Informe del CNA: Múltiples fallas detectadas en hospital móvil de Tegucigalpa

Tegucigalpa. El Consejo Nacional Anticorrupción presentó este lunes el informe “Seguimiento a la compra del hospital móvil en Tegucigalpa, adquirido por Invest-H”, en el cual detalla múltiles fallas que fueron detectadas durante diligencias investigativas. Cabe recordar que el centro modular fue adquirido por Invest-H en marzo de 2020 y llegó a Honduras el 10 de julio, pero fue hasta el viernes 29 de enero que comenzó a recibir pacientes con covid-19. En enero de 2021 el CNA realizó una inspección in situ del hospital movil que está instalado dentro del plantel del Patronato Nacional de la Infancia (Pani), con la finalidad de verificar el funcionamiento y las observaciones encontradas por un equipo técnico-científico del Hospital Escuela. VER PDF: Informe completo sobre fallas encontradas en el hospital móvil de TegucigalpaTras la visita, el equipo técnico del Hospital Escuela identificó que la UCI del hospital modular “no reúne las condiciones necesarias” para la atención de un paciente con las complicaciones que este presente, como producto del covid-19, señala el informe del CNA. “El espacio que existe de una cama no es el sugerido para el procedimiento de atención a pacientes, asimismo, es lamentable saber que no existe una instalación de lava manos para uso del personal de salud que se encuentra atendiendo los pacientes; situación que incumple con las medidas de bioseguridad, además de conocer que los flujos de aire contaminados no son tratados correctamente”, detalla el documento. Ruta de evacuación de cadáveres inadecuada según la OMS. Per la falla también se detecta en la climatización para el tratamiento de las personas enfermas. En este segmento se ha implementado las salas de presión negativa, con el objetivo principal de contener la propagación del covid-19 a través de la disminución de la presión atmosférica en la sala de aislamiento a un nivel menor que el de salas contiguas. “Además de disminuir la presión, se debe asegurar la renovación continua del aire en la sala y la presencia de un filtro especializado en la salida del aire que asegure la eliminación eficiente de partículas infecciosas”, explica el CNA. El hospital móvil de Tegucigalpa cuenta con un sistema VRF y MP-AHU para generar la presión negativa, pero según las pruebas que se realizaron, este equipo no lograba llegar a una temperatura adecuada en los contenedores en los que están ubicados. Por lo cual, como solución rápida, se colocaron aires acondicionados de 30 mil BTU que trabajan mediante recirculación de aire y que hacen todo lo contrario a lo que se requiere en un espacio de alto contagio. Fallas en infraestructura, ingeniería civil e ingeniería eléctricaDe manera extensa el informe del CNA detalla que se detectaron 37 falencias en infraestructura, agua potable, climatización, distribución física y energía eléctrica. En cuanto a la infraestrucutra el hospital móvil presenta en distintas de sus áreas un deterioro e indicios de oxidación y un alto nivel de corrosión en su parte externa, principalmente, en su parte inferior. El acceso principal al hospital, así como el acceso al área de choque, se encuentra totalmente a la intemperie. “En los meses de lluvias intensas será complicado el ingreso de los pacientes, por lo que es necesaria la construcción de una cubierta externa, la cual tiene como fin ser ese espacio en el que se realice la transferencia de camillas de la ambulancia a las del hospital”, agrega el informe. Uno de las falencias en cuanto al agua potable es que la cantidad del reservorio de agua dura para 10 días máximo, contemplando que cada paciente requiere entre 40 a 60 litros de agua diario para en el proceso de su pronta recuperación. 37 falencias fueron detectadas en el hospital móvil de Tegucigalpa. Por otra prate, la tubería de aguas residuales no está colocada de manera segura, tampoco está siguiendo los lineamientos establecidos para su funcionamiento adecuado. Sobre la climatización “se identificó una deficiencia altamente crítica con el sistema de climatización, porque está adaptada con unidades de aire acondicionados tipo mini-split de 36,000 BTU. Esta unidad está mezclada con el sistema de climatización central que trae de fábrica los módulos del hospital, donde al momento de realizarle una inspección, se pudo detallar que este sistema central no funciona para el enfriamiento al interior del contenedor y se considera como un error no permisible”, expresa el CNA. Esta falla es peligrosa porque producirá que el aire recircule efectuando la proliferación del virus en todos los espacios al interno, inclusive al externo del hospital modular; por esta razón, se expone a un alto riesgo de contagio tanto al personal de salud, a los pacientes en estado de recuperación, al personal logístico y a las personas circunvecinas. Pero también se detectaron fallas en un tema vital como es la energía eléctrica. El hospital movil de la capital no cuenta con UPS, lo que representa vulnerabilidad en todos los equipos, tanto la central de aire médico, equipos de laboratorio y módulos hospitalarios. Sistema de climatización VRF-AHU no funciona; se desconoce su estado de garantía. Al presentarse cortes de energía, existe un retraso de aproximadamente 1 minuto con 20 segundos para la activación y estabilización de energía eléctrica completa con los generadores, lo cual hace que un paciente que está conectado a un ventilador mecánico o cualquier otro equipo de emergencia no podrá recibirlo. También se detectó que la mayoría de los equipos funcionan en ciclos energéticos de 50Hz y Honduras utiliza equipos a 60Hz, “lo que en el pasar del tiempo, estos se dañaran en un lapso menor a lo previsto por no contar con la secuencia de energía requerida”, explica el informe técnico. Conclusión del CNAEl informe del CNA concluye que el hospital de aislamiento modular de Tegucigalpa no es apto para la atención de pacientes infectados por el covid-19, ya que con las fallas detectadas el centro no reune las condiciones mínimas para un buen uso y tratamiento a pacientes contagiados por coronavirus. “El hospital modular no cuenta con instalaciones para tener un área de cuidados intensivos. En caso de una emergencia cardiorrespiratoria, no existen espacios para brindar respuestas inmediatas, como ser áreas de reanimación anestésica, quirófanos y otros espacios con posibilidades de acondicionamiento para tratamiento intensivo”, agrega el estudio.,

