San Pedro Sula, ciudad refugio de miles de afectados por Eta

SAN PEDRO SULA. La Capital Industrial se convirtió en el refugio de miles de damnificados en el valle de Sula y sigue despertando la solidaridad de todos. ApagónSegún la EEH, unos 55,000 clientes quedaron sin energía por fallas en las líneas de transmisión, con incidencia en la distribución en los circuitos 364 y 365 en la subestación de Naco, Cortés. Fue un apagón que duró varias horas y que convirtió en un caos las calles de San Pedro Sula, ya que ni siquiera los semáforos funcionaban. Informaron que por interrupción preventiva hay unos 28,000 clientes sin energía, sobre todo en las zonas afectadas en Choloma, La Lima y zonas aledañas. También sufrió los embates de la naturaleza, puesto que, según las autoridades municipales, Chamelecón se inundó en un 90%, igual que la Rivera Hernández con un área similar. En las colonias aledañas a la 33 calle se registraron inundaciones y en el aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales. Los daños son grandes y estructuras como el macrodistrito de salud en la colonia Seis de Mayo reporta cuantiosas pérdidas. Se han habilitado en la ciudad 79 refugios y hay 11,440 personas atendidas, otra buena parte se alojó en hoteles y en casas de sus familiares. En cada refugio se ven escenas tristes con la esperanza de que pronto pasará la tragedia. El alcalde Armando Calidonio inspeccionó algunos refugios ayer para constatar que esté llegando asistencia humanitaria, alimentación, agua, entre otros insumos. Una buena cantidad de evacuados están regresando, por lo menos los que pueden, a sus casas para realizar las labores de limpieza, una tarea nada fácil y que despierta sentimientos encontrados por el agradecimiento de estar con vida y la pérdida de todo lo material. La municipalidad ha hecho su parte al habilitar los albergues, pero organizaciones, voluntarios, fundaciones, iglesias y personas llegan a donar y cubrir algunas necesidades. En el caso de los vecinos afectados en la ciudad, el alcalde Calidonio explicó el proceso que se hará para poder apoyarlos en la limpieza de vías y otras áreas. “Les hemos explicado cómo vamos a acceder a los diferentes lugares, tenemos que esperar a que termine de bajar el nivel del agua. Vamos a buscar después un predio para sacar todos los electrodomésticos o todo lo dañado, o las cositas que se han perdido, para luego venir con una fase de limpieza, de lavado y comenzar así que cada quien vaya regresando a sus casas. En eso tenemos que avanzar y ver qué tipos de programas vamos a tener para poder ayudarles a las personas que sigan adelante y que podamos iniciar nuevamente este proceso de reconstrucción, de levantarnos nuevamente, así como pasó con el huracán Mitch”, dijo. Centenares de voluntarios llegan a los albergues a donar y ayudar. La unión y el buen corazón se han hecho presentes durante la tragedia. Mano amigaMientras que las iglesias, organizaciones, clubes, fundaciones y en cada hogar de la ciudad se observa la solidaridad. Las donaciones llegan y son distribuidas y ya hacen falta granos para cocinarlos y repartirlos en los albergues. “Necesitamos arroz, frijoles, y granos para poder seguir cocinando y llevando comida a lugares donde aún nadie llega”, dice Tatiana Paz, gerente de Comunicaciones de la Cámara de Comercio. Las iglesias hacen su parte, los gremios atienden a su gente, y así todas a las empresas comienzan a dar la mano a los empleados que perdieron todo. Cada historia es diferente, todas matizadas de dolor, esperanza y agradecimiento porque Dios les permitió seguir viviendo. “El camino será difícil porque ha sido un año duro”, afirmó Ana, en las afueras de un albergue sampedrano. En 35 días estará habilitado el aeropuerto para vuelos comerciales, dice superintendenteLa pista del aeropuerto Ramón Villeda Morales está habilitada únicamente para aeronaves militares. Leo Castellón, titular de la Superintendencia de la Alianza Público Privada (Sapp), dice que la pista de aterrizaje ya se limpió y están haciéndolo en la de rodaje. “Se arrancó todo el lodo, pero hay que haceruna limpieza minuciosa para habilitarla y que lleguen los vuelos de ayuda humanitaria”, dijo Castellón. Aseguró que el daño fue grande y se tardarán aproximadamente 35 días en habilitar la terminal para vuelos comerciales. “La terminal quedó bien dañada, el agua subió a más de dos metros y dañó equipos de migración, aduanas, rayos x, counter de líneas aéreas, maletas y bandas”, dijo el superintendente.,

La municipalidad ha hecho su parte al habilitar los albergues, pero organizaciones, voluntarios, fundaciones, iglesias y personas llegan a donar y cubrir algunas necesidades. La unión y el buen corazón se han hecho presentes durante la tragedia. El alcalde Armando Calidonio recorrió algunos albergues en Chamelecón. Cuadrillas limpiaron cunetas y vados.

