Habilitarán albergues en La Lima para descongestionar los de San Pedro Sula

San Pedro Sula. Las necesidades de los damnificados son muchas y cada vez son menos las donaciones que llegan a los albergues que actualmente acogen a más de 17,600 personas de La Lima, Choloma y San Pedro Sula. Aunque el Gobierno hace llegar alimentos a los centros educativos, iglesias y centros de alcance que funcionan de albergues, la falta de colchonetas, mascarillas, ropa, zapatos y medicamentos siguen siendo parte de las carencias de los afectados por inundaciones. Acostado en un colchón en una de las aulas del centro básico Primero de Febrero de la Satélite pasa sus días Nelson Geovany Quiroz, quien antes de las inundaciones que lo obligaron a salir de su casa en La Lima, sufrió un derrame cerebral que le afectó el habla y la movilidad. Nohemí Sánchez de La Lima tiene un mes de estar albergada junto con sus tres hijos y su esposo. Quiroz se encuentra albergado con su esposa y tres hijos desde que pasó la tormenta Eta. Contó que lo perdieron todo con la inundaciones. “La casa no se la llevó de milagro”, dijo. Actualmente, entre todas sus necesidades una que más le preocupa son sus medicamentos, es por eso que hace un llamado a las personas solidarias que quieran ayudarle con las pastillas Betaserc de 24 miligramos y ácido acetil salicílico de 100 miligramos. En este mismo centro está albergada Nohemí Sánchez, de la colonia San Juan de La Lima. Compartió que casi pierde hasta el techo de su casa con las tormentas. No ha podido regresar a limpiar porque todavía hay mucho lodo y agua estancada. La alcaldía y Gobierno dan la comida en albergues, pero se necesitan colchonetas porque la mayoría duerme en el suelo. “Lo perdimos todo. Ahorita estamos con cosas prestadas que nos ha dado una persona que logró rescatar de su casa en la Rivera Hernández”, expresó la madre de tres hijos. Luego de la tormenta Iota, personas que hacían sus donaciones durante Eta han dejado de hacerlo, lo que tiene limitados a muchos de estos centros. Lesly Portillo, encargada del albergue que funciona en el centro básico Yankel Rosenthal, manifestó que la alcaldía se encarga de enviar las provisiones para que las cocinen en el lugar. Además, hacen brigadas médicas una vez a la semana, pero requieren colchonetas, ya que les donaron 35 que fueron repartidas a personas de la tercera edad, discapacitados y mujeres embarazadas. En este albergue se encuentran 455 personas, 123 de ellos son niños. “Tengo un mes de estar aquí (en el albergue). El agua levantó el techo de mi casa y las paredes se me rajaron, pero tengo que volver porque no tengo adonde ir”, indicó Dunia Hernández, que proviene de la colonia Asentamientos Humanos del sector Rivera Hernández. Alex Estévez, comisionado regional de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), indicó que tienen registrados 139 albergues en San Pedro Sula con 17,261 personas provenientes de La Lima, Rivera Hernández, Chamelecón y Céleo Gonzales. “Ya se está trabajando en habilitar unos albergues en La Lima para descongestionar los albergues de San Pedro Sula”, señaló. Estévez añadió que aunque ya hay familias que han retornado a sus casas, los albergues siguen estando llenos y las necesidades en ellos son muchas.,

La Prensa

San Pedro Sula.

Las necesidades de los damnificados son muchas y cada vez son menos las donaciones que llegan a los albergues que actualmente acogen a más de 17,600 personas de La Lima, Choloma y San Pedro Sula.

Aunque el Gobierno hace llegar alimentos a los centros educativos, iglesias y centros de alcance que funcionan de albergues, la falta de colchonetas, mascarillas, ropa, zapatos y medicamentos siguen siendo parte de las carencias de los afectados por inundaciones.

Acostado en un colchón en una de las aulas del centro básico Primero de Febrero de la Satélite pasa sus días Nelson Geovany Quiroz, quien antes de las inundaciones que lo obligaron a salir de su casa en La Lima, sufrió un derrame cerebral que le afectó el habla y la movilidad.

Nohemí Sánchez de La Lima tiene un mes de estar albergada junto con sus tres hijos y su esposo.

Quiroz se encuentra albergado con su esposa y tres hijos desde que pasó la tormenta Eta.

Contó que lo perdieron todo con la inundaciones.

“La casa no se la llevó de milagro”, dijo.

Actualmente, entre todas sus necesidades una que más le preocupa son sus medicamentos, es por eso que hace un llamado a las personas solidarias que quieran ayudarle con las pastillas Betaserc de 24 miligramos y ácido acetil salicílico de 100 miligramos.

En este mismo centro está albergada Nohemí Sánchez, de la colonia San Juan de La Lima.

Compartió que casi pierde hasta el techo de su casa con las tormentas.

No ha podido regresar a limpiar porque todavía hay mucho lodo y agua estancada.

La alcaldía y Gobierno dan la comida en albergues, pero se necesitan colchonetas porque la mayoría duerme en el suelo.

“Lo perdimos todo.

Ahorita estamos con cosas prestadas que nos ha dado una persona que logró rescatar de su casa en la Rivera Hernández”, expresó la madre de tres hijos.

Luego de la tormenta Iota, personas que hacían sus donaciones durante Eta han dejado de hacerlo, lo que tiene limitados a muchos de estos centros.

Lesly Portillo, encargada del albergue que funciona en el centro básico Yankel Rosenthal, manifestó que la alcaldía se encarga de enviar las provisiones para que las cocinen en el lugar.

Además, hacen brigadas médicas una vez a la semana, pero requieren colchonetas, ya que les donaron 35 que fueron repartidas a personas de la tercera edad, discapacitados y mujeres embarazadas.

En este albergue se encuentran 455 personas, 123 de ellos son niños.

“Tengo un mes de estar aquí (en el albergue).

El agua levantó el techo de mi casa y las paredes se me rajaron, pero tengo que volver porque no tengo adonde ir”, indicó Dunia Hernández, que proviene de la colonia Asentamientos Humanos del sector Rivera Hernández.

Alex Estévez, comisionado regional de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), indicó que tienen registrados 139 albergues en San Pedro Sula con 17,261 personas provenientes de La Lima, Rivera Hernández, Chamelecón y Céleo Gonzales.

“Ya se está trabajando en habilitar unos albergues en La Lima para descongestionar los albergues de San Pedro Sula”, señaló.

Estévez añadió que aunque ya hay familias que han retornado a sus casas, los albergues siguen estando llenos y las necesidades en ellos son muchas.

,