertenencias perdidas por las corrientes.

Santos Rufino López, vecino de la zona, dijo que están agobiados por la limpieza extrema que deben hacer.

“Le damos gracia a Dios en medio de todo porque tenemos vida”, agregó.

Leonardo Bardales dijo que el sector está abandonado y no han recibido ayuda de ningún político, por lo que “solo nos toca pedirle a Dios y seguir adelante, estas son cosas de la naturaleza”.

Ramón Ernesto Torres refirió que les tocó salir huyendo de sus casas con el agua a “la cintura” y que la situación es decepcionante, pues perdieron muchas cosas y no quisieran volver.

“Pedimos que nos manden camiones para sacar el lodo.

El pueblo está destruido, en la San Jorge y la Playita la gente lo perdió todo.

Ojalá que nos manden ayuda para remover el lodo de las casas y las calles de las colonias”, finalizó

,