Someten a análisis a seis de los 13 policías investigados por muerte de Keyla Martínez

Tegucigalpa, Honduras. Seis de los 13 policías investigados por la misteriosa muerte de la joven Keyla Martínez (26) al interior de una celda policial en Intibucá el pasado 7 de febrero, fueron trasladados este jueves a Medicina Forense para practicarles diferentes análisis que ayuden a esclarecer los hechos. En un comunicado, la Secretaría de Seguridad informó que el objetivo es “garantizar la efectividad del proceso investigativo en atención al oficio emitido por el Juzgado Primero de Letras de La Esperanza, Intibucá”. La Policía Nacional reiteró, pese a los múltiples cuestionamientos y de indignación por parte de la población contra la institución, que “no se permitirán acciones fuera de ley de nuestros funcionarios, que dañen la imagen y propicien la desconfianza de los hondureños”. Según se conoció, son tres tipos de análisis que les realizaron durante al menos dos horas: de salud mental, de fluído y de vello púbico. Los seis agentes fueron movilizados a bordo de un autobús y totalmente custodiados por miembros de distintas instituciones de seguridad del Estado. Relacionada: Crimen de Keyla Martínez sume a la Policía en una nueva crisis Faltarían siete oficiales más a someterse al proceso de exámenes, por lo que se espera sean llevados mañana mismo desde la Secretaría de Seguridad hasta las instalaciones forenses en la capital. Un representante de Derechos Humanos que estaba en las afueras de Medicina Forense comentó que “esperamos una respuesta favorable y que haya justicia. Es necesario que se marque un precedente de lo que ahora ocurre por los errores garrafales de la Policía, esperamos que sean castigados los responsables”. Autopsia orilla a que fue homicidioLa estudiante hondureña de enfermería Keyla Patricia Martínez murió por “asfixia mecánica”, no por suicidio, así lo dio a conocer el Ministerio Público luego de la autopsia forense. “De acuerdo con medicina forense legal, es un homicidio”, subrayó el portavoz Yuri Mora, quien además señaló que faltan otros resultados anexos de la autopsia. Ayer miércoles se llevó a cabo el entierro de los restos de Keyla Martínez en La Esperanza, Intibucá. Un equipo de fiscales del Ministerio Público también está revisando contenidos de cámaras, libros de novedades y recaba otra información como parte de las investigaciones del caso que ha causado conmoción en Honduras. Además: Alto Comisionado de ONU para Derechos Humanos condena muerte de Keyla Martínez Martínez, según la Policía Nacional, fue detenida a eso de las 11:45 de la noche del sábado por “escándalo público y en estado de ebriedad”, acompañada de un médico, violentando el toque de queda que por la pandemia de covid-19 rige de las 8:00 de la noche a las 5:00 de la mañana. Policías sospechosos fueron suspendidosLa portavoz de la Secretaría de Seguridad, Rebeca Martínez, dijo en primera instancia que durante la ronda de supervisión de las celdas que hacen los agentes, se conoció que “la universitaria estaba intentado quitarse la vida, por lo que de inmediato se procedió a trasladarla a un centro médico en un intento por salvarle la vida, donde se informó que había fallecido”. La versión de fuentes médicas del hospital al que fue llevada la universitaria es que llegó sin vida al nosocomio. Las versiones policiales fueron rechazadas por los familiares de Martínez, quienes desde que se conoció el hecho aseguraron que se trata de un crimen de la misma Policía Nacional. A inicios de esta semana hubo protestas en La Esperanza, Intibucá, y Tegucigalpa, exigiendo que el caso sea investigado y se castigue a los culpables. En tanto, La Policía Nacional de Honduras ha venido siendo cuestionada en los últimos meses por abusos y múltiples delitos en los que se han visto implicados varios agentes, pese a que la institución viene de un proceso de depuración que le ha costado mucho dinero a los hondureños.,

La Prensa

Tegucigalpa, Honduras.

Seis de los 13 policías investigados por la misteriosa muerte de la joven Keyla Martínez (26) al interior de una celda policial en Intibucá el pasado 7 de febrero, fueron trasladados este jueves a Medicina Forense para practicarles diferentes análisis que ayuden a esclarecer los hechos.

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad informó que el objetivo es “garantizar la efectividad del proceso investigativo en atención al oficio emitido por el Juzgado Primero de Letras de La Esperanza, Intibucá”.

La Policía Nacional reiteró, pese a los múltiples cuestionamientos y de indignación por parte de la población contra la institución, que “no se permitirán acciones fuera de ley de nuestros funcionarios, que dañen la imagen y propicien la desconfianza de los hondureños”.

Según se conoció, son tres tipos de análisis que les realizaron durante al menos dos horas: de salud mental, de fluído y de vello púbico.

Los seis agentes fueron movilizados a bordo de un autobús y totalmente custodiados por miembros de distintas instituciones de seguridad del Estado.

Relacionada: Crimen de Keyla Martínez sume a la Policía en una nueva crisis Faltarían siete oficiales más a someterse al proceso de exámenes, por lo que se espera sean llevados mañana mismo desde la Secretaría de Seguridad hasta las instalaciones forenses en la capital.

Un representante de Derechos Humanos que estaba en las afueras de Medicina Forense comentó que “esperamos una respuesta favorable y que haya justicia.

Es necesario que se marque un precedente de lo que ahora ocurre por los errores garrafales de la Policía, esperamos que sean castigados los responsables”.

Autopsia orilla a que fue homicidioLa estudiante hondureña de enfermería Keyla Patricia Martínez murió por “asfixia mecánica”, no por suicidio, así lo dio a conocer el Ministerio Público luego de la autopsia forense.

“De acuerdo con medicina forense legal, es un homicidio”, subrayó el portavoz Yuri Mora, quien además señaló que faltan otros resultados anexos de la autopsia.

Ayer miércoles se llevó a cabo el entierro de los restos de Keyla Martínez en La Esperanza, Intibucá.

Un equipo de fiscales del Ministerio Público también está revisando contenidos de cámaras, libros de novedades y recaba otra información como parte de las investigaciones del caso que ha causado conmoción en Honduras.

Además: Alto Comisionado de ONU para Derechos Humanos condena muerte de Keyla Martínez Martínez, según la Policía Nacional, fue detenida a eso de las 11:45 de la noche del sábado por “escándalo público y en estado de ebriedad”, acompañada de un médico, violentando el toque de queda que por la pandemia de covid-19 rige de las 8:00 de la noche a las 5:00 de la mañana.

Policías sospechosos fueron suspendidosLa portavoz de la Secretaría de Seguridad, Rebeca Martínez, dijo en primera instancia que durante la ronda de supervisión de las celdas que hacen los agentes, se conoció que “la universitaria estaba intentado quitarse la vida, por lo que de inmediato se procedió a trasladarla a un centro médico en un intento por salvarle la vida, donde se informó que había fallecido”.

La versión de fuentes médicas del hospital al que fue llevada la universitaria es que llegó sin vida al nosocomio.

Las versiones policiales fueron rechazadas por los familiares de Martínez, quienes desde que se conoció el hecho aseguraron que se trata de un crimen de la misma Policía Nacional.

A inicios de esta semana hubo protestas en La Esperanza, Intibucá, y Tegucigalpa, exigiendo que el caso sea investigado y se castigue a los culpables.

En tanto, La Policía Nacional de Honduras ha venido siendo cuestionada en los últimos meses por abusos y múltiples delitos en los que se han visto implicados varios agentes, pese a que la institución viene de un proceso de depuración que le ha costado mucho dinero a los hondureños.

,