Honduras: retorno a clases sería presencial y virtual a partir de febrero de 2021

Tegucigalpa, Honduras. La Secretaría de Educación anunció que el retorno seguro a clases en el sistema público sería presencial y virtual a partir de febrero del próximo año. El Gobierno suspendió las clases presenciales luego que se declaró la emergencia nacional como producto de la presencia del COVID-19 en marzo anterior, el cual ha causado la muerte de 2,918 personas hasta la fecha. El ministro de esta entidad, Arnaldo Bueso, dijo que “hemos estado trabajando porque nunca nos imaginamos embates de esta naturaleza causados por el COVID-19 y después con los golpes de las tormentas Iota y Eta que han dejado tanto dolor y pérdidas en la población”. El funcionario detalló que hay “unos 10,000 estudiantes de 14 departamentos del país que han sido afectados por las dos tormentas y la mayoría de ellos se encuentran en albergues”. Puede leer: Socializan plan para reactivar visitas en cárceles de Honduras “También tenemos 534 centros educativos que fueron dañados por esos dos fenómenos naturales, esos son elementos que no estaban en consideración durante la emergencia de los últimos meses que hemos vivido como producto de la pandemia”, puntualizó. “Eso hace que tenemos que revisar y restructurar nuestra estrategia para saber cómo atender de la mejor manera a nuestros educandos”, dijo Bueso, tras señalar que desde hace unos meses han puesto en marcha las clases en más de 132 canales de televisión y la radio, además de las plataformas virtuales. Paliativo “Sabemos que nada puede sustituir a las clases presenciales donde está el maestro frente a sus alumnos, pero la forma es línea es la alternativa que tenemos”, dijo. Ministro Arnaldo BuesoAnte esa situación, según aseguró, han diseñado una estrategia llamada “El retorno seguro a clases”, que implica un mecanismo de regreso, pero ya no como antes, sino que un tanto diferenciado. “Tenemos que dividir en varios grupos un aula de clases, ya que no podemos tener el mismo número de estudiantes y agruparlos por días. Unos alumnos se retiran a sus casas con tareas, después lo hacen los otros y así sucesivamente”, sostuvo Bueso. “Todo ese proceso se hará bajo un estricto mecanismo de bioseguridad y estamos trabajando para considerar la posibilidad de ponerlo en marcha en febrero próximo con el nuevo año lectivo”, afirmó. Además: Honduras retoma acuerdo de migración ordenada por trabajo a Estados Unidos “Las clases estrictamente presenciales se iniciarán una vez que baje la curva del COVID-19 o cuando lo autorice el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), mientras tanto, nosotros iniciaremos algunos pilotajes en el área rural donde la incidencia de la enfermedad no sea muy marcada”, finalizó. DeficienciasLa cifra de alumnos que no se conectaron a sus clases no coincide con las que manejan colegios magisteriales o instituciones como el Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, que señala que más del 40% (unos 800,000) de los estudiantes desertaron o se conectaron pocas veces a sus clases debido a la falta de dinero para la compra de Internet. La Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas de 2018, y un reciente sondeo de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, señalan “la pobre cobertura” que tiene el país en Internet y otras tecnologías, a lo que se añade la pobreza que afecta a más del 60% de los 9. 3 millones de hondureños. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), más del 60% de los hondureños carece de acceso a internet y el 91% de los que tienen acceso a la red es a través de un teléfono celular prepago.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

La Secretaría de Educación anunció que el retorno seguro a clases en el sistema público sería presencial y virtual a partir de febrero del próximo año.

El Gobierno suspendió las clases presenciales luego que se declaró la emergencia nacional como producto de la presencia del COVID-19 en marzo anterior, el cual ha causado la muerte de 2,918 personas hasta la fecha.

El ministro de esta entidad, Arnaldo Bueso, dijo que “hemos estado trabajando porque nunca nos imaginamos embates de esta naturaleza causados por el COVID-19 y después con los golpes de las tormentas Iota y Eta que han dejado tanto dolor y pérdidas en la población”.

El funcionario detalló que hay “unos 10,000 estudiantes de 14 departamentos del país que han sido afectados por las dos tormentas y la mayoría de ellos se encuentran en albergues”.

Puede leer: Socializan plan para reactivar visitas en cárceles de Honduras “También tenemos 534 centros educativos que fueron dañados por esos dos fenómenos naturales, esos son elementos que no estaban en consideración durante la emergencia de los últimos meses que hemos vivido como producto de la pandemia”, puntualizó.

“Eso hace que tenemos que revisar y restructurar nuestra estrategia para saber cómo atender de la mejor manera a nuestros educandos”, dijo Bueso, tras señalar que desde hace unos meses han puesto en marcha las clases en más de 132 canales de televisión y la radio, además de las plataformas virtuales.

Paliativo “Sabemos que nada puede sustituir a las clases presenciales donde está el maestro frente a sus alumnos, pero la forma es línea es la alternativa que tenemos”, dijo.

Ministro Arnaldo BuesoAnte esa situación, según aseguró, han diseñado una estrategia llamada “El retorno seguro a clases”, que implica un mecanismo de regreso, pero ya no como antes, sino que un tanto diferenciado.

“Tenemos que dividir en varios grupos un aula de clases, ya que no podemos tener el mismo número de estudiantes y agruparlos por días.

Unos alumnos se retiran a sus casas con tareas, después lo hacen los otros y así sucesivamente”, sostuvo Bueso.

“Todo ese proceso se hará bajo un estricto mecanismo de bioseguridad y estamos trabajando para considerar la posibilidad de ponerlo en marcha en febrero próximo con el nuevo año lectivo”, afirmó.

Además: Honduras retoma acuerdo de migración ordenada por trabajo a Estados Unidos “Las clases estrictamente presenciales se iniciarán una vez que baje la curva del COVID-19 o cuando lo autorice el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), mientras tanto, nosotros iniciaremos algunos pilotajes en el área rural donde la incidencia de la enfermedad no sea muy marcada”, finalizó.

DeficienciasLa cifra de alumnos que no se conectaron a sus clases no coincide con las que manejan colegios magisteriales o instituciones como el Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, que señala que más del 40% (unos 800,000) de los estudiantes desertaron o se conectaron pocas veces a sus clases debido a la falta de dinero para la compra de Internet.

La Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas de 2018, y un reciente sondeo de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, señalan “la pobre cobertura” que tiene el país en Internet y otras tecnologías, a lo que se añade la pobreza que afecta a más del 60% de los 9.

3 millones de hondureños.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), más del 60% de los hondureños carece de acceso a internet y el 91% de los que tienen acceso a la red es a través de un teléfono celular prepago.

,