Hondureños huyen de Iota y se ponen a salvo

Choloma, Honduras. Gran parte de los pobladores del valle de Sula están atendiendo los llamados de evacuación ante la amenaza del nuevo fenómeno tropical Iota. Ya son cientos las personas que están saliendo de las zonas vulnerables para trasladarse a otras más seguras. Los bajos del municipio de Choloma son uno de los sectores más vulnerables a las inundaciones. Con la tormenta Eta, al menos 40,000 personas fueron afectadas. A pesar de que las familias estaban empezando a realizar las reconstrucciones de sus hogares y retornaban para volver a levantar sus patrimonios de los escombros, ayer creyeron que era mentira cuando escucharon las bocinas en las que les pedían que evacuaran ante la nueva tormenta que según los pronósticos estará cerca de Honduras mañana domingo. Cientos de familias atendieron el llamado y sin pensarlo dos veces después de sobrevivir a las inundaciones de la tormenta Eta, montaron sus pertenencias en carros, camiones y hasta chapulines. Las comunidades del bordo Waler, Gálvez, la Devis, Monterrey, la Bueso, Danta, entre otros, son consideradas las zonas cero, en donde hay casas destruidas, muertes de animales y destrucción de miles de hectáreas de diferentes cultivos. Una de las aldeas más afectadas es la Devis, en donde las escenas son dramáticas, ya que la comunidad quedó como que fue atacada con bombas. Las casas están completamente destruidas, muros reducidos a escombros, animales de granja como cerdos, gallinas y caballos muertos y las plantaciones fueron arrancadas de raíz por la fuerza del agua. El poblador Pedro Torres manifestó que esas comunidades quedaron destruidas porque los bordos se rompieron y el agua entró con fuerza. Aún hay pobladores desaparecidos que no se sabe si están en albergues o si fueron arrastrados por la corriente por lo que podrían estar muertos. “Regresamos ayer para tratar de reconstruir, pero si dicen que viene otra tormenta, con la naturaleza no se juega, aquí estuvimos a punto de morir, fueron los helicópteros los que nos rescataron, si no yo no estaría contando esta historia”, aseguró el habitante de la aldea Davis. Eta dejó desolación en esta zona. Varios camiones de las Fuerzas Armadas de Honduras, rescatistas salvadoreños, Cruz Roja y autoridades del Comité de Emergencia Municipal (Codem) se desplazaron ayer a las diferentes comunidades para exhortar a las familias que evacuaran esas zonas ya que están en peligro. Algunos pobladores no dudaron en aceptar los llamados, y en carros, camiones y hasta en chapulines cargaron algunas de sus pertenencias y se dirigieron a los albergues habilitados en la ciudad de Choloma. Ramón Cruz, comisionado municipal de Choloma, manifestó que les pidió a los pobladores que evacuaran. “Ya no queremos tener más personas muertas, lo material se puede reponer, pero es en este momento que están a tiempo de ser trasladados a zonas seguras”, les decía. “Aún hay al menos 20,000 pobladores en estos lugares que necesitan ser evacuados, porque la mayoría de los bordos están destruidos y estamos en una zona cero, que con otra tormenta el agua llegará arriba de los techos y tendrá mayor fuerza, lo que los pone en peligro de muerte”, explicó el funcionario. La LimaEn esa zona más de 100,000 personas fueron afectadas por las inundaciones del río Chamelecón, por lo que ante la nueva tormenta Iota todo el municipio volvería a ser inundado. Santiago Motiño, alcalde de La Lima, manifestó que ayer desde horas tempranas comenzaron con los llamados para que los residentes evacuaran, sin embargo, carecen de más albergues, porque los que tienen habilitados ya están llenos de personas que aún no habían regresado a sus hogares, porque sus comunidades siguen inundadas. Ahí también muchas personas evacuaron por sus propios medios. El ProgresoEn ese municipio no es la excepción, aún se mantienen en alerta, porque hay varias comunidades, especialmente los campos bananeros, en donde miles de personas aún están incomunicadas. Ayer en un comunicado informaron que se preparan desde ya para responder a los escenarios de riesgo que se podrían originar ante la amenaza del nuevo fenómeno natural, por lo que recomiendan a la población que habita en las zonas vulnerables, principalmente las ubicadas al margen del río Ulúa, proceder voluntariamente a evacuar las mismas, trasladándose a lugares seguros, ya sea donde un familiar o en los albergues temporales habilitados por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE). familias atendieron el llamado y sin pensarlo dos veces después de sobrevivir a las inundaciones de la tormenta Eta, montaron sus pertenencias en carros, camiones y hasta chapulines. También recordaron a la ciudadanía progreseña que se mantiene vigente la ordenanza municipal de ley seca, que prohíbe la distribución, venta y consumo de bebidas alcohólicas por tiempo indefinido mientras se mantenga la alerta roja en todo el municipio de El Progreso.,

zozobra. Sin superar la pesadilla de la tormenta Eta, los pobladores viven nueva emergencia por Iota.

