Recaudación del Tasón se desploma en 35% por la pandemia del covid-19

TEGUCIGALPA. A raíz de la pandemia del covid-19 y su brutal impacto en la economía hondureña, los ingresos de la Tasa de Seguridad Poblacional sufrieron un desplome de más del 35% al cierre del 2020, lo que obligó a suspender o paralizar diversos proyectos de prevención, fortalecimiento de la seguridad ciudadana y combate a la criminalidad. Al 31 de diciembre del año anterior, el Comité Técnico del Fideicomiso (CTF), encargado de la administración de los fondos del Tasón, reportó un ingreso anual de 1,762 millones de lempiras, que en contraste con los 2,719 millones registrados en el mismo período de 2019 representó una merma de al menos 957 millones de lempiras; es decir, un 35. 2% menos. Adeudan L3,300 millones a la bancaLa Tasa de Seguridad adeuda más de 3,300 millones de lempiras a la banca privada, pero sus autoridades planean renegociar esa deuda a más largo plazo. El CTF confirmó que refinanciará la deuda con la banca privada para liberar fondos y cumplir con nuevos proyectos de la Policía. Los ingresos provienen primordialmente de las diversas transacciones en el sistema financiero, que representan más del 70% de lo recaudado anualmente, también del sector de comidas rápidas, casinos y tragamonedas, sector cooperativo, minería, medio ambiente y telefonía móvil. En su último informe correspondiente al ejercicio fiscal 2020, el CTF reflejó una recaudación de 1,710 millones de lempiras solamente por concepto de transacciones bancarias; o sea, 920 millones menos a lo ingresado el año anterior, que fue de 2,630 millones, lo que representó una merma de alrededor del 34%. Entre tanto, los ingresos provenientes del sector de comidas rápidas fueron de 2. 4 millones de lempiras (8. 6 millones en 2019), 1. 2 millones de casinos y tragamonedas (5. 08 millones en 2019), 20. 8 millones del sector cooperativo (16. 9 millones en 2019), 0. 02 del rubro de la minería y medio ambiente (23. 7 millones en 2019) y 27 millones de la telefonía móvil (34. 8 millones en 2019). 8,977millones de lempiras ha recibido la Secretaría de Seguridad y la Policía Nacional desde que se aprobó la Tasa de Seguridad Poblacional en 2012. Le sigue Defensa con más de 4,000 millones de lempiras. Con base en lo anterior se colige que los sectores más golpeados y que menos aportaron a la Tasa de Seguridad el año pasado fueron los de comidas rápidas, casinos y la actividad minera, mientras que el sector cooperativo aportó casi cuatro millones de lempiras adicionales a lo reportado en 2019. El registro histórico del Tasón refleja que en los últimos ocho años se percibió un total de 17,942. 23 millones de lempiras y en contraste se desembolsó a las instituciones beneficiadas un total de 18,981 millones, que incluyen préstamos facilitados por el sistema financiero nacional. En lo que concierne a los desembolsos hechos en 2020 por el CTF, la Secretaría de Seguridad recibió 861. 8 millones de lempiras, seguido de la Secretaría de Defensa con 131. 9 millones, Corte Suprema de Justicia 41. 2 millones, Ministerio Público 31. 1 millones, Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII) 63. 5 millones y en prevención se destinaron solo 45. 6 millones. Impacto Juan Ramón Molina, coordinador y representante de la empresa privada en el CTF, indicó a LA PRENSA que el impacto de la pandemia también causó una fuerte merma en las recaudaciones de la Tasa de Seguridad. Estimamos que en unos 12 o 18 meses la recaudación ya será la misma de antes de la pandemia. Juan Ramón Molina, coordinador del CTF. “El 95% de los ingresos corresponden a transacciones financieras, y el simple hecho de haber cerrado la economía y habernos encerrado todos en la casa al inicio de la pandemia hizo que las transacciones financieras bajaran y muchos dejaran de aportar a la Tasa de Seguridad”, dijo. Molina precisó que por ese motivo en los primeros meses de la pandemia, marzo, abril, mayo y junio, la recaudación bajó en más del 50%, pero gracias a Dios las finanzas del Tasón se habían mantenido sanas al no haber comprometido más del 35% de los ingresos. “Esa reducción ha hecho que invirtamos menos en seguridad, es decir, que los nuevos proyectos que se tenían con la Policía se suspendieron esperando mejorar en los próximos meses”, acotó. Dijo que esperan normalizar los ingresos en los próximos 12 y 18 meses, ya que este año la expectativa es más positiva por los dineros que ingresarán por la reconstrucción.,

La Prensa

TEGUCIGALPA.