La Prensa

Tegucigalpa.

El Consejo Nacional Anticorrupción presentó este lunes el informe “Seguimiento a la compra del hospital móvil en Tegucigalpa, adquirido por Invest-H”, en el cual detalla múltiles fallas que fueron detectadas durante diligencias investigativas.

Cabe recordar que el centro modular fue adquirido por Invest-H en marzo de 2020 y llegó a Honduras el 10 de julio, pero fue hasta el viernes 29 de enero que comenzó a recibir pacientes con covid-19.

En enero de 2021 el CNA realizó una inspección in situ del hospital movil que está instalado dentro del plantel del Patronato Nacional de la Infancia (Pani), con la finalidad de verificar el funcionamiento y las observaciones encontradas por un equipo técnico-científico del Hospital Escuela.

VER PDF: Informe completo sobre fallas encontradas en el hospital móvil de TegucigalpaTras la visita, el equipo técnico del Hospital Escuela identificó que la UCI del hospital modular “no reúne las condiciones necesarias” para la atención de un paciente con las complicaciones que este presente, como producto del covid-19, señala el informe del CNA.

“El espacio que existe de una cama no es el sugerido para el procedimiento de atención a pacientes, asimismo, es lamentable saber que no existe una instalación de lava manos para uso del personal de salud que se encuentra atendiendo los pacientes; situación que incumple con las medidas de bioseguridad, además de conocer que los flujos de aire contaminados no son tratados correctamente”, detalla el documento.

Ruta de evacuación de cadáveres inadecuada según la OMS.

Per la falla también se detecta en la climatización para el tratamiento de las personas enfermas.

En este segmento se ha implementado las salas de presión negativa, con el objetivo principal de contener la propagación del covid-19 a través de la disminución de la presión atmosférica en la sala de aislamiento a un nivel menor que el de salas contiguas.

“Además de disminuir la presión, se debe asegurar la renovación continua del aire en la sala y la presencia de un filtro especializado en la salida del aire que asegure la eliminación eficiente de partículas infecciosas”, explica el CNA.

