Refugios no admiten a migrantes en frontera de México y Guatemala

TAPACHULA. Pequeños grupos de migrantes hondureños llegaron en las últimas horas a la frontera entre México y Guatemala, tras burlar a las fuerzas de la Policía Nacional Civil y al Ejército de Guatemala para intentar ingresar a territorio mexicano. En la ciudad de Tecún Umán, Guatemala, se observan decenas de migrantes que descansan en grupos, otros deambulando y unos más en busca de ayuda para recabar alimentos que les permitan permanecer en territorio guatemalteco. Hace tres días, algunos migrantes hondureños rodearon los puestos de control del Gobierno de Guatemala y desde entonces han llegado a los albergues o lugares de acogida en busca de refugio; pero no son aceptados. Únicamente les brindan alimentos, agua y un equipo de limpieza. Refuerzo mexicanoLa frontera es vigilada por 800 agentes de la Secretaría de Marina Armada, Guardia Nacional y del Ejército. Hasta esa ciudad, frontera con México, siguen llegando cientos de migrantes para reagruparse y sortear a las autoridades de Guatemala y México a través de balsas con las que cruzar el río Suchiate y por los puntos ciegos que tienen a lo largo de los 700 kilómetros de la frontera que comparten ambos países. OperativosEn la frontera con México, el Gobierno de Guatemala ha reforzado los operativos del Ejército y de la Policía Nacional Civil. A las afueras de este lugar y sobre la ribera del río Suchiate, los agentes mantienen rondines para evitar que las personas se suban a las balsas y se aventuren a cruzar a suelo mexicano. Percy Cervera, sacerdote administrador de la Casa del Migrante de Tecún Umán, aseguró que desde hace tres días han estado llegando por cuenta propia grupos pequeños que van desde cinco hasta 20 personas. La Casa del Migrante, ahora con la pandemia del covid-19, solo alcanza a albergar a 20 o 30 migrantes por las medidas sanitarias.,

La Prensa

TAPACHULA.

Pequeños grupos de migrantes hondureños llegaron en las últimas horas a la frontera entre México y Guatemala, tras burlar a las fuerzas de la Policía Nacional Civil y al Ejército de Guatemala para intentar ingresar a territorio mexicano.

En la ciudad de Tecún Umán, Guatemala, se observan decenas de migrantes que descansan en grupos, otros deambulando y unos más en busca de ayuda para recabar alimentos que les permitan permanecer en territorio guatemalteco.

Hace tres días, algunos migrantes hondureños rodearon los puestos de control del Gobierno de Guatemala y desde entonces han llegado a los albergues o lugares de acogida en busca de refugio; pero no son aceptados.

Únicamente les brindan alimentos, agua y un equipo de limpieza.

Refuerzo mexicanoLa frontera es vigilada por 800 agentes de la Secretaría de Marina Armada, Guardia Nacional y del Ejército.

Hasta esa ciudad, frontera con México, siguen llegando cientos de migrantes para reagruparse y sortear a las autoridades de Guatemala y México a través de balsas con las que cruzar el río Suchiate y por los puntos ciegos que tienen a lo largo de los 700 kilómetros de la frontera que comparten ambos países.

OperativosEn la frontera con México, el Gobierno de Guatemala ha reforzado los operativos del Ejército y de la Policía Nacional Civil.

A las afueras de este lugar y sobre la ribera del río Suchiate, los agentes mantienen rondines para evitar que las personas se suban a las balsas y se aventuren a cruzar a suelo mexicano.

Percy Cervera, sacerdote administrador de la Casa del Migrante de Tecún Umán, aseguró que desde hace tres días han estado llegando por cuenta propia grupos pequeños que van desde cinco hasta 20 personas.

La Casa del Migrante, ahora con la pandemia del covid-19, solo alcanza a albergar a 20 o 30 migrantes por las medidas sanitarias.

,