Huracán Eta: las correntadas dieron vuelta a los vehículos

San Pedro Sula. Miles de familias damnificadas y decenas de desaparecidos ha dejado a su paso el huracán Eta por la Planeta y la Céleo Gonzales, dos sectores del norte del país severamente afectados por el fenómeno climático. Eta, en cuanto a daños, es considerado más potente que el Mitch, huracán que en 1998 destruyó Honduras, El Salvador y parte de Nicaragua. Personas atrapadas en zonas de difícil acceso están siendo rescatadas en helicóptero. La vida de miles de familias que residen en estas zonas se convirtió en una pesadilla desde la noche del pasado miércoles, cuando ante sus ojos sus hogares comenzaron a ser cubiertos por el agua, dejando a muchos prácticamente en la calle. Testimonios de los afectados señalan que bastaron unos pocos minutos para que sus viviendas quedaran sumergidas y sin la posibilidad de rescatar nada de sus pertenencias personales, más que documentos y poca ropa. Ciudadanos han llegado a entregar donaciones a los damnificados. Los más precavidos comenzaron con la evacuación antes de que el desbordamiento del río Chamelecón provocara estragos en ambos sectores, pero quienes por el temor de dejar su patrimonio abandonado no salieron a tiempo debieron ser rápidos para buscar refugio en los techos de sus casas con el fin de salvar sus vidas. Aunque los niveles de agua comenzaron a bajar, hasta ayer por la tarde muchos afectados permanecían aún arriba de sus viviendas a la espera de su rescate, pero conviviendo con el miedo de que la ayuda no llegará oportunamente. “Mis primas y sus hijos que viven en la Céleo Gonzales siguen en el techo, nadie les ha querido ayudar. Los helicópteros solo pasan y no hacen nada por rescatarlas, estamos desesperados por ellos”, dijo entre lágrimas Fátima Duarte, familiar de damnificados. Las orillas y medianas del bulevar del este se han convertido en estos momentos en el refugio de todos los damnificados, quienes han levantado en estos puntos pequeñas covachas a base de toldos, láminas y cobijas. Edwin Perdomo, capitán del Cuerpo de Bomberos de La Lima, confirmó el reporte de desaparición de varios habitantes de estas comunidades, al tiempo que refirió que equipos especializados se han sumado a la labor de búsqueda para dar con su paradero. Perdomo fue esperanzador al manifestar que quizá algunas de estas personas se encuentren ya en albergues sin poder comunicarse con sus familiares, por lo que hizo un llamado a la población que tenga información de ellos para que notifique a las autoridades o lo den a conocer por medio de las redes sociales. Agregó que las tareas de rescate continúan sin parar en el resto del municipio de La Lima y recomendó a los voluntarios que se han sumado a la labor que tomen precauciones para no tener más vidas que lamentar. Apoyo sin interésUn grupo de pescadores viajó desde Puerto Cortés el jueves con sus lanchas para unirse al rescate de los damnificados de la Planeta y la Céleo Gonzales. Rubén Oviedo, miembro de la cooperativa de pescadores Copecol, explicó que gracias a su experiencia como lanchero y pescador desde hace más de 50 años no lo pensó dos veces para venir a prestar su apoyo desinteresado hasta esta parte del país, al igual que lo hizo para el Mitch y Fifí. “Trajimos 25 lanchas. Desde que vinimos no hemos parado sacando gente, nadie nos está pagando nada ni aportando nada, estamos aquí por nuestra propia voluntad de ayudar al pueblo”, aseguró Oviedo. Él y el resto de sus compañeros terminaron con su contribución ayer por la tarde, luego de que los niveles de agua comenzaran a descender por las calles, ya que por el tamaño del motor de sus lanchas ya no era factible hacer rescates en ellas. Los cuerpos de socorro esperan que para hoy las inundaciones hayan bajado más para poder poner a salvo a las personas que todavía están atrapadas. Además, ciudadanos de diferentes partes están llegando cerca de los sectores perjudicados a donar ropa, alimentos y toda clase de víveres a los damnificados y evacuados.,

La Prensa

San Pedro Sula.

