Un calvario reclamar y dejar encomiendas en el Golosón

LA CEIBA. Una odisea viven las personas que llegan a reclamar y enviar encomiendas al aeropuerto Golosón, de La Ceiba. Según los ciudadanos, la larga espera se debe a la lentitud en el proceso para el chequeo de los paquetes y al poco personal que atiende en el área. En las afueras de la terminal aérea son interminables las filas de personas que llegan a dormir a la acera para ser los primeros. Don Roberto Martínez llegó a las 5:00 am a recibir una encomienda de un pariente que reside en el extranjero. Muy molesto se quejó de los atrasos, ya que eran las 2:00 pm y todavía seguía esperando su turno. “No es la primera vez que vengo, y uno tiene que esperar todo el día. Yo estoy desde la madrugada y ya estamos en horas de la tarde y todavía faltan muchos que pasen para que toque mi turno. A esta gente le cuesta atender, están con el teléfono en la mano y solo han metido cuatro cajas y no camina la fila”, manifestó Martínez, quien llegó del departamento de Colón. “Necesitamos que cambien la manera de recibir encomiendas porque es muy tedioso. Aquí aguantamos calor, hambre y lluvia porque como no podemos ni ingresar al aeropuerto. Siempre vengo a recibir y a dejar encomiendas y es lo mismo todos los días. Una vez me tocó salir a las siete de la noche después de llegar desde la madrugada”, agregó. Al igual que él, muchas personas se quejan por lo lento en procesar los paquetes en el área de recibimiento y entrega, para el respectivo chequeo. “Desde diciembre estoy tratando de dejar esta encomienda, he venido varias veces. Hoy estoy probando de nuevo, estoy desde la madrugada y sigo esperando. Hay gente que llega desde las dos de la mañana y es la tarde y todavía siguen esperando. Hay negligencia de los empleados. Se necesita cambiar personal y poner más gente porque son muy poquitos para la cantidad de personas que llegamos a dejar paquetes”, refiere Mirian Matute. Los atrasos, según el personal del aeropuerto y las aerolíneas, se debe a nuevas exigencias por la pandemia. Asimismo, a que se tiene que pesar la carga, revisar cada producto para verificar si no hay uno que esté pohibido transportar, y eso lleva tiempo. Las encomiendas en su mayoría son enviadas a la isla del Gran Caimán, Tegucigalpa, San Pedro Sula, Roatán y La Mosquitia.,

La Prensa

LA CEIBA.

Una odisea viven las personas que llegan a reclamar y enviar encomiendas al aeropuerto Golosón, de La Ceiba.

Según los ciudadanos, la larga espera se debe a la lentitud en el proceso para el chequeo de los paquetes y al poco personal que atiende en el área.

En las afueras de la terminal aérea son interminables las filas de personas que llegan a dormir a la acera para ser los primeros.

Don Roberto Martínez llegó a las 5:00 am a recibir una encomienda de un pariente que reside en el extranjero.

Muy molesto se quejó de los atrasos, ya que eran las 2:00 pm y todavía seguía esperando su turno.

“No es la primera vez que vengo, y uno tiene que esperar todo el día.

Yo estoy desde la madrugada y ya estamos en horas de la tarde y todavía faltan muchos que pasen para que toque mi turno.

A esta gente le cuesta atender, están con el teléfono en la mano y solo han metido cuatro cajas y no camina la fila”, manifestó Martínez, quien llegó del departamento de Colón.

“Necesitamos que cambien la manera de recibir encomiendas porque es muy tedioso.

Aquí aguantamos calor, hambre y lluvia porque como no podemos ni ingresar al aeropuerto.

Siempre vengo a recibir y a dejar encomiendas y es lo mismo todos los días.

Una vez me tocó salir a las siete de la noche después de llegar desde la madrugada”, agregó.

Al igual que él, muchas personas se quejan por lo lento en procesar los paquetes en el área de recibimiento y entrega, para el respectivo chequeo.

“Desde diciembre estoy tratando de dejar esta encomienda, he venido varias veces.

Hoy estoy probando de nuevo, estoy desde la madrugada y sigo esperando.

Hay gente que llega desde las dos de la mañana y es la tarde y todavía siguen esperando.

Hay negligencia de los empleados.

Se necesita cambiar personal y poner más gente porque son muy poquitos para la cantidad de personas que llegamos a dejar paquetes”, refiere Mirian Matute.

Los atrasos, según el personal del aeropuerto y las aerolíneas, se debe a nuevas exigencias por la pandemia.

Asimismo, a que se tiene que pesar la carga, revisar cada producto para verificar si no hay uno que esté pohibido transportar, y eso lleva tiempo.

Las encomiendas en su mayoría son enviadas a la isla del Gran Caimán, Tegucigalpa, San Pedro Sula, Roatán y La Mosquitia.

,