Exigen esclarecer desaparición de cinco garífunas en Honduras

Tegucigalpa. Jóvenes de diversos sectores y la Organización Fraternal Negra de Honduras (Ofraneh) exigieron este viernes en Tegucigalpa el esclarecimiento de la desaparición forzada, desde el 18 de julio, de cinco jóvenes de la comunidad garífuna (negra) del Triunfo de la Cruz, en el Caribe hondureño. “Ya van 48 días y el Estado no nos ha dado una respuesta de lo que le ha sucedido a nuestros hermanos garífunas, que fueron secuestrados”, por hombres armados que vestían uniforme de la Dirección Policial de Investigación (DPI), dijo a Efe en Tegucigalpa Naama Ávila, abogada y miembro de la Ofraneh, durante un plantón celebrado en el centro de la capital hondureña. El Estado de Honduras permanece en silencioEnfundados en camisetas con el mensaje “Las vidas garífunas también importan”, los manifestantes le exigieron al Gobierno que preside Juan Orlando Hernández que se esclarezca la desaparición de los cinco jóvenes del Triunfo de la Cruz, una comunidad negra distante a tres kilómetros del turístico municipio de Tela. Ávila, una de los participantes en el plantón, señaló que aunque organismos como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) le ha han exigido al Estado hondureño que se investigue e informe sobre los jóvenes desaparecidos, “no tenemos respuesta”. Añadió que el plazo para investigar el caso se ha vencido y “el Estado de Honduras permanece en completo silencio”. El 7 de agosto, la CorteIDH emitió con urgencia una orden al Estado de Honduras de proteger a las comunidades garífunas y buscar a los jóvenes desaparecidos, en un aparente secuestro. La resolución del organismo interamericano requirió al Estado hondureño para que “adopte todas las medidas necesarias y adecuadas” para determinar el paradero de Milton Joel Martínez, Suami Aparicio Mejía, Gerardo Misael Trochez, Albert Snaider Centeno y Júnior Chávez, desaparecidos desde el 18 de julio. También se le ordenó al Estado de Honduras “adoptar todas las medidas adecuadas para proteger efectivamente los derechos a la vida e integridad personal de los integrantes de las comunidades garífunas de Triunfo de la Cruz y Punta Piedra que desarrollan colectivamente acciones de defensa de los derechos del pueblo”. Hasta ahora las autoridades hondureñas no han dado respuesta al caso, pese a que pocos días después de la desaparición de los cinco jóvenes, informaron de que esperaban dar pronto con su paradero. Defensa de la tierraOrganismos de derechos humanos y pobladores de comunidades garífunas en la costa caribeña de Honduras asocian la desaparición de los cinco jóvenes desaparecidos a los reclamos de tierra y otros derechos de la etnia negra del país centroamericano. Un mes antes de la desaparición de los cinco afrodescendientes del Triunfo de la Cruz, en la comunidad de Punta Piedra fue asesinado el líder comunal garífuna Antonio Bernárdez. El crimen contra Bernárdez estaría ligado a la exigencia de los habitantes de Punta Piedra del cumplimiento de las sentencias ordenadas por la CorteIDH a favor de los pueblos negros. Naama Ávila expresó que el Estado de Honduras, que debe ser el garante de la vida de todos los hondureños, en vez de proteger a los pueblos garífunas, vende sus tierras a grupos económicos que las explotan con fines turísticos y de otro tipo, como la extracción de minerales y daños al ambiente. A casi dos meses de la desaparición de los cinco jóvenes, no se tiene una información oficial congruente sobre cómo se está llevando a cabo la investigación, además, hay “temor por una campaña de desprestigio montada desde el Gobierno a nivel nacional e internacional mediante la que se busca desvirtuar las acciones que se han emprendido sobre los garífunas desaparecidos”, añadió. Los cinco jóvenes, según la comunidad garífuna, estaban ligados al Patronato del Triunfo de la Cruz, por lo que se presume que su secuestro estaría asociado a los reclamos sobre tierras que los pueblos afrodescendientes han venido haciendo desde hace varias décadas. En diciembre de 2015 la CorteIDH condenó al Estado de Honduras por violar la propiedad privada colectiva en perjuicio de la comunidad del Triunfo de la Cruz, en un caso asociado con distintos problemas en torno al territorio de esa comunidad del departamento caribeño de Atlántida. Según señaló la CorteIDH, los pobladores de ese lugar, no poseen un título de propiedad sobre su territorio ancestral, idóneo y culturalmente adecuado, además de que se les ha denegado el derecho a la participación en la toma de decisiones en asuntos que les conciernen y se violaron sus garantías judiciales. Además, la CorteIDH declaró que Honduras es internacionalmente responsable por la violación del derecho a la propiedad colectiva por haber incumplido sus obligaciones de delimitar y demarcar cientos de hectáreas de territorio que le habían sido conferidas a la comunidad. Resolución de la Corte Interamericana no se cumpleNassay Crisanto, una joven de la comunidad garífuna, residente en Tegucigalpa, dijo a Efe que a cinco años de una resolución de la CorteIDH a favor del Triunfo de la Cruz, el Estado no ha cumplido con la certificación de sus tierras y se siguen violentando los derechos de la etnia negra en el país. “Estamos aquí ejerciendo acciones mediante las que podemos visibilizar lo que le está pasando a nuestros pueblos”, enfatizó Crisanto, quien además es embajadora cultural a través de la danza garífuna. “Le pedimos al Estado que deje de vender nuestras tierras a empresas que quieren construir megaproyectos, porque con eso despojan a nuestra gente de lo suyo, matan a nuestra gente y dañan a nuestro pueblo, al medio ambiente”, recalcó Crisanto, estudiante de leyes en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Durante el plantón celebrado en Tegucigalpa, los jóvenes manifestantes también pintaron en una bandera grande, en negro y amarillo, el mensaje “Las vidas garífunas también importan”.,

