Represas ayudarán a mitigar en 60% las inundaciones en el valle de Sula

San Pedro Sula, Honduras. El Consejo Regional del Desarrollo del Valle de Sula entregó ayer al presidente Juan Orlando Hernández el convenio firmado por representantes de los diferentes sectores de Honduras para exigir la construcción inmediata de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo. El mandatario informó que existe una línea de crédito que cuenta con el respaldo del Fideicomiso de Infraestructura y del Banco Centroamericano para arrancar con una partida presupuestaria de 220 millones de lempiras para la construcción de la represa El Tablón y para la rehabilitación del valle de Sula que incluye la reubicación de miles de familias afectadas por los fenómenos naturales Eta y Iota. RecursosHernández destacó que en este sentido se continuará mejorando la capacidad de recaudación de fideicomiso para seguir ejecutando las obras de mitigación en los municipios más vulnerables del valle. El titular del Ejecutivo aprovechó para hacer un llamado a los inversionistas nacionales y extranjeros, así como a los bancos multilaterales para que presenten sus propuestas al Estado para la construcción de Los Llanitos y Jicatuyo. “En el caso de El Tablón ya estamos listos con los estudios, ya está el mandato y estamos haciendo las últimas diligencias para ponerles los recursos y comenzar ya la construcción al igual que los bordos y los canales de alivio del valle de Sula que deben comenzarse ya, pero con otras dimensiones y de acuerdo con lo que los hidrólogos han dicho”, declaró el gobernante. Adelantó que este próximo 30 de noviembre, Honduras junto a los otros presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) se reunirán con autoridades de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para presentar la necesidad de que el país tenga acceso a una parte de los nueve mil millones de dólares que conforman los Fondos Verdes por el Clima. Referente a los damnificados, el Presidente puntualizó que lograron conseguir un terreno de 30 manzanas en Naco, Cortés, adonde reubicarán a varias familias que perdieron sus casas producto de las inundaciones y están a la espera de la aprobación de 20 manzanas más. Impacto de las represasAlexander López, alcalde de El Progreso, Yoro, y secretario del Consejo Regional de Desarrollo del Valle de Sula desde hace 15 años, dijo que la construcción de las represas sobre las cuencas de los ríos Ulúa y Chamelecón mitigarán el riesgo de inundaciones entre el 60 y el 90% en la zona. Recordó que estos son proyectos de los que se viene hablando desde hace tres décadas, y hace 15 años cuando fue aprobado el Plan de Nación se retomaron sin éxito pero que en este momento son de carácter urgente. “No solo se trata de construir una, porque si construimos una y las otras dos no , entonces taparíamos un hoyo, pero quedan abierto los otros. Se tienen que hacer las tres a la vez para protección de todas las derivaciones del Chamelecón y Ulúa”, reafirmó López. Detalló que con las represas no solo habría mayor control de las inundaciones, sino que además servirían para la irrigación con programas y proyectos masivos en el valle de Sula, lo cual aumentaría la capacidad del agro en la zona y contribuiría a la generación de energía limpia. La construcción de las tres represas supondría una inversión de más de 600 millones de dólares, según Alexander López, presupuesto que puede salir del Gobierno en alianza con la empresas privada, ayuda de países externos y organizaciones internacionales. Consideró que si la ejecución de los proyectos empieza en 2021, dentro de tres años estos podrían ser una realidad en el país. ExpectativasLos alcaldes de los municipios del valle de Sula ven una esperanza en la construcción de las represas y expresaron la necesidad que hay también por los dragados de los ríos y la construcción de bordos temporales en el Chamelecón y Ulúa. Santiago Motiño, alcalde de La Lima, catalogó la destrucción en el municipio como impresionante y catastrófica, situación que se refleja en pérdidas millonarias en cultivos, infraestructura, inmobiliario y sobre todo en la pérdida de vidas humanas. “No podemos seguirnos arriesgando y sufiendo esto todos los años, necesitamos que la construcción de estas represas se agilice por el bienestar de todo el país”, agregó Motiño.,

compromiso. Gerardo Meraz, presidente del Consejo Regional, entrega la resolución a Juan Orlando Hernández . fotos: fraklyn muñoz

San Pedro Sula, Honduras.

