Preocupa la liberación de expolicías acusados en Estados Unidos

TEGUCIGALPALa reciente liberación y deportación a Honduras de Víctor Oswaldo López Flores, exoficial de policía sentenciado por la justicia de Estados Unidos por conspirar para traficar cocaína a ese país, generó preocupación y encendió las alarmas en la Secretaría de Seguridad y en la Comisión Interventora de la Policía Nacional de Honduras. Flores López llegó ayer al país en un vuelo con 135 hondureños deportados de Estados Unidos, luego de ser liberado el 13 de octubre de 2020. Reforzarán seguridad a ComisiónAnte las posibles amenazas que pueden surgir para los miembros de la Comisión Depuradora, la Secretaría de Seguridad estudia redoblar las medidas de seguridad para los miembros de esta instancia y sus parientes más cercanos. El expolicía estaba acusado de conspiración de narcóticos y un delito relacionado con armas de fuego cometidos entre los años 2004 y 2014. Una fuente de inteligencia que pidió la reserva de su nombre confió que el regreso de estos expolicías extraditados representa un enorme riesgo para los miembros de la Comisión de Depuración y Transformación de la Policía Nacional, Vilma Cecilia Morales, Omar Rivera y Alberto Solórzano, quienes ordenaron su depuración en 2016. En mayo y junio de 2016, los interventores cancelaron a los oficiales Carlos José Zavala Velásquez, Jorge Alberto Cruz Chávez, Mario Guillermo Mejía Vargas, Víctor Oswaldo López Flores, Ludwig Criss Zelaya Romero y Juan Manuel Ávila Meza tras ser señalados por EUA de tener vínculos con el narcotráfico. Varios de los antes mencionados guardan prisión en aquel país y una vez que cumplan sus condenas serán deportados nuevamente a Honduras, tal como ocurrió con López Flores, quien llegó ayer de incógnito en el primer grupo de deportados de EUA. 6oficiales de la Policía fueron acusados en 2016 por su participación en actividades ligadas al tráfico de drogas a Estados Unidos. Sanciones tenuesOmar Rivera, miembro de la Comisión de Depuración de la Policía Nacional, comentó que está claro que el país debe avanzar en desarrollar su capacidad para investigar, juzgar y castigar a todos aquellos oficiales y agentes que estén involucrados en actividades delictivas, principalmente en la narcoactividad, pues aquí se evidencia que las sanciones allá en los Estados Unidos son tenues para algunos. “Yo le apuesto a confiar en la institucionalidad hondureña que se ha venido diseñando y poniendo en funcionamiento para revertir la impunidad que por décadas cobijó a los malos policías en Honduras, fundamentalmente la Inspectoría General de la Policía Nacional, la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol), la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol) y la Unidad de Apoyo Fiscal al Proceso de Depuración Policial del Ministerio Público (MP)”, expresó.,

La Prensa

TEGUCIGALPALa reciente liberación y deportación a Honduras de Víctor Oswaldo López Flores, exoficial de policía sentenciado por la justicia de Estados Unidos por conspirar para traficar cocaína a ese país, generó preocupación y encendió las alarmas en la Secretaría de Seguridad y en la Comisión Interventora de la Policía Nacional de Honduras.

Flores López llegó ayer al país en un vuelo con 135 hondureños deportados de Estados Unidos, luego de ser liberado el 13 de octubre de 2020.

Reforzarán seguridad a ComisiónAnte las posibles amenazas que pueden surgir para los miembros de la Comisión Depuradora, la Secretaría de Seguridad estudia redoblar las medidas de seguridad para los miembros de esta instancia y sus parientes más cercanos.

El expolicía estaba acusado de conspiración de narcóticos y un delito relacionado con armas de fuego cometidos entre los años 2004 y 2014.

Una fuente de inteligencia que pidió la reserva de su nombre confió que el regreso de estos expolicías extraditados representa un enorme riesgo para los miembros de la Comisión de Depuración y Transformación de la Policía Nacional, Vilma Cecilia Morales, Omar Rivera y Alberto Solórzano, quienes ordenaron su depuración en 2016.

En mayo y junio de 2016, los interventores cancelaron a los oficiales Carlos José Zavala Velásquez, Jorge Alberto Cruz Chávez, Mario Guillermo Mejía Vargas, Víctor Oswaldo López Flores, Ludwig Criss Zelaya Romero y Juan Manuel Ávila Meza tras ser señalados por EUA de tener vínculos con el narcotráfico.

Varios de los antes mencionados guardan prisión en aquel país y una vez que cumplan sus condenas serán deportados nuevamente a Honduras, tal como ocurrió con López Flores, quien llegó ayer de incógnito en el primer grupo de deportados de EUA.

6oficiales de la Policía fueron acusados en 2016 por su participación en actividades ligadas al tráfico de drogas a Estados Unidos.

Sanciones tenuesOmar Rivera, miembro de la Comisión de Depuración de la Policía Nacional, comentó que está claro que el país debe avanzar en desarrollar su capacidad para investigar, juzgar y castigar a todos aquellos oficiales y agentes que estén involucrados en actividades delictivas, principalmente en la narcoactividad, pues aquí se evidencia que las sanciones allá en los Estados Unidos son tenues para algunos.

“Yo le apuesto a confiar en la institucionalidad hondureña que se ha venido diseñando y poniendo en funcionamiento para revertir la impunidad que por décadas cobijó a los malos policías en Honduras, fundamentalmente la Inspectoría General de la Policía Nacional, la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol), la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol) y la Unidad de Apoyo Fiscal al Proceso de Depuración Policial del Ministerio Público (MP)”, expresó.

,