SAN PEDRO SULA.

La Capital Industrial se convirtió en el refugio de miles de damnificados en el valle de Sula y sigue despertando la solidaridad de todos.

ApagónSegún la EEH, unos 55,000 clientes quedaron sin energía por fallas en las líneas de transmisión, con incidencia en la distribución en los circuitos 364 y 365 en la subestación de Naco, Cortés.

Fue un apagón que duró varias horas y que convirtió en un caos las calles de San Pedro Sula, ya que ni siquiera los semáforos funcionaban.

Informaron que por interrupción preventiva hay unos 28,000 clientes sin energía, sobre todo en las zonas afectadas en Choloma, La Lima y zonas aledañas.

También sufrió los embates de la naturaleza, puesto que, según las autoridades municipales, Chamelecón se inundó en un 90%, igual que la Rivera Hernández con un área similar.

En las colonias aledañas a la 33 calle se registraron inundaciones y en el aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales.

Los daños son grandes y estructuras como el macrodistrito de salud en la colonia Seis de Mayo reporta cuantiosas pérdidas.

Se han habilitado en la ciudad 79 refugios y hay 11,440 personas atendidas, otra buena parte se alojó en hoteles y en casas de sus familiares.

En cada refugio se ven escenas tristes con la esperanza de que pronto pasará la tragedia.

El alcalde Armando Calidonio inspeccionó algunos refugios ayer para constatar que esté llegando asistencia humanitaria, alimentación, agua, entre otros insumos.

Una buena cantidad de evacuados están regresando, por lo menos los que pueden, a sus casas para realizar las labores de limpieza, una tarea nada fácil y que despierta sentimientos encontrados por el agradecimiento de estar con vida y la pérdida de todo lo material.

La municipalidad ha hecho su parte al habilitar los albergues, pero organizaciones, voluntarios, fundaciones, iglesias y personas llegan a donar y cubrir algunas necesidades.

En el caso de los vecinos afectados en la ciudad, el alcalde Calidonio explicó el proceso que se hará para poder apoyarlos en la limpieza de vías y otras áreas.

“Les hemos explicado cómo vamos a acceder a los diferentes lugares, tenemos que esperar a que termine de bajar el nivel del agua.

Vamos a buscar después un predio para sacar todos los electrodomésticos o todo lo dañado, o las cositas que se han perdido, para luego venir con una fase de limpieza, de lavado y comenzar así que cada quien vaya regresando a sus casas.

En eso tenemos que avanzar y ver qué tipos de programas vamos a tener para poder ayudarles a las personas que sigan adelante y que podamos iniciar nuevamente este proceso de reconstrucción, de levantarnos nuevamente, así como pasó con el huracán Mitch”, dijo.

Centenares de voluntarios llegan a los albergues a donar y ayudar.

La unión y el buen corazón se han hecho presentes durante la tragedia.

Mano amigaMientras que las iglesias, organizaciones, clubes, fundaciones y en cada hogar de la ciudad se observa la solidaridad.

Las donaciones llegan y son distribuidas y ya hacen falta granos para cocinarlos y repartirlos en los albergues.

“Necesitamos arroz, frijoles, y granos para poder seguir cocinando y llevando comida a lugares donde aún nadie llega”, dice Tatiana Paz, gerente de Comunicaciones de la Cámara de Comercio.

Las iglesias hacen su parte, los gremios atienden a su gente, y así todas a las empresas comienzan a dar la mano a los empleados que perdieron todo.

Cada historia es diferente, todas matizadas de dolor, esperanza y agradecimiento porque Dios les permitió seguir viviendo.

“El camino será difícil porque ha sido un año duro”, afirmó Ana, en las afueras de un albergue sampedrano.

En 35 días estará habilitado el aeropuerto para vuelos comerciales, dice superintendenteLa pista del aeropuerto Ramón Villeda Morales está habilitada únicamente para aeronaves militares.

Leo Castellón, titular de la Superintendencia de la Alianza Público Privada (Sapp), dice que la pista de aterrizaje ya se limpió y están haciéndolo en la de rodaje.

“Se arrancó todo el lodo, pero hay que haceruna limpieza minuciosa para habilitarla y que lleguen los vuelos de ayuda humanitaria”, dijo Castellón.

Aseguró que el daño fue grande y se tardarán aproximadamente 35 días en habilitar la terminal para vuelos comerciales.

“La terminal quedó bien dañada, el agua subió a más de dos metros y dañó equipos de migración, aduanas, rayos x, counter de líneas aéreas, maletas y bandas”, dijo el superintendente.

,