Llaman a celebrar fiesta a la Virgen de Suyapa en la intimidad de los hogares

Tegucigalpa, Honduras. La devoción católica por la Virgen de Suyapa no debe ser mermada por la pandemia del covid. Aunque no será una fiesta tradicional, celebrar el 274 de su hallazgo es el más grande motivo para venerarla desde el hogar o de manera virtual. El nuevo ritmo de vida impuesto por la pandemia no debe ser excusa para dejar de festejar. El rector de la Basílica de Suyapa, el padre Carlo Magno Núñez, afirma que la virgen es patrona “de nuestro corazón, por eso, qué mejor bendición que celebrarla en nuestra casa, en la intimidad de nuestra familia”. LEA: Enee prohíbe a políticos usar postes para pegar, pintar o colgar publicidad y propaganda“No dejaremos de venerar a Nuestra Señora de Suyapa, las actividades continuarán, pero se harán a puerta cerrada, porque tenemos que ser responsables y dar el ejemplo, cada uno tiene que cuidarse. Si nos cuidamos nosotros cuidamos nuestro entorno, eso es lo que tenemos que hacer, cuidarnos para proteger la vida de los demás”. Comercio afectadoDurante los festejos de cada aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa, miles de hondureños llegaban a desbordar de fe la casa de la morenita, la Basílica Menor. La fiesta mariana ha sido aprovechada por cientos de pequeños comerciantes, que ofrecen muchos productos a los miles de fieles que llegan durante esta festividad religiosa. Sin embargo, debido a la pandemia de covid-19, este año no se ha permitido realizar la feria de Suyapa y desde ayer y hasta el jueves permanecerá cerrado el acceso al santuario. Según los permisos que otorgan las autoridades de la alcaldía y del patronato de la aldea de Suyapa, más de 470 comerciantes se apostaban en estas fechas en la zona. “Este vez estamos vigilando que no se instalen vendedores ambulantes en la zona, ya que todas las actividades se cancelaron. Nosotros dábamos permisos temporal a los comerciantes, que pagaban de 800 a 1,500 lempiras según el espacio”, informó Donadín Fuentes, gerente de Orden Público. Se estima que más de un millón de lempiras al día se movió en años anteriores por el comercio en la comunidad de Suyapa.,

LOREMODM. EAnimuscim quam fugiam ea destiss eceatib uscimoa aomstis nessequae vnti. CRÉDITO

Tegucigalpa, Honduras.

La devoción católica por la Virgen de Suyapa no debe ser mermada por la pandemia del covid.

Aunque no será una fiesta tradicional, celebrar el 274 de su hallazgo es el más grande motivo para venerarla desde el hogar o de manera virtual.

El nuevo ritmo de vida impuesto por la pandemia no debe ser excusa para dejar de festejar.

El rector de la Basílica de Suyapa, el padre Carlo Magno Núñez, afirma que la virgen es patrona “de nuestro corazón, por eso, qué mejor bendición que celebrarla en nuestra casa, en la intimidad de nuestra familia”.

LEA: Enee prohíbe a políticos usar postes para pegar, pintar o colgar publicidad y propaganda“No dejaremos de venerar a Nuestra Señora de Suyapa, las actividades continuarán, pero se harán a puerta cerrada, porque tenemos que ser responsables y dar el ejemplo, cada uno tiene que cuidarse.

Si nos cuidamos nosotros cuidamos nuestro entorno, eso es lo que tenemos que hacer, cuidarnos para proteger la vida de los demás”.

Comercio afectadoDurante los festejos de cada aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa, miles de hondureños llegaban a desbordar de fe la casa de la morenita, la Basílica Menor.

La fiesta mariana ha sido aprovechada por cientos de pequeños comerciantes, que ofrecen muchos productos a los miles de fieles que llegan durante esta festividad religiosa.

Sin embargo, debido a la pandemia de covid-19, este año no se ha permitido realizar la feria de Suyapa y desde ayer y hasta el jueves permanecerá cerrado el acceso al santuario.

Según los permisos que otorgan las autoridades de la alcaldía y del patronato de la aldea de Suyapa, más de 470 comerciantes se apostaban en estas fechas en la zona.

“Este vez estamos vigilando que no se instalen vendedores ambulantes en la zona, ya que todas las actividades se cancelaron.

Nosotros dábamos permisos temporal a los comerciantes, que pagaban de 800 a 1,500 lempiras según el espacio”, informó Donadín Fuentes, gerente de Orden Público.

Se estima que más de un millón de lempiras al día se movió en años anteriores por el comercio en la comunidad de Suyapa.

,