Panacam: Un lugar para respirar paz y aire fresco en Honduras

Comayagua, Honduras. A menos de dos horas de San Pedro Sula, los amantes de la naturaleza pueden vivir una experiencia maravillosa en el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (Panacam). Por ser una zona de reserva, los turistas nacionales y extranjeros que visitan el parque quedan encantados porque a poca distancia del Lago de Yojoa recorren senderos con vistas panorámicas de los tesoros naturales que posee Honduras. David Corea, administrador de Panacam Lodge, manifestó que el lugar ofrece múltiples atractivos y para esta temporada de pandemia cumplen con todas las medidas de bioseguridad. “Tenemos a disposición de los turistas un hotel de montaña con variedad de habitaciones para parejas y familias completas, un restaurante con alimentación de la alta cocina, senderismos de hasta siete kilómetros que llevan a miradores desde donde se observa el Lago de Yojoa y la zona núcleo”, explicó Corea. LEA: Colibríes de Panacam atraen turismo afectado por la Covid-19Los visitantes pueden hacer kayak en la represa de Yure, en donde ofrecen recorridos de una hora por un valor de 180 lempiras. En la zona montañosa observarán con frecuencia mamíferos como guazalos, gatos de monte, cusucos, mapaches, venados, entre otros. Uno de los mayores atractivos del parque es la variedad de aves. En el lugar, los especialistas en aviturismo han observado al menos 300 especies, por lo que cada año turistas de todo el mundo llegan para internarse en el bosque y satisfactoriamente encontrar aves que son únicas de la zona. Panacam abarca los departamentos de Comayagua y Cortés, adonde los turistas conocen la biodiversidad de flora y fauna. Pueden hospedarse en las hermosas cabañas para familias y grupos empresariales. Una de las más buscadas es el ave Torogoz, que es endémica regional, pero Honduras es el país en donde se puede observar con mayor facilidad, principalmente en Panacam. En la zona núcleo hay cuatro especies de felinos: el yaguarundi, ocelote, tigrillo y el puma, que es el más grande, los cuales son monitoreados por trampas cámaras que se activan con el movimiento. Dany Perdomo, turista de Panacam, manifestó que visitar el parque es una experiencia inolvidable porque se conoce la belleza natural. “En estos tiempos de estrés y angustia por tantas cosas que pasan en el país, Panacam es un lugar perfecto para desconectarse de lo malo y vivir lo natural”. En Panacam hay miradores desde donde se observa el Lago de Yojoa y la zona núcleo del parque. El parque es manejado por el proyecto Aldea Global, con apoyo de las alcaldías de Santa Cruz de Yojoa, Siguatepeque, Meámbar y Taulabé, cuyo objetivo principal es la protección y conservación de la flora y fauna. Esdras Martínez, guía turístico de Panacam, comentó que aparte de los impresionantes recorridos por el parque también socializan con los turistas la importancia de la educación ambiental, ya que solo de esa forma se pueden conservar los parques a nivel nacional. Los pobladores de las comunidades aledañas a Panacam son capacitados para que se involucren en proteger la zona y que ellos mismos no permitan la tala del bosque ni la cacería. De esta forma son beneficiados con generación de empleos y han emprendido en proyectos para que las familias tengan un sustento que surge del turismo,

La Prensa

Comayagua, Honduras.

A menos de dos horas de San Pedro Sula, los amantes de la naturaleza pueden vivir una experiencia maravillosa en el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (Panacam).

Por ser una zona de reserva, los turistas nacionales y extranjeros que visitan el parque quedan encantados porque a poca distancia del Lago de Yojoa recorren senderos con vistas panorámicas de los tesoros naturales que posee Honduras.

David Corea, administrador de Panacam Lodge, manifestó que el lugar ofrece múltiples atractivos y para esta temporada de pandemia cumplen con todas las medidas de bioseguridad.

“Tenemos a disposición de los turistas un hotel de montaña con variedad de habitaciones para parejas y familias completas, un restaurante con alimentación de la alta cocina, senderismos de hasta siete kilómetros que llevan a miradores desde donde se observa el Lago de Yojoa y la zona núcleo”, explicó Corea.

LEA: Colibríes de Panacam atraen turismo afectado por la Covid-19Los visitantes pueden hacer kayak en la represa de Yure, en donde ofrecen recorridos de una hora por un valor de 180 lempiras.

En la zona montañosa observarán con frecuencia mamíferos como guazalos, gatos de monte, cusucos, mapaches, venados, entre otros.

Uno de los mayores atractivos del parque es la variedad de aves.

En el lugar, los especialistas en aviturismo han observado al menos 300 especies, por lo que cada año turistas de todo el mundo llegan para internarse en el bosque y satisfactoriamente encontrar aves que son únicas de la zona.

Panacam abarca los departamentos de Comayagua y Cortés, adonde los turistas conocen la biodiversidad de flora y fauna.

Pueden hospedarse en las hermosas cabañas para familias y grupos empresariales.

Una de las más buscadas es el ave Torogoz, que es endémica regional, pero Honduras es el país en donde se puede observar con mayor facilidad, principalmente en Panacam.

En la zona núcleo hay cuatro especies de felinos: el yaguarundi, ocelote, tigrillo y el puma, que es el más grande, los cuales son monitoreados por trampas cámaras que se activan con el movimiento.

Dany Perdomo, turista de Panacam, manifestó que visitar el parque es una experiencia inolvidable porque se conoce la belleza natural.

“En estos tiempos de estrés y angustia por tantas cosas que pasan en el país, Panacam es un lugar perfecto para desconectarse de lo malo y vivir lo natural”.

En Panacam hay miradores desde donde se observa el Lago de Yojoa y la zona núcleo del parque.

El parque es manejado por el proyecto Aldea Global, con apoyo de las alcaldías de Santa Cruz de Yojoa, Siguatepeque, Meámbar y Taulabé, cuyo objetivo principal es la protección y conservación de la flora y fauna.

Esdras Martínez, guía turístico de Panacam, comentó que aparte de los impresionantes recorridos por el parque también socializan con los turistas la importancia de la educación ambiental, ya que solo de esa forma se pueden conservar los parques a nivel nacional.

Los pobladores de las comunidades aledañas a Panacam son capacitados para que se involucren en proteger la zona y que ellos mismos no permitan la tala del bosque ni la cacería.

De esta forma son beneficiados con generación de empleos y han emprendido en proyectos para que las familias tengan un sustento que surge del turismo

,