A raíz de la pandemia del covid-19 y su brutal impacto en la economía hondureña, los ingresos de la Tasa de Seguridad Poblacional sufrieron un desplome de más del 35% al cierre del 2020, lo que obligó a suspender o paralizar diversos proyectos de prevención, fortalecimiento de la seguridad ciudadana y combate a la criminalidad.

Al 31 de diciembre del año anterior, el Comité Técnico del Fideicomiso (CTF), encargado de la administración de los fondos del Tasón, reportó un ingreso anual de 1,762 millones de lempiras, que en contraste con los 2,719 millones registrados en el mismo período de 2019 representó una merma de al menos 957 millones de lempiras; es decir, un 35.

2% menos.

Adeudan L3,300 millones a la bancaLa Tasa de Seguridad adeuda más de 3,300 millones de lempiras a la banca privada, pero sus autoridades planean renegociar esa deuda a más largo plazo.

El CTF confirmó que refinanciará la deuda con la banca privada para liberar fondos y cumplir con nuevos proyectos de la Policía.

Los ingresos provienen primordialmente de las diversas transacciones en el sistema financiero, que representan más del 70% de lo recaudado anualmente, también del sector de comidas rápidas, casinos y tragamonedas, sector cooperativo, minería, medio ambiente y telefonía móvil.

En su último informe correspondiente al ejercicio fiscal 2020, el CTF reflejó una recaudación de 1,710 millones de lempiras solamente por concepto de transacciones bancarias; o sea, 920 millones menos a lo ingresado el año anterior, que fue de 2,630 millones, lo que representó una merma de alrededor del 34%.

Entre tanto, los ingresos provenientes del sector de comidas rápidas fueron de 2.

4 millones de lempiras (8.

6 millones en 2019), 1.

2 millones de casinos y tragamonedas (5.

08 millones en 2019), 20.

8 millones del sector cooperativo (16.

9 millones en 2019), 0.

02 del rubro de la minería y medio ambiente (23.

7 millones en 2019) y 27 millones de la telefonía móvil (34.

8 millones en 2019).

8,977millones de lempiras ha recibido la Secretaría de Seguridad y la Policía Nacional desde que se aprobó la Tasa de Seguridad Poblacional en 2012.

Le sigue Defensa con más de 4,000 millones de lempiras.

Con base en lo anterior se colige que los sectores más golpeados y que menos aportaron a la Tasa de Seguridad el año pasado fueron los de comidas rápidas, casinos y la actividad minera, mientras que el sector cooperativo aportó casi cuatro millones de lempiras adicionales a lo reportado en 2019.

El registro histórico del Tasón refleja que en los últimos ocho años se percibió un total de 17,942.

23 millones de lempiras y en contraste se desembolsó a las instituciones beneficiadas un total de 18,981 millones, que incluyen préstamos facilitados por el sistema financiero nacional.

En lo que concierne a los desembolsos hechos en 2020 por el CTF, la Secretaría de Seguridad recibió 861.

8 millones de lempiras, seguido de la Secretaría de Defensa con 131.

9 millones, Corte Suprema de Justicia 41.

2 millones, Ministerio Público 31.

1 millones, Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII) 63.

5 millones y en prevención se destinaron solo 45.

6 millones.

Impacto Juan Ramón Molina, coordinador y representante de la empresa privada en el CTF, indicó a LA PRENSA que el impacto de la pandemia también causó una fuerte merma en las recaudaciones de la Tasa de Seguridad.

Estimamos que en unos 12 o 18 meses la recaudación ya será la misma de antes de la pandemia.

Juan Ramón Molina, coordinador del CTF.

“El 95% de los ingresos corresponden a transacciones financieras, y el simple hecho de haber cerrado la economía y habernos encerrado todos en la casa al inicio de la pandemia hizo que las transacciones financieras bajaran y muchos dejaran de aportar a la Tasa de Seguridad”, dijo.

Molina precisó que por ese motivo en los primeros meses de la pandemia, marzo, abril, mayo y junio, la recaudación bajó en más del 50%, pero gracias a Dios las finanzas del Tasón se habían mantenido sanas al no haber comprometido más del 35% de los ingresos.

“Esa reducción ha hecho que invirtamos menos en seguridad, es decir, que los nuevos proyectos que se tenían con la Policía se suspendieron esperando mejorar en los próximos meses”, acotó.

Dijo que esperan normalizar los ingresos en los próximos 12 y 18 meses, ya que este año la expectativa es más positiva por los dineros que ingresarán por la reconstrucción.

,