Víctor López Flores llega deportado al país al cumplir condena en EE UU

Tegucigalpa, Honduras. El expolicía Víctor López Flores llegó ayer en el primer vuelo de deportados del año que reciben en el aeropuerto Toncontín. Era uno de los 135 compatriotas que Estados Unidos deportó, pero no pasó desapercibido. Él, con otros cuatro compañeros, se entregó el 11 de julio de 2016 y fue devuelto al país luego de cumplir una condena que le fue impuesta por conspirar para traficar cocaína a Estados Unidos. López fue liberado el 13 de octubre de 2020 y desde entonces estaba en manos de Migración, esperando el momento para ser deportado, y fue así como las autoridades lo enviaron al país. López Flores se entregó con Mario Guillermo Mejía Vargas, quien colabora con las autoridades norteamericanas, Juan Manuel Ávila Meza, pendiente de sentencia, Carlos José Zavala Velásquez, condenado a 14 años y se espera que sea liberado el 11 de octubre de 2026, y Jorge Alfredo Cruz Chávez que también fue deportado en mayo de 2019. El expolicía fue acusado de conspiración de narcóticos y un delito relacionado con armas de fuego que abarca un período de diez años, entre 2004 y 2014. López admitió su culpa ante la jueza Lorna Schofield el 24 de julio de 2017. “A finales de junio de 2014 me reuní dos veces con dos personas. Supuestamente eran de México. Fui a dos reuniones, la segunda fue la más importante porque con mis coacusados les mostré un mapa con los posibles puestos de control en una carretera”, dijo López en aquella ocasión. Así admitió que los dos mexicanos querían que se les prestara seguridad para el transporte de la droga que en automóvil a sería enviada a Estados Unidos a través del territorio nacional. “Supe que eran más de 500 gramos de cocaína” dijo el expolicía. Se espera que las autoridades en el país determinen posibles acciones por el delito que se cometió en el país y por el cual purgó pena en EE UU.,

deportado. Víctor López Flores ya cumplió una pena de cinco años.

Tegucigalpa, Honduras.

El expolicía Víctor López Flores llegó ayer en el primer vuelo de deportados del año que reciben en el aeropuerto Toncontín.

Era uno de los 135 compatriotas que Estados Unidos deportó, pero no pasó desapercibido.

Él, con otros cuatro compañeros, se entregó el 11 de julio de 2016 y fue devuelto al país luego de cumplir una condena que le fue impuesta por conspirar para traficar cocaína a Estados Unidos.

López fue liberado el 13 de octubre de 2020 y desde entonces estaba en manos de Migración, esperando el momento para ser deportado, y fue así como las autoridades lo enviaron al país.

López Flores se entregó con Mario Guillermo Mejía Vargas, quien colabora con las autoridades norteamericanas, Juan Manuel Ávila Meza, pendiente de sentencia, Carlos José Zavala Velásquez, condenado a 14 años y se espera que sea liberado el 11 de octubre de 2026, y Jorge Alfredo Cruz Chávez que también fue deportado en mayo de 2019.

El expolicía fue acusado de conspiración de narcóticos y un delito relacionado con armas de fuego que abarca un período de diez años, entre 2004 y 2014.

López admitió su culpa ante la jueza Lorna Schofield el 24 de julio de 2017.

“A finales de junio de 2014 me reuní dos veces con dos personas.

Supuestamente eran de México.

Fui a dos reuniones, la segunda fue la más importante porque con mis coacusados les mostré un mapa con los posibles puestos de control en una carretera”, dijo López en aquella ocasión.

Así admitió que los dos mexicanos querían que se les prestara seguridad para el transporte de la droga que en automóvil a sería enviada a Estados Unidos a través del territorio nacional.

“Supe que eran más de 500 gramos de cocaína” dijo el expolicía.

Se espera que las autoridades en el país determinen posibles acciones por el delito que se cometió en el país y por el cual purgó pena en EE UU.

,