Trabajan en tres fases simultáneas para solucionar inundaciones en el Valle de Sula

San Pedro Sula, Cortés. En tres fases simultáneas se realiza el trabajo para resolver mediante una solución integral el problema de las inundaciones en el Valle de Sula, las que comprenden la rehabilitación de bordos, dragado de los ríos y la construcción de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó en diciembre pasado la evaluación de pérdidas y daños ocasionados por las tormentas tropicales Eta y Iota, al tiempo que reveló que el impacto que tuvieron en el país superaron los L45,000 millones, siendo el sector privado el más afectado. Según el informe de Cepal, la mitad de estos efectos fueron daños directos, mientras que el 45% fueron pérdidas y el 5% restante correspondía a costos adicionales que surgieron por las tormentas. Además de esto, detalló que el 69% de todas las pérdidas fueron para el sector privado y el 31% para el público, en tanto, entre los sectores más afectados fueron el transporte con L20,362 millones, agua y saneamiento con L7,101 millones y vivienda con L6,469 millones. Puede leer: El 61% de los millenials hondureños no votaría en elecciones y quiere migrar Ante esto, el director de la Comisión para el Control de las Inundaciones en el Valle de Sula, ingeniero Sergio Villatoro, afirmó este viernes que siguen buscando soluciones para eliminar los problemas ocasionados por las lluvias en períodos de invierno y en temporada de ciclones tropicales. Según Villatoro, también se buscan los recursos económicos para hacer frente a las necesidades que afronta el Valle de Sula para el control de las inundaciones. Eta y Iota dejaron daños en 16 de los 18 departamentos de Honduras, pero lo más grave se registró en el norte y Caribe del país, donde está la mayor parte de su fuerza productiva en el campo agrícola, ganadero e industrial, entre otros que mueven su débil economía. Esta región, que quedó inundada por las descomunales lluvias que dejaron Eta y Iota en menos de dos semanas, representa el 60% del producto interno bruto (PIB) de Honduras, un país de unos 9. 5 millones de habitantes, de los que hasta antes de la covid-19, más del 60% eran pobres. Rehabilitación, dragadosEl funcionario manifestó que para la rehabilitación y reparación de bordos se contempla una inversión de más de 550 millones de lempiras, más de 2,000 millones de lempiras para el dragado de ríos y no menos de 1,200 millones de dólares para la construcción de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo. Aseguró que “el fin primordial es salvar vidas, la infraestructura y asegurar el esquema productivo del Valle de Sula”, debido a que representa un importante aporte para el Producto Interno Bruto de Honduras. Además: Migrantes hondureños piden a Biden nuevo TPS como antidoto a caravanas Villatoro dijo que la solución integral al problema de las inundaciones permite demostrar que se tiene una ruta establecida para la reconstrucción de Honduras y para solucionar los problemas generados por las inundaciones de invierno o causadas por ciclones. Además, comentó que lo que se busca es avanzar, recuperar tiempo y evitar más desastres como los ocurridos a finales del año anterior con el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota. Listos para mayoEl funcionario también aseguró que la rehabilitación de los más de 90 kilómetros de los bordos dañados por las inundaciones de Eta y Iota, de los 900 kilómetros con que cuenta el Valle de Sula, se espera tenerla lista para el mes de mayo, para evitar problemas en la temporada de invierno. “Queremos que sea un invierno normal, que tengamos rehabilitados todos los bordos mientras seguimos trabajando en los análisis respectivos para construir algo más sólido de cara al futuro”, dijo Villatoro. En declaraciones recientes, el director ejecutivo del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Mauricio Díaz, expresó que la situación del país es “muy difícil”, porque ha quedado con su “economía caída”. El anuncio del plan de reconstrucción sostenible de Honduras que ha hecho el Gobierno, con la promesa de “mucha transparencia”, no le inspira confianza a algunos sectores sociales y de la oposición política. El titular del Fosdeh considera que la reconstrucción le puede llevar a Honduras de 6 a 12 años. Esa reconstrucción dependerá de la respuesta de la comunidad internacional, en un país en el que además, según fuentes sanitarias, se seguirán elevando los casos de muertos y contagios por covid-19.,

La Prensa

San Pedro Sula, Cortés.

