Habilitan tres nuevas oficinas de Protección a la Niñez Migrante

Omoa, Cortés. Tres nuevas oficinas de Protección a la Niñez Migrante fueron inauguradas en los puestos fronterizos de Agua Caliente y Corinto, limítrofes con Guatemala, y la otra en San Pedro Sula, a través de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y World Vision Honduras. DatosSegún Dinaf, durante el año 2020 al menos 4,697 niños, niñas y adolescentes fueron deportados, de los cuales 2,107 viajaron solos, mientras que 2,590 lo hicieron acompañados. El objetivo de habilitar estos espacios es disminuir los niveles de vulnerabilidad de la niñez desplazada de manera forzada. La ejecución de las tres obras está valorada en 5 millones de lempiras e incluye la construcción y equipamiento. Los espacios habilitados son amigables, seguros y multifuncionales, y en ellos se brindarán servicios basados en un modelo de dignidad, respeto y eficiencia en articulación con otros actores. La primera Ana García expresó que “las acciones ejecutadas están encaminadas a mejorar los procesos de recibimiento de niños, niñas y adolescentes acompañados y no acompañados que retornan al país. Es por ello que se han acondicionado estos nuevos espacios, para fortalecer las atenciones de los menores que regresan a tierras hondureñas”. Lea: Déficit acumulado de Enee sube a los L57,000 millones”El año pasado cerca de 4,000 niños y niñas salieron del país, algunos acompañados, otros solos, y por eso es importante continuar mejorando la atención, para darle a nuestra niñez las mejores oportunidades una vez que retornen”, añadió García de Hernández. Con este tipo de centros se pretende mitigar las dificultades de muchos menores que se ven obligados a emigrar. Agregó que los esfuerzos son articulados por la Dinaf, teniendo socios estratégicos como Acnur y Visión Mundial Honduras, para abordar en conjunto este tema que tiene impacto regional. “La ruta migratoria está llena de peligros, ya hemos sido informados tanto por Guatemala como por México que estarán tomando medidas estrictas en el ingreso de cualquier ciudadano que llegue a sus fronteras”, puntualizó. Integración de esfuerzosLa titular de la Dinaf, Lolis María Salas, comentó que la habilitación de los nuevos espacios será un complemento para los esfuerzos encaminados con el fin de dar respuesta y disminuir los niveles de vulneración de derechos, riesgo de trata y tráfico que sufre la niñez en situación de desplazamiento forzado. Ahora con el apoyo de Acnur y World Vision Honduras se busca ofrecer condiciones dignas y seguras a través de la construcción y equipamiento de estas oficinas que reciben mayor flujo de niños y niñas migrantes en tránsito y deportados. Desde 2018, la Dinaf tiene presencia en los puntos fronterizos mediante oficiales de protección a la infancia, quienes brindan acompañamiento a los infantes y a las unidades familiares que retornan al país, así como un monitoreo y atención de los flujos de personas que salen por estos puntos fronterizos, a quienes se les brinda asistencia inmediata. Además: Dirigentes de Libre definirán el futuro de Óscar RiveraPor su parte, el representante de Acnur, Andrés Celis, expresó que para la organización que representa es un orgullo comenzar el año inaugurando esta obra en beneficio de la niñez hondureña. Aseguró que el fortalecimiento de la infraestructura de atención en zonas fronterizas y en San Pedro Sula constituye una contribución de Acnur, conjuntamente con World Vision Honduras, apoyando así los esfuerzos de la Dinaf para garantizar la debida protección con mayor presencia y mejor capacidad. <,

La Prensa

Omoa, Cortés.

Tres nuevas oficinas de Protección a la Niñez Migrante fueron inauguradas en los puestos fronterizos de Agua Caliente y Corinto, limítrofes con Guatemala, y la otra en San Pedro Sula, a través de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y World Vision Honduras.

DatosSegún Dinaf, durante el año 2020 al menos 4,697 niños, niñas y adolescentes fueron deportados, de los cuales 2,107 viajaron solos, mientras que 2,590 lo hicieron acompañados.

El objetivo de habilitar estos espacios es disminuir los niveles de vulnerabilidad de la niñez desplazada de manera forzada.

La ejecución de las tres obras está valorada en 5 millones de lempiras e incluye la construcción y equipamiento.

Los espacios habilitados son amigables, seguros y multifuncionales, y en ellos se brindarán servicios basados en un modelo de dignidad, respeto y eficiencia en articulación con otros actores.

La primera Ana García expresó que “las acciones ejecutadas están encaminadas a mejorar los procesos de recibimiento de niños, niñas y adolescentes acompañados y no acompañados que retornan al país.

Es por ello que se han acondicionado estos nuevos espacios, para fortalecer las atenciones de los menores que regresan a tierras hondureñas”.

Lea: Déficit acumulado de Enee sube a los L57,000 millones”El año pasado cerca de 4,000 niños y niñas salieron del país, algunos acompañados, otros solos, y por eso es importante continuar mejorando la atención, para darle a nuestra niñez las mejores oportunidades una vez que retornen”, añadió García de Hernández.

Con este tipo de centros se pretende mitigar las dificultades de muchos menores que se ven obligados a emigrar.

Agregó que los esfuerzos son articulados por la Dinaf, teniendo socios estratégicos como Acnur y Visión Mundial Honduras, para abordar en conjunto este tema que tiene impacto regional.

“La ruta migratoria está llena de peligros, ya hemos sido informados tanto por Guatemala como por México que estarán tomando medidas estrictas en el ingreso de cualquier ciudadano que llegue a sus fronteras”, puntualizó.

Integración de esfuerzosLa titular de la Dinaf, Lolis María Salas, comentó que la habilitación de los nuevos espacios será un complemento para los esfuerzos encaminados con el fin de dar respuesta y disminuir los niveles de vulneración de derechos, riesgo de trata y tráfico que sufre la niñez en situación de desplazamiento forzado.

Ahora con el apoyo de Acnur y World Vision Honduras se busca ofrecer condiciones dignas y seguras a través de la construcción y equipamiento de estas oficinas que reciben mayor flujo de niños y niñas migrantes en tránsito y deportados.

Desde 2018, la Dinaf tiene presencia en los puntos fronterizos mediante oficiales de protección a la infancia, quienes brindan acompañamiento a los infantes y a las unidades familiares que retornan al país, así como un monitoreo y atención de los flujos de personas que salen por estos puntos fronterizos, a quienes se les brinda asistencia inmediata.

Además: Dirigentes de Libre definirán el futuro de Óscar RiveraPor su parte, el representante de Acnur, Andrés Celis, expresó que para la organización que representa es un orgullo comenzar el año inaugurando esta obra en beneficio de la niñez hondureña.

Aseguró que el fortalecimiento de la infraestructura de atención en zonas fronterizas y en San Pedro Sula constituye una contribución de Acnur, conjuntamente con World Vision Honduras, apoyando así los esfuerzos de la Dinaf para garantizar la debida protección con mayor presencia y mejor capacidad.

<

,