“No sabemos qué vamos a hacer, lo perdimos absolutamente todo”

San Pedro Sula, Honduras. “Lo perdimos todo, absolutamente todo”. Tras los lentes de Kevin, la mirada se dirige al infinito, hacia los recuerdos de las inundaciones, de la semana de preocupación y hacia la incertidumbre de lo que será el regreso a casa luego de Eta. “Subimos todo sobre mesas, esperando que la inundación no fuera tan grave, pero luego se inundó todo y no dio chance para sacar nada. Ahora no tenemos nada, no tenemos ni trabajo”, explica con el dejo de desesperanza por lo que serán los próximos meses. La vivienda de su familia quedó sumergida por las aguas del río Ulúa en el sector de la Rivera Hernández de San Pedro Sula. Hoy viernes, luego de dos días para el olvido en los que su familia tuvo que huir para salvarse de las aguas y domir en el carro que pudieron sacar antes de la crecida, esperan que la pesadilla finalice con la salida del sol sobre un cielo que deja ver algunos claros. “No sé que vamos a hacer pero hay que volver a empezar”, afirma mientras su mirada se vuelve a perder en la lejanía, la misma en la que ahora se encuentra Eta en el caribe. Ante el paso de las lluvias algunos hondureños, lo que pueden, empiezan su regreso a casa, en donde sin duda saben que no encontrarán un buen panorama por sus pertenencias bajo el agua. Otro drama lo viven quienes hasta ahora han podido ser evacuados de los techos de sus viviendas, en donde tuvieron que afrontar horas de zozobra y de dolor. El mismo temor y el mismo sentimiento se refleja en los habitantes de sectores como La Lima, Baracoa, las riberas de los ríos Ulúa y Chamelecón, así como también en el resto de zonas afectadas en todo Honduras por Eta. Unas 360,000 personas han sido afectadas por Eta, así lo detalló el ministro de la Secretaría de Gestión de Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco), Max Gonzales. Los mayores daños se reportan en la zona norte del país y los departamentos colindantes con el océano Atlántico. Relacionada: Ríos desbordados, carreteras destruidas y casas bajo el agua deja Eta en Honduras“Tenemos varias personas fallecidas y 360,000 afectadas por inundaciones y otras causas por el paso de Eta. Tenemos más de 2,770 personas evacuadas y más de 3,530 personas en albergues, más de 450 viviendas afectadas, 51 pasos carreteros afectados, nueve puentes destruidos, 41 comunidades incomunicadas y 15 quebradas desbordadas”, detalló el jueves. EquiposEl funcionario expresó que los equipos de respuesta se desplazaron al Valle de Sula para atender a la población que lo requiera en esta emergencia. “Hemos integrado un equipo multidisciplinario para ir hacia San Pedro Sula, un contingente de técnicos y expertos para poderle dar respuesta al rescate de las vidas humanas en el departamento de Cortés”, indicó. “Este equipo integrado por expertos de búsqueda y rescate de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional, de Copeco, del Cuerpo de Bomberos, es para realizar el análisis de los daños, pero más importante es empezar a darle respuesta a las personas que están en un factor de riesgo”, agregó. Además: Occidente de Honduras duramente castigado por depresión Eta“Coordinamos las acciones de respuesta inmediata para sectores como La Lima, Chamelecón, comunidades en El Progreso, Pimienta, Potrerillos”, destacó.,

La Prensa

San Pedro Sula, Honduras.

“Lo perdimos todo, absolutamente todo”.

Tras los lentes de Kevin, la mirada se dirige al infinito, hacia los recuerdos de las inundaciones, de la semana de preocupación y hacia la incertidumbre de lo que será el regreso a casa luego de Eta.

“Subimos todo sobre mesas, esperando que la inundación no fuera tan grave, pero luego se inundó todo y no dio chance para sacar nada.

Ahora no tenemos nada, no tenemos ni trabajo”, explica con el dejo de desesperanza por lo que serán los próximos meses.

La vivienda de su familia quedó sumergida por las aguas del río Ulúa en el sector de la Rivera Hernández de San Pedro Sula.

Hoy viernes, luego de dos días para el olvido en los que su familia tuvo que huir para salvarse de las aguas y domir en el carro que pudieron sacar antes de la crecida, esperan que la pesadilla finalice con la salida del sol sobre un cielo que deja ver algunos claros.

“No sé que vamos a hacer pero hay que volver a empezar”, afirma mientras su mirada se vuelve a perder en la lejanía, la misma en la que ahora se encuentra Eta en el caribe.

Ante el paso de las lluvias algunos hondureños, lo que pueden, empiezan su regreso a casa, en donde sin duda saben que no encontrarán un buen panorama por sus pertenencias bajo el agua.

Otro drama lo viven quienes hasta ahora han podido ser evacuados de los techos de sus viviendas, en donde tuvieron que afrontar horas de zozobra y de dolor.

El mismo temor y el mismo sentimiento se refleja en los habitantes de sectores como La Lima, Baracoa, las riberas de los ríos Ulúa y Chamelecón, así como también en el resto de zonas afectadas en todo Honduras por Eta.

Unas 360,000 personas han sido afectadas por Eta, así lo detalló el ministro de la Secretaría de Gestión de Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco), Max Gonzales.

Los mayores daños se reportan en la zona norte del país y los departamentos colindantes con el océano Atlántico.

Relacionada: Ríos desbordados, carreteras destruidas y casas bajo el agua deja Eta en Honduras“Tenemos varias personas fallecidas y 360,000 afectadas por inundaciones y otras causas por el paso de Eta.

Tenemos más de 2,770 personas evacuadas y más de 3,530 personas en albergues, más de 450 viviendas afectadas, 51 pasos carreteros afectados, nueve puentes destruidos, 41 comunidades incomunicadas y 15 quebradas desbordadas”, detalló el jueves.

EquiposEl funcionario expresó que los equipos de respuesta se desplazaron al Valle de Sula para atender a la población que lo requiera en esta emergencia.

“Hemos integrado un equipo multidisciplinario para ir hacia San Pedro Sula, un contingente de técnicos y expertos para poderle dar respuesta al rescate de las vidas humanas en el departamento de Cortés”, indicó.

“Este equipo integrado por expertos de búsqueda y rescate de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional, de Copeco, del Cuerpo de Bomberos, es para realizar el análisis de los daños, pero más importante es empezar a darle respuesta a las personas que están en un factor de riesgo”, agregó.

Además: Occidente de Honduras duramente castigado por depresión Eta“Coordinamos las acciones de respuesta inmediata para sectores como La Lima, Chamelecón, comunidades en El Progreso, Pimienta, Potrerillos”, destacó.

,