El Consejo Regional del Desarrollo del Valle de Sula entregó ayer al presidente Juan Orlando Hernández el convenio firmado por representantes de los diferentes sectores de Honduras para exigir la construcción inmediata de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo.

El mandatario informó que existe una línea de crédito que cuenta con el respaldo del Fideicomiso de Infraestructura y del Banco Centroamericano para arrancar con una partida presupuestaria de 220 millones de lempiras para la construcción de la represa El Tablón y para la rehabilitación del valle de Sula que incluye la reubicación de miles de familias afectadas por los fenómenos naturales Eta y Iota.

RecursosHernández destacó que en este sentido se continuará mejorando la capacidad de recaudación de fideicomiso para seguir ejecutando las obras de mitigación en los municipios más vulnerables del valle.

El titular del Ejecutivo aprovechó para hacer un llamado a los inversionistas nacionales y extranjeros, así como a los bancos multilaterales para que presenten sus propuestas al Estado para la construcción de Los Llanitos y Jicatuyo.

“En el caso de El Tablón ya estamos listos con los estudios, ya está el mandato y estamos haciendo las últimas diligencias para ponerles los recursos y comenzar ya la construcción al igual que los bordos y los canales de alivio del valle de Sula que deben comenzarse ya, pero con otras dimensiones y de acuerdo con lo que los hidrólogos han dicho”, declaró el gobernante.

Adelantó que este próximo 30 de noviembre, Honduras junto a los otros presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) se reunirán con autoridades de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para presentar la necesidad de que el país tenga acceso a una parte de los nueve mil millones de dólares que conforman los Fondos Verdes por el Clima.

Referente a los damnificados, el Presidente puntualizó que lograron conseguir un terreno de 30 manzanas en Naco, Cortés, adonde reubicarán a varias familias que perdieron sus casas producto de las inundaciones y están a la espera de la aprobación de 20 manzanas más.

Impacto de las represasAlexander López, alcalde de El Progreso, Yoro, y secretario del Consejo Regional de Desarrollo del Valle de Sula desde hace 15 años, dijo que la construcción de las represas sobre las cuencas de los ríos Ulúa y Chamelecón mitigarán el riesgo de inundaciones entre el 60 y el 90% en la zona.

Recordó que estos son proyectos de los que se viene hablando desde hace tres décadas, y hace 15 años cuando fue aprobado el Plan de Nación se retomaron sin éxito pero que en este momento son de carácter urgente.

“No solo se trata de construir una, porque si construimos una y las otras dos no , entonces taparíamos un hoyo, pero quedan abierto los otros.

Se tienen que hacer las tres a la vez para protección de todas las derivaciones del Chamelecón y Ulúa”, reafirmó López.

Detalló que con las represas no solo habría mayor control de las inundaciones, sino que además servirían para la irrigación con programas y proyectos masivos en el valle de Sula, lo cual aumentaría la capacidad del agro en la zona y contribuiría a la generación de energía limpia.

La construcción de las tres represas supondría una inversión de más de 600 millones de dólares, según Alexander López, presupuesto que puede salir del Gobierno en alianza con la empresas privada, ayuda de países externos y organizaciones internacionales.

Consideró que si la ejecución de los proyectos empieza en 2021, dentro de tres años estos podrían ser una realidad en el país.

ExpectativasLos alcaldes de los municipios del valle de Sula ven una esperanza en la construcción de las represas y expresaron la necesidad que hay también por los dragados de los ríos y la construcción de bordos temporales en el Chamelecón y Ulúa.

Santiago Motiño, alcalde de La Lima, catalogó la destrucción en el municipio como impresionante y catastrófica, situación que se refleja en pérdidas millonarias en cultivos, infraestructura, inmobiliario y sobre todo en la pérdida de vidas humanas.

“No podemos seguirnos arriesgando y sufiendo esto todos los años, necesitamos que la construcción de estas represas se agilice por el bienestar de todo el país”, agregó Motiño.

,