En tres fases simultáneas se realiza el trabajo para resolver mediante una solución integral el problema de las inundaciones en el Valle de Sula, las que comprenden la rehabilitación de bordos, dragado de los ríos y la construcción de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó en diciembre pasado la evaluación de pérdidas y daños ocasionados por las tormentas tropicales Eta y Iota, al tiempo que reveló que el impacto que tuvieron en el país superaron los L45,000 millones, siendo el sector privado el más afectado.

Según el informe de Cepal, la mitad de estos efectos fueron daños directos, mientras que el 45% fueron pérdidas y el 5% restante correspondía a costos adicionales que surgieron por las tormentas.

Además de esto, detalló que el 69% de todas las pérdidas fueron para el sector privado y el 31% para el público, en tanto, entre los sectores más afectados fueron el transporte con L20,362 millones, agua y saneamiento con L7,101 millones y vivienda con L6,469 millones.

Puede leer: El 61% de los millenials hondureños no votaría en elecciones y quiere migrar Ante esto, el director de la Comisión para el Control de las Inundaciones en el Valle de Sula, ingeniero Sergio Villatoro, afirmó este viernes que siguen buscando soluciones para eliminar los problemas ocasionados por las lluvias en períodos de invierno y en temporada de ciclones tropicales.

Según Villatoro, también se buscan los recursos económicos para hacer frente a las necesidades que afronta el Valle de Sula para el control de las inundaciones.

Eta y Iota dejaron daños en 16 de los 18 departamentos de Honduras, pero lo más grave se registró en el norte y Caribe del país, donde está la mayor parte de su fuerza productiva en el campo agrícola, ganadero e industrial, entre otros que mueven su débil economía.

Esta región, que quedó inundada por las descomunales lluvias que dejaron Eta y Iota en menos de dos semanas, representa el 60% del producto interno bruto (PIB) de Honduras, un país de unos 9.

5 millones de habitantes, de los que hasta antes de la covid-19, más del 60% eran pobres.

Rehabilitación, dragadosEl funcionario manifestó que para la rehabilitación y reparación de bordos se contempla una inversión de más de 550 millones de lempiras, más de 2,000 millones de lempiras para el dragado de ríos y no menos de 1,200 millones de dólares para la construcción de las represas El Tablón, Los Llanitos y Jicatuyo.

Aseguró que “el fin primordial es salvar vidas, la infraestructura y asegurar el esquema productivo del Valle de Sula”, debido a que representa un importante aporte para el Producto Interno Bruto de Honduras.

Además: Migrantes hondureños piden a Biden nuevo TPS como antidoto a caravanas Villatoro dijo que la solución integral al problema de las inundaciones permite demostrar que se tiene una ruta establecida para la reconstrucción de Honduras y para solucionar los problemas generados por las inundaciones de invierno o causadas por ciclones.

Además, comentó que lo que se busca es avanzar, recuperar tiempo y evitar más desastres como los ocurridos a finales del año anterior con el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota.

Listos para mayoEl funcionario también aseguró que la rehabilitación de los más de 90 kilómetros de los bordos dañados por las inundaciones de Eta y Iota, de los 900 kilómetros con que cuenta el Valle de Sula, se espera tenerla lista para el mes de mayo, para evitar problemas en la temporada de invierno.

“Queremos que sea un invierno normal, que tengamos rehabilitados todos los bordos mientras seguimos trabajando en los análisis respectivos para construir algo más sólido de cara al futuro”, dijo Villatoro.

En declaraciones recientes, el director ejecutivo del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Mauricio Díaz, expresó que la situación del país es “muy difícil”, porque ha quedado con su “economía caída”.

El anuncio del plan de reconstrucción sostenible de Honduras que ha hecho el Gobierno, con la promesa de “mucha transparencia”, no le inspira confianza a algunos sectores sociales y de la oposición política.

El titular del Fosdeh considera que la reconstrucción le puede llevar a Honduras de 6 a 12 años.

Esa reconstrucción dependerá de la respuesta de la comunidad internacional, en un país en el que además, según fuentes sanitarias, se seguirán elevando los casos de muertos y contagios por covid-19.

,