Guatemala ordena capturar a miles de migrantes y México ofrece cárcel

Tegucigalpa, Honduras. La última actualización del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) indica que al menos tres mil integrantes de la caravana de migrantes que salieron desde San Pedro Sula ingresaron ayer en Guatemala. De ellos, el Instituto Nacional de Migración en Honduras (INM) reportó que unos 110 hondureños fueron retornados del vecino país, luego de salir de manera irregular por el puesto fronterizo de Corinto. El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, ayer decretó estado de prevención en los departamentos adonde se movilizan los hondureños en caravana que previamente violentaron la frontera, y ordenó su inmediata detención. La disposición cubrirá por 15 días Petén, Izabal, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa y El Progreso. En un tumulto rompieron la barrera humana que la Policía de Guatemala montó para impedirles el paso. Los Ministerios de Defensa, Gobernación, Salud y Relaciones Exteriores tendrán parte activa. En tanto, México, país de inevitable paso, advirtió en un comunicado a los migrantes hondureños que si transitan de manera irregular por ese país y en el marco de las medidas sanitarias adoptadas por el covid-19, podrán ser sancionados con cárcel y multas, si no cumplen con los protocolos de bioseguridad. “El Código Penal del estado de Chiapas determina hasta cinco años de prisión, mientras que el del estado de Tabasco fija entre dos y hasta 10 años de prisión a quien cause a otro un daño en la salud. El Código Penal Federal establece sanciones de tres días a tres años de prisión y hasta 40 días de multa, a quien a sabiendas que está enfermo en período infectante ponga en peligro de contagio la salud de otro”, señalan. Estampida y un muertoCentenares de hondureños ingresaron por la frontera de Corinto hacia Izabal en Guatemala y la mayoría no utilizaban una mascarilla, viajaban algunos con menores de edad y adultos mayores. Caminaron varios kilómetros y otros se fueron a jalón. Al llegar a la frontera, en estampida rompieron el primer cerco militar. Entre gritos y una gran algarabía cruzaron. Los hondureños viajaron a pie, y varios a jalón en carros y rastrasUn hombre que participa en la caravana dijo que era la segunda vez que emigra junto a sus hijos de ocho y 14 años. “Esto lo hago por el futuro de mis hijos, a nosotros nos deportaron porque ya estábamos en Texas, pero nos agarraron”, detalló. Otros dijeron que no han tenido empleo hace más de ocho meses y buscan mejores oportunidades. La Cruz Roja Guatemalteca dio asistencia humanitaria a unas 1,310 personas en el puesto de Entre Ríos, Izabal, y también reportó que un migrante hondureño falleció al caer de un tráiler en marcha y quedó debajo de los neumáticos en el kilómetro 300. 2 ruta a la frontera Corinto en Entre Ríos, Izabal. El migrante no ha sido identificado, las personas que lo acompañaban lo conocen como Quique y salió de San Pedro Sula. Piden no exponerseLa vicecanciller Nelly Jerez lamentó la muerte del migrante y reiteró su llamado para que las personas no se arriesguen en la ruta migratoria. Pero en Guatemala hay preocupación, el Ministerio de Salud teme que haya contagiados de covid-19 en el grupo. Hombres, mujeres niños y discapacitados se observaron entre los centenares de compatriotas que salieron desde San Pedro Sula, buscando el sueño estadounidense. La Casa del Migrante en Guatemala anunció que no se dará albergue a las personas que viajan en la caravana debido a que no cuentan con un espacio adecuado que garantice la salud y seguridad de las personas que se movilizan y para su personal. Dijeron que se les entregará un kit de higiene, de bioseguridad, de alimentación y material impermeable para la lluvia.,

Los hondureños viajaron a pie, y varios a jalón en carros y rastras. En un tumulto rompieron la barrera humana que la Policía de Guatemala montó para impedirles el paso. Hombres, mujeres niños y discapacitados se observaron entre los centenares de compatriotas que salieron desde San Pedro Sula, buscando el sueño estadounidense.

Tegucigalpa, Honduras.

La última actualización del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) indica que al menos tres mil integrantes de la caravana de migrantes que salieron desde San Pedro Sula ingresaron ayer en Guatemala.

De ellos, el Instituto Nacional de Migración en Honduras (INM) reportó que unos 110 hondureños fueron retornados del vecino país, luego de salir de manera irregular por el puesto fronterizo de Corinto.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, ayer decretó estado de prevención en los departamentos adonde se movilizan los hondureños en caravana que previamente violentaron la frontera, y ordenó su inmediata detención.

La disposición cubrirá por 15 días Petén, Izabal, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa y El Progreso.

En un tumulto rompieron la barrera humana que la Policía de Guatemala montó para impedirles el paso.

Los Ministerios de Defensa, Gobernación, Salud y Relaciones Exteriores tendrán parte activa.

En tanto, México, país de inevitable paso, advirtió en un comunicado a los migrantes hondureños que si transitan de manera irregular por ese país y en el marco de las medidas sanitarias adoptadas por el covid-19, podrán ser sancionados con cárcel y multas, si no cumplen con los protocolos de bioseguridad.

“El Código Penal del estado de Chiapas determina hasta cinco años de prisión, mientras que el del estado de Tabasco fija entre dos y hasta 10 años de prisión a quien cause a otro un daño en la salud.

El Código Penal Federal establece sanciones de tres días a tres años de prisión y hasta 40 días de multa, a quien a sabiendas que está enfermo en período infectante ponga en peligro de contagio la salud de otro”, señalan.

Estampida y un muertoCentenares de hondureños ingresaron por la frontera de Corinto hacia Izabal en Guatemala y la mayoría no utilizaban una mascarilla, viajaban algunos con menores de edad y adultos mayores.

Caminaron varios kilómetros y otros se fueron a jalón.

Al llegar a la frontera, en estampida rompieron el primer cerco militar.

Entre gritos y una gran algarabía cruzaron.

Los hondureños viajaron a pie, y varios a jalón en carros y rastrasUn hombre que participa en la caravana dijo que era la segunda vez que emigra junto a sus hijos de ocho y 14 años.

“Esto lo hago por el futuro de mis hijos, a nosotros nos deportaron porque ya estábamos en Texas, pero nos agarraron”, detalló.

Otros dijeron que no han tenido empleo hace más de ocho meses y buscan mejores oportunidades.

La Cruz Roja Guatemalteca dio asistencia humanitaria a unas 1,310 personas en el puesto de Entre Ríos, Izabal, y también reportó que un migrante hondureño falleció al caer de un tráiler en marcha y quedó debajo de los neumáticos en el kilómetro 300.

2 ruta a la frontera Corinto en Entre Ríos, Izabal.

El migrante no ha sido identificado, las personas que lo acompañaban lo conocen como Quique y salió de San Pedro Sula.

Piden no exponerseLa vicecanciller Nelly Jerez lamentó la muerte del migrante y reiteró su llamado para que las personas no se arriesguen en la ruta migratoria.

Pero en Guatemala hay preocupación, el Ministerio de Salud teme que haya contagiados de covid-19 en el grupo.

Hombres, mujeres niños y discapacitados se observaron entre los centenares de compatriotas que salieron desde San Pedro Sula, buscando el sueño estadounidense.

La Casa del Migrante en Guatemala anunció que no se dará albergue a las personas que viajan en la caravana debido a que no cuentan con un espacio adecuado que garantice la salud y seguridad de las personas que se movilizan y para su personal.

Dijeron que se les entregará un kit de higiene, de bioseguridad, de alimentación y material impermeable para la lluvia.

,