Tony García, el primer hondureño en recibir prueba de vacuna contra la Covid-19

Tegucigalpa. “Cuando leí que para la fase 3 necesitaban 30,000 voluntarios para experimentar una de las vacunas en desarrollo me decidí a dar ese paso”, con esa frase el abogado y político Tony García compartió en su Facebook que es parte del grupo de personas en el que se aplican los ensayos de la vacuna contra la Covid-19. García se convirtió en el primer hondureño a quien se le aplica esta prueba. El abogado viajó a una clínica de San Antonio, Texas, Estados Unidos para participar de ese tratamiento. Tony García reveló que la prueba que recibió es la vacuna de la farmacéutica estadounidense Moderna y explicó que actualmente el laboratorio se encuentra en la fase tres de la vacuna, la cual consiste en aplicar las dosis a 30,000 personas; a la mitad le ponen la sustancia real y a la otra parte es una de mentira. “A uno no le dicen a usted le aplicamos la vacuna de verdad o la de mentira, luego se esperan los resultados en el tiempo estipulado”, dijo. El abogado explicó que recibió un pago por haber participado en la prueba. “Me dieron 50 dólares (unos 1,245 lempiras) por la visita, que eso me imagino que es para el transporte local, pero yo quería ser parte del ensayo”, dijo en declaraciones a la radio HRN. <div id=”fb-root”></div><script async defer crossorigin=”anonymous” src=”https://connect. facebook. net/en_US/sdk. js#xfbml=1&version=v8. 0″ nonce=”ba4E9K4n”></script>Síntomas post-vacunaEl político hondureño dijo que un día después de aplicarse la vacuna sintió fatiga, sueño y dolor en el brazo, pero al tercer día los síntomas desaparecieron. En el laboratorio le recomendaron no vacunarse contra el nuevo coronavirus hasta segunda instrucción y, obviamente, continuar con las medidas de bioseguridad. El próximo mes el abogado tendrá que viajar nuevamente a Estados Unidos para continuar en el programa de pruebas. “Me aplicarán una segunda dosis para asegurarse que el cuerpo esté bien cargado”, indicó. “Estoy consciente que estoy tomando un riesgo pero también un potencial beneficio si esta vacuna llega a ser un éxito”, escribió en su Facebook el político. <div class=”flourish-embed flourish-heatmap” data-src=”visualisation/3614081″ data-url=”https://flo. uri. sh/visualisation/3614081/embed” aria-label=””><script src=”https://public. flourish. studio/resources/embed. js”></script></div>Vacuna ModernaLas compañías estadounidenses Moderna y Pfizer publicaron el jueves los protocolos de ensayo clínico de sus vacunas experimentales para el covid-19, siendo los únicos de entre los nueve fabricantes con los proyectos más avanzados del mundo que respondieron a las peticiones de mayor transparencia. Ambas compañías realizan actualmente ensayos clínicos de fase 3 en Estados Unidos, la etapa final antes de la aprobación, en la que una vacuna y un placebo son probados en miles de participantes para verificar que sea segura y efectiva. La iniciativa de Moderna y Pfizer aumenta la presión sobre sus competidores en la carrera por elaborar una vacuna contra el coronavirus, un tema profundamente politizado en Estados Unidos ante las presidenciales del 3 de noviembre.,

La Prensa

Tegucigalpa.

“Cuando leí que para la fase 3 necesitaban 30,000 voluntarios para experimentar una de las vacunas en desarrollo me decidí a dar ese paso”, con esa frase el abogado y político Tony García compartió en su Facebook que es parte del grupo de personas en el que se aplican los ensayos de la vacuna contra la Covid-19.

García se convirtió en el primer hondureño a quien se le aplica esta prueba.

El abogado viajó a una clínica de San Antonio, Texas, Estados Unidos para participar de ese tratamiento.

Tony García reveló que la prueba que recibió es la vacuna de la farmacéutica estadounidense Moderna y explicó que actualmente el laboratorio se encuentra en la fase tres de la vacuna, la cual consiste en aplicar las dosis a 30,000 personas; a la mitad le ponen la sustancia real y a la otra parte es una de mentira.

“A uno no le dicen a usted le aplicamos la vacuna de verdad o la de mentira, luego se esperan los resultados en el tiempo estipulado”, dijo.

El abogado explicó que recibió un pago por haber participado en la prueba.

“Me dieron 50 dólares (unos 1,245 lempiras) por la visita, que eso me imagino que es para el transporte local, pero yo quería ser parte del ensayo”, dijo en declaraciones a la radio HRN.

<div id=”fb-root”></div><script async defer crossorigin=”anonymous” src=”https://connect.

facebook.

net/en_US/sdk.

js#xfbml=1&version=v8.

0″ nonce=”ba4E9K4n”></script>Síntomas post-vacunaEl político hondureño dijo que un día después de aplicarse la vacuna sintió fatiga, sueño y dolor en el brazo, pero al tercer día los síntomas desaparecieron.

En el laboratorio le recomendaron no vacunarse contra el nuevo coronavirus hasta segunda instrucción y, obviamente, continuar con las medidas de bioseguridad.

El próximo mes el abogado tendrá que viajar nuevamente a Estados Unidos para continuar en el programa de pruebas.

“Me aplicarán una segunda dosis para asegurarse que el cuerpo esté bien cargado”, indicó.

“Estoy consciente que estoy tomando un riesgo pero también un potencial beneficio si esta vacuna llega a ser un éxito”, escribió en su Facebook el político.

<div class=”flourish-embed flourish-heatmap” data-src=”visualisation/3614081″ data-url=”https://flo.

uri.

sh/visualisation/3614081/embed” aria-label=””><script src=”https://public.

flourish.

studio/resources/embed.

js”></script></div>Vacuna ModernaLas compañías estadounidenses Moderna y Pfizer publicaron el jueves los protocolos de ensayo clínico de sus vacunas experimentales para el covid-19, siendo los únicos de entre los nueve fabricantes con los proyectos más avanzados del mundo que respondieron a las peticiones de mayor transparencia.

Ambas compañías realizan actualmente ensayos clínicos de fase 3 en Estados Unidos, la etapa final antes de la aprobación, en la que una vacuna y un placebo son probados en miles de participantes para verificar que sea segura y efectiva.

La iniciativa de Moderna y Pfizer aumenta la presión sobre sus competidores en la carrera por elaborar una vacuna contra el coronavirus, un tema profundamente politizado en Estados Unidos ante las presidenciales del 3 de noviembre.

,