Honduras reporta una reducción de 83% en las estadísticas de migración irregular

Tegucigalpa, Honduras. La pandemia está teniendo un impacto en el flujo migratorio, por lo que los países de la región, incluido Honduras, coinciden en que es necesario trabajar de forma conjunta para velar por los derechos de la población migrante que es altamente vulnerable. De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Migración (INM), se reporta una disminución del 83% en los retornos, lo que significa que son menos los hondureños que han salido. En 2019 hubo 185,000 personas retornadas y en este 2020 hasta el mes de julio habían regresado 24,345, lo que representa una reducción significativa. Al mes de enero las autoridades migratorias de los Estados Unidos habían aprehendido a 2,894 compatriotas en total, incluyendo menores no acompañados, menores acompañados y adultos. Ana García de Honduras, primera dama de HondurasSobre este tema, la primera dama hondureña Ana García recordó que la situación migratoria ha sido una realidad en la región centroamericana a lo largo de la historia, y en los últimos años se ha observado un flujo migratorio muy activo de personas saliendo del país. Lea: Falleció “Chema” Martínez, diputado y expresidente del Hispano FCSeñaló que en 2014 se presentó la crisis migratoria de niños no acompañados viajando a los Estados Unidos y que una de las principales causas que aquejaba a toda la región centroamericana era la violencia. Sin embargo, “debido al esfuerzo y estrategias implementadas por los diferentes países en la lucha contra el crimen organizado y la violencia, ahora ocupa el tercer lugar como causa de la migración después de aspectos económicos y de reunificación familiar”, apuntó. La primera dama declaró que durante la II Conferencia Internacional de Migración, que se desarrolló esta semana con la participación de 16 países del continente, se abordaron los nuevos retos a los que se están enfrentando los migrantes y la necesidad de establecer acciones conjuntas que permitan atender este fenómeno en la nueva realidad. Esta pandemia ha venido a afectar mucho la movilidad, no sólo de los migrantes irregulares, sino también de los regulares y de muchas personas que en otros países se quedaron varadas ante el cierre de fronteras. “Lo que los migrantes están enfrentando es una situación muy difícil. No hay que satanizarlos, ellos no son delincuentes, son personas que tienen sueños, aspiraciones y que son las circunstancias que los obligaron a salir del país”, afirmó. De norte a surGarcía de Hernández declaró que a raíz de la pandemia el flujo migratorio tuvo un comportamiento a la inversa, ya que se ven personas viajando de norte a sur y no hacia los Estados Unidos, como ha sucedido históricamente. “Normalmente el flujo migratorio ha sido de Centroamérica hacia Estados Unidos y México; sin embargo, desde que comenzó la pandemia este tuvo un cambio con migrantes viajando de norte a sur”, expresó. Además: Salud y OPS/OMS firman acuerdo de mejora ante debilidades en abordaje al COVID-19Aseguró que se han implementado acciones necesarias para atender el retorno de muchos hondureños que de manera voluntaria pidieron ser asistidos a sus retornos, lo que incluyó la coordinación de vuelos, instalación de centros de aislamiento temporal para que pudieran cumplir la cuarentena y el regreso a sus comunidades. Asimismo, al ser Honduras un país de tránsito de ciudadanos de otros países, se ha tenido que habilitar espacios para brindarles una atención, en su mayoría a haitianos, quienes quedaron varadas en nuestro territorio.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

La pandemia está teniendo un impacto en el flujo migratorio, por lo que los países de la región, incluido Honduras, coinciden en que es necesario trabajar de forma conjunta para velar por los derechos de la población migrante que es altamente vulnerable.

De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Migración (INM), se reporta una disminución del 83% en los retornos, lo que significa que son menos los hondureños que han salido.

En 2019 hubo 185,000 personas retornadas y en este 2020 hasta el mes de julio habían regresado 24,345, lo que representa una reducción significativa.

Al mes de enero las autoridades migratorias de los Estados Unidos habían aprehendido a 2,894 compatriotas en total, incluyendo menores no acompañados, menores acompañados y adultos.

Ana García de Honduras, primera dama de HondurasSobre este tema, la primera dama hondureña Ana García recordó que la situación migratoria ha sido una realidad en la región centroamericana a lo largo de la historia, y en los últimos años se ha observado un flujo migratorio muy activo de personas saliendo del país.

Lea: Falleció “Chema” Martínez, diputado y expresidente del Hispano FCSeñaló que en 2014 se presentó la crisis migratoria de niños no acompañados viajando a los Estados Unidos y que una de las principales causas que aquejaba a toda la región centroamericana era la violencia.

Sin embargo, “debido al esfuerzo y estrategias implementadas por los diferentes países en la lucha contra el crimen organizado y la violencia, ahora ocupa el tercer lugar como causa de la migración después de aspectos económicos y de reunificación familiar”, apuntó.

La primera dama declaró que durante la II Conferencia Internacional de Migración, que se desarrolló esta semana con la participación de 16 países del continente, se abordaron los nuevos retos a los que se están enfrentando los migrantes y la necesidad de establecer acciones conjuntas que permitan atender este fenómeno en la nueva realidad.

Esta pandemia ha venido a afectar mucho la movilidad, no sólo de los migrantes irregulares, sino también de los regulares y de muchas personas que en otros países se quedaron varadas ante el cierre de fronteras.

“Lo que los migrantes están enfrentando es una situación muy difícil.

No hay que satanizarlos, ellos no son delincuentes, son personas que tienen sueños, aspiraciones y que son las circunstancias que los obligaron a salir del país”, afirmó.

De norte a surGarcía de Hernández declaró que a raíz de la pandemia el flujo migratorio tuvo un comportamiento a la inversa, ya que se ven personas viajando de norte a sur y no hacia los Estados Unidos, como ha sucedido históricamente.

“Normalmente el flujo migratorio ha sido de Centroamérica hacia Estados Unidos y México; sin embargo, desde que comenzó la pandemia este tuvo un cambio con migrantes viajando de norte a sur”, expresó.

Además: Salud y OPS/OMS firman acuerdo de mejora ante debilidades en abordaje al COVID-19Aseguró que se han implementado acciones necesarias para atender el retorno de muchos hondureños que de manera voluntaria pidieron ser asistidos a sus retornos, lo que incluyó la coordinación de vuelos, instalación de centros de aislamiento temporal para que pudieran cumplir la cuarentena y el regreso a sus comunidades.

Asimismo, al ser Honduras un país de tránsito de ciudadanos de otros países, se ha tenido que habilitar espacios para brindarles una atención, en su mayoría a haitianos, quienes quedaron varadas en nuestro territorio.

,