Santa Bárbara: Vecinos de La Reina ya tienen terreno

SANTA BÁRBARA. El llamado de auxilio del padre franciscano Leopoldo Serrano al fin fue escuchado por un ciudadano que donó 30 hectáreas para el proyecto de reubicación para las familias que perdieron sus hogares en la aldea La Reina en el municipio de Protección. Fue la noche del 24 de noviembre de 2020, que por las fuertes lluvias provocadas por las tormentas tropicales Eta y Iota, un enorme alud de tierra soterró la comunidad de La Reina. En la aldea vivían 400 familias que perdieron los patrimonios de sus vidas, ya que la zona fue declarada inhabitable y aún hay unas 200 personas en albergues, otros están viviendo donde familiares a la espera de tener un hogar digno. Piden ayuda para víveres Son unos 200 pobladores que aún permanecen en albergues y solicitan ayuda de alimentos, agua y productos básicos de higiene. Desde que ocurrió la tragedia, el sacerdote Leopoldo Serrano ha dado apoyo a los afectados, y fue en la zona destruida que los feligreses colocaron un altar en donde ofició misas clamando por ayuda para poder reubicar a los pobladores. “Después de mi grito de petición apareció una persona anónima que donó las tierras en el municipio de Macuelizo y se hizo la legalización de la propiedad con un abogado de Santa Bárbara, por lo que cedimos la documentación al Instituto Nacional Agrario (INA) para que hagan la titulación a favor de los damnificados”, explicó el presbítero. Pobladores esperan ayuda para construir las viviendas. Las autoridades del INA se reunirán hoy con el cura para poder hacer la medición de los terrenos y asignar las propiedades a unas 350 familias. La comunidad tendrá el nombre de colonia San Francisco de Asís, pero la calle principal será nombrada la Reina de los Ángeles, contará con escuela, centro de salud e iglesia. “Dentro de la propiedad, que consta de varias manzanas, asignarán algunos lotes para que los más pobres trabajen la tierra y a la hora de la distribución será de forma organizada porque nosotros sabemos quiénes son los verdaderos damnificados, ya que hay personas que ya no vivían en la aldea, pero al escuchar de las donaciones se quieren aprovechar”, comentó Serrano. Para evitar problemas hacen análisis de cada uno de los beneficiados, pero tendrán prioridad las familias que están en albergues y ancianos. Para la construcción de algunas viviendas y una clínica, la Fundación Ruth Paz ofreció su apoyo; pero necesitan de más colaboradores para la construcción de casas dignas a los más necesitados. Las personas que deseen donar pueden comunicarse con el padre Serrano a su celular 9510-0524.,

La Prensa

SANTA BÁRBARA.

El llamado de auxilio del padre franciscano Leopoldo Serrano al fin fue escuchado por un ciudadano que donó 30 hectáreas para el proyecto de reubicación para las familias que perdieron sus hogares en la aldea La Reina en el municipio de Protección.

Fue la noche del 24 de noviembre de 2020, que por las fuertes lluvias provocadas por las tormentas tropicales Eta y Iota, un enorme alud de tierra soterró la comunidad de La Reina.

En la aldea vivían 400 familias que perdieron los patrimonios de sus vidas, ya que la zona fue declarada inhabitable y aún hay unas 200 personas en albergues, otros están viviendo donde familiares a la espera de tener un hogar digno.

Piden ayuda para víveres Son unos 200 pobladores que aún permanecen en albergues y solicitan ayuda de alimentos, agua y productos básicos de higiene.

Desde que ocurrió la tragedia, el sacerdote Leopoldo Serrano ha dado apoyo a los afectados, y fue en la zona destruida que los feligreses colocaron un altar en donde ofició misas clamando por ayuda para poder reubicar a los pobladores.

“Después de mi grito de petición apareció una persona anónima que donó las tierras en el municipio de Macuelizo y se hizo la legalización de la propiedad con un abogado de Santa Bárbara, por lo que cedimos la documentación al Instituto Nacional Agrario (INA) para que hagan la titulación a favor de los damnificados”, explicó el presbítero.

Pobladores esperan ayuda para construir las viviendas.

Las autoridades del INA se reunirán hoy con el cura para poder hacer la medición de los terrenos y asignar las propiedades a unas 350 familias.

La comunidad tendrá el nombre de colonia San Francisco de Asís, pero la calle principal será nombrada la Reina de los Ángeles, contará con escuela, centro de salud e iglesia.

“Dentro de la propiedad, que consta de varias manzanas, asignarán algunos lotes para que los más pobres trabajen la tierra y a la hora de la distribución será de forma organizada porque nosotros sabemos quiénes son los verdaderos damnificados, ya que hay personas que ya no vivían en la aldea, pero al escuchar de las donaciones se quieren aprovechar”, comentó Serrano.

Para evitar problemas hacen análisis de cada uno de los beneficiados, pero tendrán prioridad las familias que están en albergues y ancianos.

Para la construcción de algunas viviendas y una clínica, la Fundación Ruth Paz ofreció su apoyo; pero necesitan de más colaboradores para la construcción de casas dignas a los más necesitados.

Las personas que deseen donar pueden comunicarse con el padre Serrano a su celular 9510-0524.

,