Eta asestó nuevo golpe a la educación en Cortés y frena los reforzamientos

San Pedro Sula, Honduras. Este 2020 podría ser el peor año en la educación de Cortés. La enseñanza y el aprendizaje no solo se vio duramente afectado por la pandemia del coronavirus que obligó al cierre de centros educativos el pasado 12 de marzo, sino que ahora hay una problemática más: las pérdidas ocasionadas por el paso de la tormenta Eta por le norte de Honduras. Justo cuando el sistema educativo se prepara para comenzar los reforzamientos por la ausencia en clases virtuales, la tormenta dejó prácticamente en la calle a más del millón de personas que perdieron todo tipo de herramientas pedagógicas y tecnológicas que utilizaban sus menores. LEA: De 33% es tasa de positividad por coronavirus en alberguesMilton Ayala, director departamental de Educación de Cortés, conversó con LA PRENSA y lamentó que la tragedia obligó a “paralizar” el proceso de reforzamiento en el departamento. “Estabamos por comenzar el proceso de reforzamiento de cientos de estudiantes en Cortés pero ahora tuvimos que hacer una pausa para enfocarnos en levantar datos de los daños, población escolar afectada y otros detalles”, expresó Ayala. De momento no se ha tomado una decisión sobre cómo se solucionará este nuevo inconveniente. Cabe destacar que un sector de la población estudiantil ya había finalizado las clases en modalidad virtual. Cortés tiene alrededor de 350,000 estudiantes en los tres niveles educativos. La máxima autoridad educativa de la zona norte de Honduras, reveló que también están trabajando en la revisión de las infraestructuras escolares que fueron afectadas por las inundaciones. En los sectores donde hubo inundaciones, se localizan unos 15 colegios y escuelas del sector oficial del país entre los que destaca el Instituto Oficial Patria, Rafael Pineda Ponce y Alfonso Hernández Córdoba de La Lima; entre las escuelas está la Gabriela Mistral en el sector antes mencionado y el Carlos Rivera Ramos del sector Rivera Hernández. Sin promoción automáticaEl ministro de Educación, Arnaldo Bueso, dijo este martes que la situación en la zona norte está siendo evaluada para determinar las acciones a tomer en el caso de los estudiantes que no lograron sumarse a las clases en línea y tampoco se han reforzado. Además negó contundentemente que se les vaya a promover de grado para el 2021. “Para el próximo jueves o viernes tendremos una respuesta sobre cómo vamos a resolver la situación de los estudiantes afectados en el norte, lo cierto es que no hay promoción automática”, dijo el ministro. Más de 1,5 millones de niños hondureños están expuestos a los daños provocados por las inundaciones que dejó la depresión tropical Eta a su paso po r Honduras, según la Organización de las Nacionales Unidas (Onu). Según cifras oficiales, el cierre de los centros educativos por el coronavirus ha provocado que más de 850,000 niños hondureños no reciban clases, principalmente los del área rural, porque no tienen un ordenador, ni internet, para llevar las clases a distancia y de manera virtual. Los 650,000 menores de edad afectados por Eta, que dejó destrucción y muerte en Centroamérica, pueden sufrir síntomas psicoafectivos, ya que son los que “más sufren en sus sentimientos, su recuperación es lenta y requiere de mucho profesionalismo y de estar con ellos, acompañarlos”, enfatizó.,

La Prensa

San Pedro Sula, Honduras.

Este 2020 podría ser el peor año en la educación de Cortés.

La enseñanza y el aprendizaje no solo se vio duramente afectado por la pandemia del coronavirus que obligó al cierre de centros educativos el pasado 12 de marzo, sino que ahora hay una problemática más: las pérdidas ocasionadas por el paso de la tormenta Eta por le norte de Honduras.

Justo cuando el sistema educativo se prepara para comenzar los reforzamientos por la ausencia en clases virtuales, la tormenta dejó prácticamente en la calle a más del millón de personas que perdieron todo tipo de herramientas pedagógicas y tecnológicas que utilizaban sus menores.

LEA: De 33% es tasa de positividad por coronavirus en alberguesMilton Ayala, director departamental de Educación de Cortés, conversó con LA PRENSA y lamentó que la tragedia obligó a “paralizar” el proceso de reforzamiento en el departamento.

“Estabamos por comenzar el proceso de reforzamiento de cientos de estudiantes en Cortés pero ahora tuvimos que hacer una pausa para enfocarnos en levantar datos de los daños, población escolar afectada y otros detalles”, expresó Ayala.

De momento no se ha tomado una decisión sobre cómo se solucionará este nuevo inconveniente.

Cabe destacar que un sector de la población estudiantil ya había finalizado las clases en modalidad virtual.

Cortés tiene alrededor de 350,000 estudiantes en los tres niveles educativos.

La máxima autoridad educativa de la zona norte de Honduras, reveló que también están trabajando en la revisión de las infraestructuras escolares que fueron afectadas por las inundaciones.

En los sectores donde hubo inundaciones, se localizan unos 15 colegios y escuelas del sector oficial del país entre los que destaca el Instituto Oficial Patria, Rafael Pineda Ponce y Alfonso Hernández Córdoba de La Lima; entre las escuelas está la Gabriela Mistral en el sector antes mencionado y el Carlos Rivera Ramos del sector Rivera Hernández.

Sin promoción automáticaEl ministro de Educación, Arnaldo Bueso, dijo este martes que la situación en la zona norte está siendo evaluada para determinar las acciones a tomer en el caso de los estudiantes que no lograron sumarse a las clases en línea y tampoco se han reforzado.

Además negó contundentemente que se les vaya a promover de grado para el 2021.

“Para el próximo jueves o viernes tendremos una respuesta sobre cómo vamos a resolver la situación de los estudiantes afectados en el norte, lo cierto es que no hay promoción automática”, dijo el ministro.

Más de 1,5 millones de niños hondureños están expuestos a los daños provocados por las inundaciones que dejó la depresión tropical Eta a su paso po r Honduras, según la Organización de las Nacionales Unidas (Onu).

Según cifras oficiales, el cierre de los centros educativos por el coronavirus ha provocado que más de 850,000 niños hondureños no reciban clases, principalmente los del área rural, porque no tienen un ordenador, ni internet, para llevar las clases a distancia y de manera virtual.

Los 650,000 menores de edad afectados por Eta, que dejó destrucción y muerte en Centroamérica, pueden sufrir síntomas psicoafectivos, ya que son los que “más sufren en sus sentimientos, su recuperación es lenta y requiere de mucho profesionalismo y de estar con ellos, acompañarlos”, enfatizó.

,