El hospital móvil de Tegucigalpa cuenta con un sistema VRF y MP-AHU para generar la presión negativa, pero según las pruebas que se realizaron, este equipo no lograba llegar a una temperatura adecuada en los contenedores en los que están ubicados.

Por lo cual, como solución rápida, se colocaron aires acondicionados de 30 mil BTU que trabajan mediante recirculación de aire y que hacen todo lo contrario a lo que se requiere en un espacio de alto contagio.

Fallas en infraestructura, ingeniería civil e ingeniería eléctricaDe manera extensa el informe del CNA detalla que se detectaron 37 falencias en infraestructura, agua potable, climatización, distribución física y energía eléctrica.

En cuanto a la infraestrucutra el hospital móvil presenta en distintas de sus áreas un deterioro e indicios de oxidación y un alto nivel de corrosión en su parte externa, principalmente, en su parte inferior.

El acceso principal al hospital, así como el acceso al área de choque, se encuentra totalmente a la intemperie.

“En los meses de lluvias intensas será complicado el ingreso de los pacientes, por lo que es necesaria la construcción de una cubierta externa, la cual tiene como fin ser ese espacio en el que se realice la transferencia de camillas de la ambulancia a las del hospital”, agrega el informe.

Uno de las falencias en cuanto al agua potable es que la cantidad del reservorio de agua dura para 10 días máximo, contemplando que cada paciente requiere entre 40 a 60 litros de agua diario para en el proceso de su pronta recuperación.

37 falencias fueron detectadas en el hospital móvil de Tegucigalpa.

Por otra prate, la tubería de aguas residuales no está colocada de manera segura, tampoco está siguiendo los lineamientos establecidos para su funcionamiento adecuado.

Sobre la climatización “se identificó una deficiencia altamente crítica con el sistema de climatización, porque está adaptada con unidades de aire acondicionados tipo mini-split de 36,000 BTU.

Esta unidad está mezclada con el sistema de climatización central que trae de fábrica los módulos del hospital, donde al momento de realizarle una inspección, se pudo detallar que este sistema central no funciona para el enfriamiento al interior del contenedor y se considera como un error no permisible”, expresa el CNA.

Esta falla es peligrosa porque producirá que el aire recircule efectuando la proliferación del virus en todos los espacios al interno, inclusive al externo del hospital modular; por esta razón, se expone a un alto riesgo de contagio tanto al personal de salud, a los pacientes en estado de recuperación, al personal logístico y a las personas circunvecinas.

Pero también se detectaron fallas en un tema vital como es la energía eléctrica.

El hospital movil de la capital no cuenta con UPS, lo que representa vulnerabilidad en todos los equipos, tanto la central de aire médico, equipos de laboratorio y módulos hospitalarios.

Sistema de climatización VRF-AHU no funciona; se desconoce su estado de garantía.

Al presentarse cortes de energía, existe un retraso de aproximadamente 1 minuto con 20 segundos para la activación y estabilización de energía eléctrica completa con los generadores, lo cual hace que un paciente que está conectado a un ventilador mecánico o cualquier otro equipo de emergencia no podrá recibirlo.

También se detectó que la mayoría de los equipos funcionan en ciclos energéticos de 50Hz y Honduras utiliza equipos a 60Hz, “lo que en el pasar del tiempo, estos se dañaran en un lapso menor a lo previsto por no contar con la secuencia de energía requerida”, explica el informe técnico.

Conclusión del CNAEl informe del CNA concluye que el hospital de aislamiento modular de Tegucigalpa no es apto para la atención de pacientes infectados por el covid-19, ya que con las fallas detectadas el centro no reune las condiciones mínimas para un buen uso y tratamiento a pacientes contagiados por coronavirus.

“El hospital modular no cuenta con instalaciones para tener un área de cuidados intensivos.

En caso de una emergencia cardiorrespiratoria, no existen espacios para brindar respuestas inmediatas, como ser áreas de reanimación anestésica, quirófanos y otros espacios con posibilidades de acondicionamiento para tratamiento intensivo”, agrega el estudio.

,