Miles de familias damnificadas y decenas de desaparecidos ha dejado a su paso el huracán Eta por la Planeta y la Céleo Gonzales, dos sectores del norte del país severamente afectados por el fenómeno climático.

Eta, en cuanto a daños, es considerado más potente que el Mitch, huracán que en 1998 destruyó Honduras, El Salvador y parte de Nicaragua.

Personas atrapadas en zonas de difícil acceso están siendo rescatadas en helicóptero.

La vida de miles de familias que residen en estas zonas se convirtió en una pesadilla desde la noche del pasado miércoles, cuando ante sus ojos sus hogares comenzaron a ser cubiertos por el agua, dejando a muchos prácticamente en la calle.

Testimonios de los afectados señalan que bastaron unos pocos minutos para que sus viviendas quedaran sumergidas y sin la posibilidad de rescatar nada de sus pertenencias personales, más que documentos y poca ropa.

Ciudadanos han llegado a entregar donaciones a los damnificados.

Los más precavidos comenzaron con la evacuación antes de que el desbordamiento del río Chamelecón provocara estragos en ambos sectores, pero quienes por el temor de dejar su patrimonio abandonado no salieron a tiempo debieron ser rápidos para buscar refugio en los techos de sus casas con el fin de salvar sus vidas.

Aunque los niveles de agua comenzaron a bajar, hasta ayer por la tarde muchos afectados permanecían aún arriba de sus viviendas a la espera de su rescate, pero conviviendo con el miedo de que la ayuda no llegará oportunamente.

“Mis primas y sus hijos que viven en la Céleo Gonzales siguen en el techo, nadie les ha querido ayudar.

Los helicópteros solo pasan y no hacen nada por rescatarlas, estamos desesperados por ellos”, dijo entre lágrimas Fátima Duarte, familiar de damnificados.

Las orillas y medianas del bulevar del este se han convertido en estos momentos en el refugio de todos los damnificados, quienes han levantado en estos puntos pequeñas covachas a base de toldos, láminas y cobijas.

Edwin Perdomo, capitán del Cuerpo de Bomberos de La Lima, confirmó el reporte de desaparición de varios habitantes de estas comunidades, al tiempo que refirió que equipos especializados se han sumado a la labor de búsqueda para dar con su paradero.

Perdomo fue esperanzador al manifestar que quizá algunas de estas personas se encuentren ya en albergues sin poder comunicarse con sus familiares, por lo que hizo un llamado a la población que tenga información de ellos para que notifique a las autoridades o lo den a conocer por medio de las redes sociales.

Agregó que las tareas de rescate continúan sin parar en el resto del municipio de La Lima y recomendó a los voluntarios que se han sumado a la labor que tomen precauciones para no tener más vidas que lamentar.

Apoyo sin interésUn grupo de pescadores viajó desde Puerto Cortés el jueves con sus lanchas para unirse al rescate de los damnificados de la Planeta y la Céleo Gonzales.

Rubén Oviedo, miembro de la cooperativa de pescadores Copecol, explicó que gracias a su experiencia como lanchero y pescador desde hace más de 50 años no lo pensó dos veces para venir a prestar su apoyo desinteresado hasta esta parte del país, al igual que lo hizo para el Mitch y Fifí.

“Trajimos 25 lanchas.

Desde que vinimos no hemos parado sacando gente, nadie nos está pagando nada ni aportando nada, estamos aquí por nuestra propia voluntad de ayudar al pueblo”, aseguró Oviedo.

Él y el resto de sus compañeros terminaron con su contribución ayer por la tarde, luego de que los niveles de agua comenzaran a descender por las calles, ya que por el tamaño del motor de sus lanchas ya no era factible hacer rescates en ellas.

Los cuerpos de socorro esperan que para hoy las inundaciones hayan bajado más para poder poner a salvo a las personas que todavía están atrapadas.

Además, ciudadanos de diferentes partes están llegando cerca de los sectores perjudicados a donar ropa, alimentos y toda clase de víveres a los damnificados y evacuados.

,