Choloma, Honduras.

Gran parte de los pobladores del valle de Sula están atendiendo los llamados de evacuación ante la amenaza del nuevo fenómeno tropical Iota.

Ya son cientos las personas que están saliendo de las zonas vulnerables para trasladarse a otras más seguras.

Los bajos del municipio de Choloma son uno de los sectores más vulnerables a las inundaciones.

Con la tormenta Eta, al menos 40,000 personas fueron afectadas.

A pesar de que las familias estaban empezando a realizar las reconstrucciones de sus hogares y retornaban para volver a levantar sus patrimonios de los escombros, ayer creyeron que era mentira cuando escucharon las bocinas en las que les pedían que evacuaran ante la nueva tormenta que según los pronósticos estará cerca de Honduras mañana domingo.

Cientos de familias atendieron el llamado y sin pensarlo dos veces después de sobrevivir a las inundaciones de la tormenta Eta, montaron sus pertenencias en carros, camiones y hasta chapulines.

Las comunidades del bordo Waler, Gálvez, la Devis, Monterrey, la Bueso, Danta, entre otros, son consideradas las zonas cero, en donde hay casas destruidas, muertes de animales y destrucción de miles de hectáreas de diferentes cultivos.

Una de las aldeas más afectadas es la Devis, en donde las escenas son dramáticas, ya que la comunidad quedó como que fue atacada con bombas.

Las casas están completamente destruidas, muros reducidos a escombros, animales de granja como cerdos, gallinas y caballos muertos y las plantaciones fueron arrancadas de raíz por la fuerza del agua.

El poblador Pedro Torres manifestó que esas comunidades quedaron destruidas porque los bordos se rompieron y el agua entró con fuerza.

Aún hay pobladores desaparecidos que no se sabe si están en albergues o si fueron arrastrados por la corriente por lo que podrían estar muertos.

“Regresamos ayer para tratar de reconstruir, pero si dicen que viene otra tormenta, con la naturaleza no se juega, aquí estuvimos a punto de morir, fueron los helicópteros los que nos rescataron, si no yo no estaría contando esta historia”, aseguró el habitante de la aldea Davis.

Eta dejó desolación en esta zona.

Varios camiones de las Fuerzas Armadas de Honduras, rescatistas salvadoreños, Cruz Roja y autoridades del Comité de Emergencia Municipal (Codem) se desplazaron ayer a las diferentes comunidades para exhortar a las familias que evacuaran esas zonas ya que están en peligro.

Algunos pobladores no dudaron en aceptar los llamados, y en carros, camiones y hasta en chapulines cargaron algunas de sus pertenencias y se dirigieron a los albergues habilitados en la ciudad de Choloma.

Ramón Cruz, comisionado municipal de Choloma, manifestó que les pidió a los pobladores que evacuaran.

“Ya no queremos tener más personas muertas, lo material se puede reponer, pero es en este momento que están a tiempo de ser trasladados a zonas seguras”, les decía.

“Aún hay al menos 20,000 pobladores en estos lugares que necesitan ser evacuados, porque la mayoría de los bordos están destruidos y estamos en una zona cero, que con otra tormenta el agua llegará arriba de los techos y tendrá mayor fuerza, lo que los pone en peligro de muerte”, explicó el funcionario.

La LimaEn esa zona más de 100,000 personas fueron afectadas por las inundaciones del río Chamelecón, por lo que ante la nueva tormenta Iota todo el municipio volvería a ser inundado.

Santiago Motiño, alcalde de La Lima, manifestó que ayer desde horas tempranas comenzaron con los llamados para que los residentes evacuaran, sin embargo, carecen de más albergues, porque los que tienen habilitados ya están llenos de personas que aún no habían regresado a sus hogares, porque sus comunidades siguen inundadas.

Ahí también muchas personas evacuaron por sus propios medios.

El ProgresoEn ese municipio no es la excepción, aún se mantienen en alerta, porque hay varias comunidades, especialmente los campos bananeros, en donde miles de personas aún están incomunicadas.

Ayer en un comunicado informaron que se preparan desde ya para responder a los escenarios de riesgo que se podrían originar ante la amenaza del nuevo fenómeno natural, por lo que recomiendan a la población que habita en las zonas vulnerables, principalmente las ubicadas al margen del río Ulúa, proceder voluntariamente a evacuar las mismas, trasladándose a lugares seguros, ya sea donde un familiar o en los albergues temporales habilitados por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

familias atendieron el llamado y sin pensarlo dos veces después de sobrevivir a las inundaciones de la tormenta Eta, montaron sus pertenencias en carros, camiones y hasta chapulines.

También recordaron a la ciudadanía progreseña que se mantiene vigente la ordenanza municipal de ley seca, que prohíbe la distribución, venta y consumo de bebidas alcohólicas por tiempo indefinido mientras se mantenga la alerta roja en todo el municipio de El Progreso.

,