La Prensa

Tegucigalpa.

Jóvenes de diversos sectores y la Organización Fraternal Negra de Honduras (Ofraneh) exigieron este viernes en Tegucigalpa el esclarecimiento de la desaparición forzada, desde el 18 de julio, de cinco jóvenes de la comunidad garífuna (negra) del Triunfo de la Cruz, en el Caribe hondureño.

“Ya van 48 días y el Estado no nos ha dado una respuesta de lo que le ha sucedido a nuestros hermanos garífunas, que fueron secuestrados”, por hombres armados que vestían uniforme de la Dirección Policial de Investigación (DPI), dijo a Efe en Tegucigalpa Naama Ávila, abogada y miembro de la Ofraneh, durante un plantón celebrado en el centro de la capital hondureña.

El Estado de Honduras permanece en silencioEnfundados en camisetas con el mensaje “Las vidas garífunas también importan”, los manifestantes le exigieron al Gobierno que preside Juan Orlando Hernández que se esclarezca la desaparición de los cinco jóvenes del Triunfo de la Cruz, una comunidad negra distante a tres kilómetros del turístico municipio de Tela.

Ávila, una de los participantes en el plantón, señaló que aunque organismos como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) le ha han exigido al Estado hondureño que se investigue e informe sobre los jóvenes desaparecidos, “no tenemos respuesta”.

Añadió que el plazo para investigar el caso se ha vencido y “el Estado de Honduras permanece en completo silencio”.

El 7 de agosto, la CorteIDH emitió con urgencia una orden al Estado de Honduras de proteger a las comunidades garífunas y buscar a los jóvenes desaparecidos, en un aparente secuestro.

La resolución del organismo interamericano requirió al Estado hondureño para que “adopte todas las medidas necesarias y adecuadas” para determinar el paradero de Milton Joel Martínez, Suami Aparicio Mejía, Gerardo Misael Trochez, Albert Snaider Centeno y Júnior Chávez, desaparecidos desde el 18 de julio.

También se le ordenó al Estado de Honduras “adoptar todas las medidas adecuadas para proteger efectivamente los derechos a la vida e integridad personal de los integrantes de las comunidades garífunas de Triunfo de la Cruz y Punta Piedra que desarrollan colectivamente acciones de defensa de los derechos del pueblo”.

Hasta ahora las autoridades hondureñas no han dado respuesta al caso, pese a que pocos días después de la desaparición de los cinco jóvenes, informaron de que esperaban dar pronto con su paradero.

Defensa de la tierraOrganismos de derechos humanos y pobladores de comunidades garífunas en la costa caribeña de Honduras asocian la desaparición de los cinco jóvenes desaparecidos a los reclamos de tierra y otros derechos de la etnia negra del país centroamericano.

Un mes antes de la desaparición de los cinco afrodescendientes del Triunfo de la Cruz, en la comunidad de Punta Piedra fue asesinado el líder comunal garífuna Antonio Bernárdez.

El crimen contra Bernárdez estaría ligado a la exigencia de los habitantes de Punta Piedra del cumplimiento de las sentencias ordenadas por la CorteIDH a favor de los pueblos negros.

Naama Ávila expresó que el Estado de Honduras, que debe ser el garante de la vida de todos los hondureños, en vez de proteger a los pueblos garífunas, vende sus tierras a grupos económicos que las explotan con fines turísticos y de otro tipo, como la extracción de minerales y daños al ambiente.

A casi dos meses de la desaparición de los cinco jóvenes, no se tiene una información oficial congruente sobre cómo se está llevando a cabo la investigación, además, hay “temor por una campaña de desprestigio montada desde el Gobierno a nivel nacional e internacional mediante la que se busca desvirtuar las acciones que se han emprendido sobre los garífunas desaparecidos”, añadió.

Los cinco jóvenes, según la comunidad garífuna, estaban ligados al Patronato del Triunfo de la Cruz, por lo que se presume que su secuestro estaría asociado a los reclamos sobre tierras que los pueblos afrodescendientes han venido haciendo desde hace varias décadas.

En diciembre de 2015 la CorteIDH condenó al Estado de Honduras por violar la propiedad privada colectiva en perjuicio de la comunidad del Triunfo de la Cruz, en un caso asociado con distintos problemas en torno al territorio de esa comunidad del departamento caribeño de Atlántida.

Según señaló la CorteIDH, los pobladores de ese lugar, no poseen un título de propiedad sobre su territorio ancestral, idóneo y culturalmente adecuado, además de que se les ha denegado el derecho a la participación en la toma de decisiones en asuntos que les conciernen y se violaron sus garantías judiciales.

Además, la CorteIDH declaró que Honduras es internacionalmente responsable por la violación del derecho a la propiedad colectiva por haber incumplido sus obligaciones de delimitar y demarcar cientos de hectáreas de territorio que le habían sido conferidas a la comunidad.

Resolución de la Corte Interamericana no se cumpleNassay Crisanto, una joven de la comunidad garífuna, residente en Tegucigalpa, dijo a Efe que a cinco años de una resolución de la CorteIDH a favor del Triunfo de la Cruz, el Estado no ha cumplido con la certificación de sus tierras y se siguen violentando los derechos de la etnia negra en el país.

“Estamos aquí ejerciendo acciones mediante las que podemos visibilizar lo que le está pasando a nuestros pueblos”, enfatizó Crisanto, quien además es embajadora cultural a través de la danza garífuna.

“Le pedimos al Estado que deje de vender nuestras tierras a empresas que quieren construir megaproyectos, porque con eso despojan a nuestra gente de lo suyo, matan a nuestra gente y dañan a nuestro pueblo, al medio ambiente”, recalcó Crisanto, estudiante de leyes en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Durante el plantón celebrado en Tegucigalpa, los jóvenes manifestantes también pintaron en una bandera grande, en negro y amarillo, el mensaje “Las vidas garífunas también importan”.

,